Las acciones del sector bancario lideraron el movimiento a la baja de la sesión de ayer después de que un informe descubriera que varios bancos globales movieron fondos supuestamente ilícitos.

Las acciones de Deutsche Bank cayeron un 9,1%, mientras que las de JPMorgan Chase cayeron un 4,5%.

El hecho de que las tensiones entre Estados Unidos y China sigan aumentando, y el retraso en la aprobación del paquete de estímulo fiscal en los EEUU ha acentuado las presiones bajistas.

La perforación del soporte de la zona 3.300 del S&P 500 hizo saltar los “stops” de protección.

Tal y como podemos ver en el gráfico diario del S&P 500, la zona comprendida entre 3.200-3.120 es un soporte significativo.

Por las cercanías del 3.120 pasa la media de 200 sesiones, por lo que otorga una mayor fortaleza a la zona de los 3.120.

Mientras el S&P 500 se mantenga por encima de este soporte, 3.120, consideraremos que la tendencia dominante sigue siendo alcista.

Gráfico diario del S&P 500

Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que al S&P 500 le queda algo más de recorrido a la baja.

Según el «Fear and Greed Index» elaborado por la CNN, que recogemos a continuación, los inversores estadounidenses NO tienen miedo a las caídas que están experimentando las bolsas. Por lo tanto, según la Teoría de la Opinión Contraria, lo más probable es que el S&P 500 todavía caiga algo más.

Miedo y codicia 2109

Desde un punto de vista estacional, debemos tener en cuenta que en el año en el que se celebran elecciones en los EEUU, el S&P 500 suele subir desde mayo a septiembre, y desde mediados de septiembre hasta octubre suele experimentar una fase correctiva. Por lo tanto, debemos concluir que el comportamiento del S&P 500 en lo que llevamos de año se ajusta a la pauta estacional.