Inversión

Desde los mínimos registrados en octubre hasta los máximos de noviembre, el selectivo bursátil de referencia en España, el IBEX 35  en su versión al contado, se ha revalorizado un +14,2% hasta la fecha, un movimiento respaldado por (1) la activación de figura de vuelta alcista o de acumulación en forma de doble suelo, así como (2) la necesidad de normalizar abultadas lecturas de sobreventa en el oscilador MACD diario.

Ibex 35 en escala diaria con volatilidad (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de contratación (ventana inferior). Fuente: ProRealTime y elaboración propia.

Sin embargo, el movimiento no es gratuito, y pasa factura a los niveles del propio oscilador MACD diario, cuyas lecturas se encuentran cotizando en niveles diametralmente opuestos a los que cotizaba tan solo unas semanas atrás. En este sentido, si comparamos las actuales lecturas del MACD diario con su histórico, las últimas ocasiones en las que registró lecturas similares a las actuales ha desarrollado retrocesos en torno al -10%. Si extrapolamos lo anterior a un potencial movimiento de cara a las próximas semanas, sería un error obviar, por tanto, una posible reacción por parte de las ventas en un contexto en el que no debemos olvidar sigue siendo favorable a los bajistas, con unas medias móviles de medio y largo plazo –medias de 50 y 200 sesiones, respectivamente– cortadas a la baja.

Componentes del Ibex 35 con lecturas de RSI y fuerzas tendenciales de Ei. Fuente: ProRealTime y elaboración propia.

Por todo lo anterior, consideramos que, desde un punto de vista terciario o de corto plazo, no es buen momento para tomar posiciones largas o de compra en términos generalesdados los excesos generados, tal y como exponíamos detalladamente en nuestro último encuentro digital destinado al análisis del mercado español (ver encuentro digital de corto plazo sobre mercado español).

Por otro lado, una amplia mayoría de componentes del Ibex 35 presentan fuerzas tendenciales negativas en el largo plazo, por lo que la probabilidad no está, por el momento, en favor del rebote alcista de las últimas semanas. Por todo lo anterior, para aquellos que hayan aprovechado el movimiento alcista de corto plazo, podría ser buen momento para tomar beneficios, máxime, si éstos se han producido en activos con (1) mayor saturación y (2) en un contexto bajista de fondo.

Como ejemplo de lo anterior, tenemos a Endesa o IAG, entre otros, compañías con fuertes revalorizaciones que no consiguen alterar la vigencias de sus estructuras bajistas de largo plazo y que, ante los signos de excesos acumulados en el corto plazo, son considerados proclives a registrar una importante reacción por parte de las ventas. A continuación, analizamos ambos ejemplos a nivel técnico:

Endesa (ELE) en escala diaria con volatilidad (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de contratación (ventana inferior). Fuente: ProRealTime y elaboración propia.

Endesa  La verticalidad del último impulso alcista se produce sin apenas registrar a su paso correcciones de cierta magnitud, lo que provoca la abultada sobrecompra acumulada en el oscilador MACD diario, cuyas lecturas alcanzan zonas en las que, históricamente, permiten una reacción importante por parte de las ventas. De momento, no hay signos de cambio de tendencia o de reacción bajista, pero una perforación de la directriz bajista sería una señal de alarma, ante un potencial ajuste en precio que pueda devolver a la cotización al último mínimo creciente proyectado a partir de los 16,10€ por acción.

IAG (IAG) en escala diaria con volatilidad (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de contratación (ventana inferior). Fuente: ProRealTime y elaboración propia.

IAG  Alcanza lecturas de sobrecompra abultada en el oscilador MACD diario tras registrar un avance superior al +55% que nos deja un máximo a la altura de los 1,615€ por acción, cota que es aproximación al 50% del retroceso proporcional de Fibonacci de la estructura bajista previa iniciada a partir de los 2,136€ por acción. En este sentido, la cotización pone a prueba al más estricto corto plazo la zona de anterior resistencia, ahora convertida en potencial área de soporte, identificada entre los 1,50 / 1,464€ por acción, cuya perforación, activaría un escenario correctivo que podría derivar en rotaciones al 50% / 61,8% de Fibonacci de todo el último tramo alcista, esto es, la zona de los 1,32 / 1,25€ por acción aproximadamente, objetivo que estaría en la media de los dos últimos procesos correctivos que se iniciaron en condiciones como las actuales –abultada sobrecompra y niveles de complacencia-.

PRÓXIMO CURSO ONLINE CON GRAN OFERTA PARA SUSCRIPTORES: ANALISIS TÉCNICO TENDENCIAL, INFÓRMATE AQUÍ

Estrategias de Inversión