Los mercados europeos están viviendo un final de septiembre cuanto menos complicado. ¿Sigue asimilando el mercado el mensaje de Lagarde de hace más de dos semanas o hay más razones para las caídas?

Hay más razones, yo creo que el mensaje de Christine Lagarde de subidas de tipos y que, probablemente haya alguna subida de tipos adicional y que los tipos van a mantenerse altos durante más tiempo, un poco en línea con el mensaje de Jerome Powell en la Reserva Federal, pues tenemos que añadir las enormes incertidumbres que hay con relación al tema del petróleo entre otros.  Yo creo que ya vengo hace meses yo comentando que era insostenible el precio del petróleo en 72, 75 dólares por barril que Christine Lagarde y Jerome Powell los daban por descontado, que ahí van a mantenerse.  Yo creo que, por propio interés, y entiendo que el precio del petróleo ya por encima de los 90, 95 dólares, incluso más de lo que yo esperaba que fuera a subir, con unos escenarios que podría llegar a los 100 dólares por barril, va a llevar a la inflación a un punto muy elevado, y a la subyacente también. Y esto va a hacer que la situación se complique para Christine Lagarde y Jerome Powell en su dinámica de bajar tipos. Lo veo absolutamente complicado y creo que eso va a perjudicar bastante el mensaje de Christine Lagarde durante los próximos meses.  Considero que el tema del petróleo va a ser complicado de gestionar y en el corto plazo tiene muy mala solución.

¿Se han perdido soportes relevantes en Europa? ¿Qué podemos esperar con un escenario de tipos e inflación alta para el último trimestre del año en las bolsas europeas?

Las bolsas europeas van un poco de la mano de Estados Unidos.  Entonces, si la bolsa en Estados Unidos sube, las bolsas mundiales tienden a hacerlo y viceversa. Hay una enorme correlación. Yo creo que la bolsa norteamericana, que ha pasado un mes de septiembre bastante malo, va un poco en línea con lo que ha pasado en el resto del mundo, porque tenemos que entender que septiembre siempre es un mes malo para las bolsas, y este año ha sucedido lo mismo. Entiendo que, octubre, noviembre y diciembre, que es un mes de presentación de resultados en Estados Unidos. Si bien es cierto que, probablemente sean peores resultados que otros años, harán que las bolsas suban y por tanto probablemente en Europa tengamos un poco la misma sensación.  Entiendo que las bolsas europeas, a lo largo de octubre a diciembre, tendrán un comportamiento algo mejor que en septiembre siempre y cuando no tengamos problemas de cisnes negros.  Ya tenemos uno encima que es el tema del petróleo y podría haber más problemas, pero entiendo que octubre, noviembre y diciembre no deberían que ser malos meses para las bolsas europeas y, creo que todavía algo de subida podemos tener.  No confío en un rally navideño como otros años, pero creo que lo peor, lo peor en las bolsas, yo creo que ya está descontado. 

¿Cómo ve al Ibex 35 frente a sus homólogos europeos?

Yo lo veo por detrás, porque tenemos varios escenarios que nos perjudican. Uno, la incertidumbre política que tenemos.  Si bien es cierto que no ha tenido tanto empuje como podría mucha gente prever.  Entiendo que la incertidumbre respecto a la formación del Gobierno en España va a ser complicado.  Yo creo que al final, Pedro Sánchez se saldrá con la suya y podrá gobernar, pero lo que está muy claro es que una persona que miente o vamos a dejarlo claro, cambia de opinión constantemente, no sabemos hacia dónde puede dar su opinión la semana que viene.  Y, por tanto, esto en los mercados bursátiles la incertidumbre es lo peor que puede suceder.  No saber qué es lo que puede ocurrir es lo más complicado.  Luego también el mal dato que hemos dado, que se ha presentado hoy, de inflación en España y inflación general ha subido al 3,5% una subida bastante importante por el tema de los carburantes y el tema de la electricidad.  Pero es que los próximos meses va a seguir en esta senda y por tanto esto puede generar un enorme problema para España.  Tenemos que ver un poquito esta sensación que otros países teniendo los mismos problemas que tenemos nosotros no tienen.  Yo creo que la Bolsa Española, que está barata, debería normalizarse frente a las bolsas europeas, pero en el escenario digamos, un poco con algo más de tranquilidad del que tenemos ahora mismo.

