“Es un fondo gestionado con la filosofía ‘value investing’, es decir tener una visión empresarial de la inversión, buscar negocios comprensibles y con visibilidad a largo plazo e invertir con un cierto margen de seguridad”, explica García Álvarez.

“A eso le sumamos una capa que hace que esos buenos negocios puedan estar a precios atractivos gracias al estudio de la psicología de la inversión, que nos ayude a tomar decisiones más racionales por dos vías: ayudándonos a detectar oportunidades de inversión en las que el mercado en su conjunto pueda estar siendo irracional y al mismo tiempo, incorporamos ese estudio de los sesgos conductuales a nuestro propio proceso de inversión para intentar no equivocarnos nosotros y que se ajuste al marco de la racionalidad”, comenta.

El fondo sobrepondera en cartera una temática desterrada para la mayor parte del mercado como son los clubes de fútbol cotizados. Mapfre AM Behavioural Fund cuenta como primera posición, de hecho, al Borussia Dortmund con un 7,24% y también invierte en el Olympique de Lyon gracias, entre otras cosas, a la monetización que hace de su estadio, Parc Olympique Lyonnais.

Para el gestor el crecimiento de los ingresos del fútbol va a llegar por los derechos de televisión gracias a la penetración en nuevas geografías, pero además gracias al conocimiento y a la relación que deben estrechar con sus aficiones y a la explotación de los estadios de fútbol vía conciertos, otros deportes, organización de eventos, hostelería…

Luis García sostiene que la salida a bolsa para los clubes de fútbol es una de las mejores maneras de lograr financiación, de dar voz y aumentar la participación de sus aficiones y aumentar la transparencia. En España, sólo cotiza, de momento, el Intercity de Alicante de Primera Federación aunque García cree que podría ser una buena salida para clubes profesionales de Primera División.

En Europa, algunos ejemplos de clubes cotizados son el Olympique de Lyon, el Manchester United, el Tottenham Hotspur, la Juventus, el Ajax, el Roma, la Lazio, el Benfica, el Sporting de Lisboa, el Oporto o el Celtic de Glasgow.

“Un 25% del fondo está invertido en empresas relacionadas con el deporte a través de siete compañías que tienen algo que ver con el deporte europeo. Ahí empieza el estudio de la psicología, de la racionalidad o irracionalidad y explica porqué un momento determinado analistas e inversores olvidan a un sector determinado. No hay fondos especializados en este sector cuando es algo que tiene gran visibilidad y cuando vemos que desde el comienzo de la pandemia la actividad ha rebotado de manera muy fuerte”, indica.

Además, de los clubes de fútbol el fondo también está invertido en la fabricante de cascos sueca MIPS o en Technogym, que produce y comercializa maquinaria para gimnasios. En España, el fondo cuenta como principal posición CIE Automotive con un peso ponderado del 3,06%.

Estrategias de Inversión