Miradas contrastantes tras los resultados de Morgan Stanley y Goldman Sachs

La segunda quincena de enero empieza con grandes titulares en Wall Street. Dos de los grandes bancos estadounidenses, Morgan Stanley y Goldman Sachs Gr, presentaron sus resultados del cuarto trimestre de 2022 y la mirada sobre ambos ha dejado una mirada contrastante. El primero fue felicitado por su negocio más estable, mientras que el segundo fue criticado por la caída de las tarifas de la banca de inversión según Joshua Franklin y Brooke Masters en Financial Times.

Las ganancias subrayaron aún más los beneficios de la expansión de Morgan Stanley en la gestión de patrimonio y activos bajo la dirección del director ejecutivo James Gorman. Goldman, sin embargo, sigue dependiendo en gran medida de la negociación y el comercio para obtener ganancias, negocios que los inversionistas valoran menos debido a los ingresos impredecibles.

Tanto Goldman como Morgan Stanley vieron cómo las tarifas de banca de inversión caían casi un 50%, en medio de una escasez de fusiones y nuevas cotizaciones en bolsa. Sin embargo, los ingresos récord de gestión patrimonial en Morgan Stanley ayudaron a compensar en parte las caídas.

Eso permitió a Morgan Stanley publicar ganancias netas en el cuarto trimestre de 2.2 mil millones de dólares, superando las estimaciones de los analistas, mientras que Goldman no cumplió con las previsiones con 1.3 mil millones de dólares en lo que el presidente ejecutivo David Solomon reconoció como un desempeño «decepcionante».

Jason Goldberg, analista bancario de Barclays, dijo: «Claramente, Morgan Stanley se benefició del lastre proporcionado por sus unidades de negocios de gestión de patrimonio y gestión de inversiones».

El precio de las acciones de Morgan Stanley cerró con un alza de casi un 6% en Nueva York, mientras que las acciones de Goldman cayeron un 6.4%. El S&P 500 se mantuvo efectivamente sin cambios.

La relación precio-valor contable de Morgan Stanley, que compara el precio de las acciones de un banco con el valor de sus activos, es actualmente de alrededor de 1.7 veces, en comparación con las 1.04 veces de Goldman, según Morningstar.

“Es justo decir que nuestro modelo de negocios fue probado este año”, dijo Gorman en una llamada con analistas. “Nos enfocamos en los mercados que conocemos mejor”.

Mientras que Morgan Stanley se ha centrado en adquisiciones que reforzaron su gestión patrimonial y de activos, uno de los pilares fundamentales de los esfuerzos de Goldman para diversificarse ha sido su negocio de banca de consumo. Pero Solomon ahora está reduciendo ese esfuerzo luego de años de pérdidas e inquietud de los inversores.

Solomon admitió que Goldman había «tratado de hacer demasiado y demasiado rápido» en la banca minorista luego de su primera incursión en el negocio en 2016 bajo la dirección del anterior director ejecutivo, Lloyd Blankfein.

Parte del negocio de consumo de Goldman se está incorporando a una división de «Soluciones de plataforma» recién formada que sufrió una pérdida antes de impuestos de 778 millones de dólares en el cuarto trimestre, en gran parte debido a provisiones para cubrir pérdidas potenciales en préstamos que Goldman ha hecho a clientes consumidores.

En lo que algunos analistas tomaron como referencia a Goldman, la presentación de ganancias de Morgan Stanley incluyó el crédito al consumo no garantizado en una lista de «Lo que no nos gusta tener».

“Está muy claro que Morgan Stanley tiene mucha más durabilidad en su modelo”, dijo Christian Bolu, analista de investigación de Autonomous Research. “Es algo a lo que Goldman aspira, pero claramente aún no lo han logrado”.

Goldman ahora está duplicando su negocio de gestión de activos y patrimonio con la esperanza de que esto pueda replicar el tipo de ganancias recurrentes que está generando Morgan Stanley.

“Nuestra prioridad número uno para la gestión de activos y patrimonio es aumentar nuestras tarifas de gestión. Esa es la durabilidad, esa es la previsibilidad”, dijo el director financiero de Goldman, Denis Coleman, al Financial Times.

Parte de eso se logrará mediante la reducción de las llamadas inversiones en el balance general de Goldman, un remanente de la era en la que el banco apostaba su propio capital por inversiones. Ese negocio puede generar ganancias lucrativas en los años buenos, pero también puede forzar al banco a pérdidas dolorosas, como 660 millones de dólares en pérdidas por inversiones en el mercado de valores en el cuarto trimestre.

Goldman está trabajando para vender estas inversiones en el balance y al mismo tiempo recaudar fondos externos para invertir.

Los meses decepcionantes para Goldman se están sintiendo en todo el banco, ya que a principios de este mes la compañía despidió a unos 3.200 empleados, aproximadamente el 6% de su fuerza laboral, y se embarcó en un amplio programa de reducción de costos. Por el contrario, Morgan Stanley redujo la plantilla en 1.800 en diciembre y no tiene planes de más despidos, dijo el banco el martes.

“Morgan Stanley tiene capital adicional por encima de los requisitos reglamentarios que le permitirían realizar más inversiones si se presenta la oportunidad adecuada”, indicó Gorman.

“No somos de la opinión de que nos dirigimos a un período oscuro”, agregó Gorman. “Queremos asegurarnos de que estamos posicionados para el crecimiento. Esto cambiará, las fusiones, adquisiciones y las suscripciones volverán, estoy seguro de ello. Así que queremos estar bien posicionados para ello”.

Morgan Stanley cerró la sesión en los 97.13 dólares y el cruce de la media móvil de 70 periodos por encima de la de 200 periodos nos daría una señal alcista. Mientras, los indicadores de Ei se muestran en su mayoría alcistas.

Goldman Sachs Gr se despedía de la jornada en los 349.86 dólares y las medias móviles se sitúan como en el anterior. Al igual que los indicadores de Ei.

Estrategias de Inversión