En Wall Street, queda muy poco para que arranque la temporada de resultados correspondiente a la 3T. ¿Cuáles son las previsiones?

Las previsiones son de crecimiento más leve que otros ejercicios.  Yo considero que este trimestre, que es un trimestre en el cual sobre todo las empresas tecnológicas dan un empuje muy potente a la bolsa norteamericana. Quizás este año tengamos un problema mayor.  Tenemos que darnos cuenta que el incremento de los tipos de interés en Estados Unidos perjudica de una manera muy importante a las empresas tecnológicas que, a día de hoy, son las que han tirado durante todo el año de la bolsa norteamericana.  Tenemos un efecto un poco engañoso, por ejemplo, que lo hemos visto muchas veces.  Por ejemplo, yo he contado varias veces en el día que Nokia suponía el 60% del valor bursátil de Finlandia o el caso actual de Novo Nordisk, cuya capitalización bursátil en Dinamarca es superior al PIB del país.  En el caso de Estados Unidos, las 7 compañías tecnológicas más grandes del mundo, ahí incluye a Tesla, en esas 7 compañías, el crecimiento de estas compañías es, prácticamente el 100% del crecimiento de la bolsa norteamericana durante este año.  Si estas compañías no cotizaran, Estados Unidos no habría crecido en bolsa este año.  Digamos que hay unos sesgos bastante importantes que tenemos que considerar, entonces si este trimestre Apple, Microsoft, Amazon presentan malos datos o su crecimiento es débil, esto puede perjudicar de una manera muy significativa al conjunto de la bolsa norteamericana, pero creo que no serán malos.  Creo que también el sector financiero puede tirar porque estos elevados tipos de interés ayudan mucho a valores como JPMorgan y luego después obviamente, el incremento del petróleo va a hacer que empresas como Exxon Mobil y Chevron, también tiren.  Por tanto, habrá luces y sombras, habrá ganadores y perdedores, pero creo que dentro de un escenario que, quizás no sea tan bueno como otros años, será un trimestre positivo

Para terminar, el oro continúa bajo presión y en estas últimas jornadas los hemos visto moverse por debajo de los 1.900 dólares. ¿Ha perdido fuerza como activo refugio? ¿Cuáles son sus previsiones a medio plazo para el metal precioso?

Yo creo que sí que ha perdido algo de valor refugio por varios motivos.  Uno, el incremento de los tipos de interés hace que la renta fija empiece a tener un valor bastante significativo, incluso un valor refugio, entonces esto está haciendo que el precio del dólar esté prácticamente en máximos anuales frente al euro, en el 1,05, y por tanto, el billete verde se ha convertido un poco en valor refugio, en la divisa refugio y esto es importante. Luego tenemos que tener en cuenta que como el oro cotiza en dólares el incremento del precio del dólar perjudica obviamente al precio de la onza de oro, que cotiza en dólares y eso resulta más complicado.  Digamos que digamos que le damos un palo en la rueda que hace que el oro no pueda cotizar más alto.  Y luego después uno de los grandes comparadores de oro viene siendo tradicionalmente la India y China.  Y China, con los problemas que tienen en estos momentos, ha dejado de ser un potencial comparador de oro y, obviamente, si se disminuye de una manera importante la demanda de oro, el precio no puede subir.  Creo que ha dejado de ser un poco ese valor refugio porque los bonos de varios países, por ejemplo, en el caso de España, por primera vez el bono ha pasado el 4% de una vez a 10 años.  Resulta una competencia importante para el oro y tenemos que considerarlo como un momento débil para el oro.

Estrategias de Inversión