Meliá Hotels rebaja las pérdidas en 59 millones hasta los 500.000 euros

Los ingresos de Meliá Hotels en el primer trimestre se incrementaron en un 45,9% respecto al 2022 hasta los 396,1 millones de euros, y en un 0,8% comparado con el año 2019.

El ratio de conversión se situó en un 44%, consiguiendo una mejora en EBITDA del 243,4% en comparación con el mismo periodo del año anterior hasta los 77,9 millones de euros.

«El primer trimestre del ejercicio 2023 mantiene la tendencia de recuperación del negocio hotelero iniciada en el segundo trimestre del 2022. A efectos comparativos, el primer trimestre del año anterior se vio afectado por la variante Ómicron. Adicionalmente, cabe recordar que en dicho trimestre se incluyeron ayudas directas gubernamentales para compensar parte de las pérdidas de negocio durante la pandemia», apunta la compañía.

La compañía confirma la normalidad operativa tras la pandemia y constata la solidez de la recuperación turística. «La demanda se ha mantenido estable en nuestros principales mercados, superando ya por tercer trimestre consecutivo el RevPar (ingresos por habitación) previos a la pandemia», destaca.

A cierre de marzo, la deuda neta se ha situado en los 2.736,5 millones, lo que supone un incremento en 63,5 millones durante el trimestre, explicado principalmente por la estacionalidad del negocio.

La situación de liquidez, incluyendo la tesorería, así como las líneas de crédito no dispuestas, asciende a 360,5 millones. «La prioridad sigue siendo continuar con la reducción de deuda, mediante los flujos de caja operativos y operaciones de rotación de activos sobre las que se sigue trabajando», añaden.

Meliá indica que las expectativas apuntan a un segundo trimestre manteniendo la tendencia ascendente iniciada ya hace un año en el mundo tras la pandemia. 

Estrategias de Inversión