Naturgy eleva su presencia en Australia tras adjudicarse un parque eólico de 107 MW

El parque eólico, denominado Berrybank-Stage2, supondrá una inversión total de 215 millones de dólares australianos (equivalentes a 131 millones de euros aproximadamente) y entrará en funcionamiento en el segundo semestre de 2022.

Adicionalmente, y como parte de los compromisos asociados al proyecto del parque eólico, GPG se ha comprometido a instalar un sistema de almacenamiento de energía en baterías de 20 MWh ubicado dentro del Territorio de la Capital Australiana, que permitirá dar soporte a la red de distribución de ACT en la subestación de Queanbeyan, en colaboración con TransGrid, el proveedor de servicios de la red de transporte de la región.

Apúntate a los Webinarios gratuitos de Análisis Bursátil

El departamento de análisis de Estrategias de Inversión realizará una serie de webinarios los inversores, tanto desde el punto de vista de oportunidades en el corto plazo a inversiones a largo plazo. Descubre los que hemos preparado.

El contrato adjudicado es un Deed of Entitlement a 10 años con tarifa regulada, por una energía equivalente a 100 MW de capacidad. Dadas las características del contrato adjudicado y las condiciones del mercado australiano, uno de los países más atractivos para invertir en renovables, el proyecto cumple plenamente con los criterios de inversión y rentabilidad exigidos por Naturgy para la creación de valor.

Apuesta de Naturgy por Australia

El parque eólico Berrybank Stage-2 será la cuarta inversión de Naturgy en Australia, a través de GPG. Con este proyecto, Naturgy alcanzará una capacidad renovable de aproximadamente 600 MW en la región, contando el parque eólico Crookwell 2 (96 MW), actualmente en operación; Berrybank Stage-1 (180 MW), que estará operativo próximamente; y Ryan Corner (218 MW) adjudicado recientemente por Snowy Hydro.

Naturgy está ultimando los permisos de varios proyectos renovables en Australia, que podrían suponer el desarrollo de más de 400 MW de capacidad adicional, aumentando en más de un 150% su capacidad instalada actual en el país y convirtiéndose en uno de los dos productores independientes de energía eólica más importantes del país. La compañía tiene una cartera de proyectos de más de 600 MW en el país y aspira a convertirse en uno de los principales operadores renovables de Australia en los próximos tres años, alcanzando una capacidad total de más de 1,3 GW.