Así lo anunciaba  CEO de Micron Technolog, Sanjay Mehrotra, acerca de aumentar la producción de chips en la próxima década con una inversión de más de 150 mil millones de dólares. No obstante, también busca claridad sobre los incentivos financieros del gobierno americano según Robert Wall y Alex Leary en The Wall Street Journal.

Esto se enmarca dentro de la creciente demanda que está impulsando el Congreso americano para aumentar la producción local de este vital componente.

Mehrotra, dijo que parte del gasto planificado se destinaría a la expansión de las instalaciones de producción de chips existentes y la posible construcción de otras nuevas. «Nos comprometeremos con los gobiernos de todo el mundo, incluso en los EE. UU., para abordar nuestras necesidades de hacer crecer nuestro suministro de acuerdo con nuestras expectativas de demanda para la era 2030», dijo a The Wall Street Journal.

¿Qué están haciendo otras firmas del sector?

Intel en septiembre prometió hasta alrededor de 95 mil millones de dólares para una mayor capacidad de fabricación de chips en Europa, después de detallar los planes de expansión de Estados Unidos a principios de este año. Taiwan Semiconductor Manufacturing Co., el principal fabricante de chips por contrato del mundo, dijo este mes que construiría una planta de fabricación de chips en Japón. Samsung Electronics Co. y GlobalFoundries Inc. también han anunciado planes de inversión de capital este año.

En búsqueda de incentivos gubernamentales

La escasez de chips también ha puesto al tanto a los gobiernos de cómo estos componentes están en una situación crítica, buscando asegurar el suministro de los mismos a través de subsidios y las empresas de chips aprovechan esto para conseguir aumentar las inversiones.

El director ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, ha estado llamando a las puertas de los funcionarios gubernamentales de todo el mundo, defendiendo los incentivos del gobierno para instalar fábricas de chips. Los ejecutivos de TSMC, GlobalFoundries y otros también están dando vueltas.

Mehrotra dijo que apoyaba las propuestas del gobierno de EE. UU. de la administración Biden y los legisladores para impulsar la producción nacional de chips, incluidos proyectos de ley en el Congreso que otorgarían subvenciones para inversiones en plantas e incentivos fiscales a largo plazo. “La economía debe funcionar”, dijo, y agregó que las fábricas estadounidenses pueden ser entre un 35% y un 45% más caras que en los países de bajo costo.

Una realidad histórica

Los altos costos de operar en los Estados Unidos ha llevado a numerosas empresas, entre ellas las productoras de chips, a establecer sus producciones en el extranjero gracias a la reducción de costos laborales y determinados subsidios que encuentran en otros países.

EE.UU. y Europa producían en 1990 las ¾ partes de producción de semiconductores. Hoy en día producen menos de la cuarta parte.

La iniciativa del Congreso americano

En junio, el Senado aprobó una legislación para aumentar el gasto del gobierno en investigación y desarrollo de tecnología, e incluye 52.000 millones de dólares para fomentar la producción de semiconductores. La Cámara aún no ha adoptado la medida mientras están en curso las negociaciones sobre una legislación más amplia. La industria de los semiconductores también está presionando para obtener créditos fiscales a la inversión.

Mehrotra dijo que Micron está pidiendo claridad sobre los incentivos financieros de Estados Unidos pronto. “Las decisiones con respecto a las inversiones deberán tomarse en los próximos años, y se necesita un tiempo antes de que se pueda implementar toda esa planificación”, dijo.

La compañía ha detallado planes de hasta 12 mil millones de dólares en gastos de capital en el año fiscal actual, por encima de su promedio histórico, y apunta a alrededor de 3 mil millones de dólares en desembolsos de investigación y desarrollo.

Mehrotra también dijo que está viendo señales de que los peores cuellos de botella en el suministro de chips están comenzando a disminuir. «La crisis de suministro que ha estado experimentando la industria ya está mejorando un poco y seguirá mejorando», dijo, aunque algunas escaseces podrían durar hasta 2023.

Micron cotiza este miércoles por la tarde en verde hasta los 69,16 dólares. No obstante, los indicadores de Ei se muestran prácticamente en rojo.