En el caso de la referencia estadounidense cotiza por encima de los soportes de marzo cuando el WTI tocó los 66,74 dólares, que representan los mínimos anuales del barril West Texas Intermediate. En el caso del Brent, sus soportes se encuentran en los 72,97 dólares que datan del 17 de marzo

A nivel técnico, el analista independiente Roberto Moro señala que el West Texas puede ir a buscar los 64,50 dólares, lo que supone caída adicionales desde sus precios actuales del 6,5%. “Ese parece ser su escenario natural en el momento actual. De la misma manera también creo que esos niveles del West Texas servirán para detener el deterioro del precio, porque por debajo ya hablaríamos de cosas bastante más graves y que nos hablarían bastante a las claras de una recesión”, valora.

“La incertidumbre en torno a la recesión mundial y la débil demanda de China están empujando los precios a la baja. Las preocupaciones sobre la demanda a corto plazo, incluidos los datos de producción chinos más débiles de lo esperado, superaron los mensajes que indicaban una oferta limitada para lo que resta de año”, comentan los analistas de XTB.

El temor a la Reserva Federal también explica los movimientos a la baja estos días en el crudo. Los inversores temen un endurecimiento aún mayor de las políticas monetarias en Estados Unidos y también en Europa. Esta misma semana, el banco de inversión estadounidense Morgan Stanley recortó sus pronósticos para los precios del crudo Brent en el tercer trimestre en 12,50 dólares y proyecta un precio de 77,50 dólares por barril, al señalar que los suministros rusos siguen siendo lo suficientemente altos y que gran parte del impulso de la demanda por la reapertura de China probablemente ya se haya agotado.

Otro factor que pesa estos días en el ánimo de los inversores es la posibilidad de que la Cámara de Representantes de EEUU no autorice un nuevo techo de deuda, superado desde el 19 de enero al alcanzar la cifra de 31,4 billones de dólares. Estados Unidos arrastra la mayor deuda de su historia y es seis veces mayor que a principios del siglo XXI: en 20 años el país ha disparado su pasivo en 28,5 billones de dólares. El Congreso está en manos de los republicanos y Joe Biden tendrá que hacer concesiones para alcanzar un acuerdo, como aplicar recortes en el sistema público de salud o en la Seguridad Social.

Las caídas se producen en un momento en el que la producción de petróleo de los países que integran la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se redujo en abril debido a la suspensión de algunas de las exportaciones de Irak por la paralización de un oleoducto y los retrasos en los envíos de Nigeria tras jornadas de huelgas, según un sondeo de Reuters publicado el martes, lo que se suma al impacto de la firme adhesión de los principales productores a un recorte del suministro. 

La producción de la OPEP+ disminuyó en 310.000 barriles diarios hasta una media de 28,8 millones, el nivel más bajo en casi un año. La producción de la OPEP+, formada por 23 países, debería disminuir en otros 1,2 millones de barriles diarios este mes, cuando entren en vigor las nuevas restricciones. Rusia también ha firmado estas limitaciones pero los analistas desconfían de que las cumpla. La OPEP+ se reunirá el 4 de junio de cara a revisar la producción del segundo semestre.

!Los precios del petróleo se dirigen de nuevo a los mínimos de marzo, lo que sin duda frustrará a la OPEP+ tan poco tiempo después de recortar la producción. ¿Se verá tentado el grupo a celebrar una reunión de emergencia o esperará a ver cómo evoluciona la situación? En el pasado han negado estar condicionados por los precios, pero está claro que eso no es del todo cierto. Otra intervención sorpresa podría disuadir aún más las ventas masivas en el futuro ante la creencia de que el cártel volverá a intervenir sin más», comenta Craig Erlam, analista senior de Oanda.

Estrategias de Inversión