Meliá frena en seco tras un inicio de año fulgurante: ¿Ha tocado techo?

Las acciones de Melia Hotels se sitúan a media mañana como las más penalizadas del IBEX 35, con un retroceso de un 2,88% hasta los 5,56 euros dentro de un selectivo que a la misma hora retrocede un 0,35% tras haber abierto al alza.

La hotelera frena en seco después de que hasta ahora hubiese contado por avances todas las sesiones bursátiles del año. Un espectacular rally de dos semanas que la llevó a anotarse una revalorización de un 25%, disparando la capitalización bursátil por encima de los 1.250 millones de euros. Solo durante la semana pasada, la revalorización acumulada fue de un 14,3%.

El rebote de Meliá es todavía más espectacular si se pone de referencia los 4,13 euros a los que llegó a caer en octubre del año pasado, en su momento más bajo del año: un 35%. Sin embargo, todavía están lejos los 6,52 euros que llegó a alcanzar también el año pasado.

En general, todos los valores ligados al sector del turismo han comenzado el año con buenos ánimos, esperanzados en la moderación de la inflación tanto en EEUU como en Europa que ha alimentado las especulaciones de que los bancos centrales levanten el pie del acelerador en sus subidas de tipos, y que, por tanto, no se provoque una profunda recesión.

No obstante, los analistas creen que a Meliá le queda poco potencial para seguir subiendo en el parqué en el largo plazo. Según datos recopilados por Reuters, de media las casas de análisis dan al valor una recomendación de ‘mantener’. El precio objetivo se sitúa de media en los 5,98 euros, lo que supone un potencial alcista de un 7,5% respecto a la cotización actual.

Desde el punto de vista del análisis técnico, las acciones de Meliá presentan una resistencia a largo plazo de 6,56 euros, mientras que el soporte a largo plazo se sitúa en 4,062 euros.

A la espera de sus resultados de 2022, en su última comunicación al mercado Meliá anunció un beneficio de enero a septiembre del año pasado de 52,6 millones de euros, frente a las pérdidas de 166,2 millones del mismo período del ejercicio anterior. 

La hotelera alcanzó unos ingresos de 1.273,43 millones de euros, más del doble de los 595,2 millones del mismo periodo del año anterior, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) sin plusvalías fue de 328,5 millones en los primeros nueve meses, cinco veces por encima de los 64,6 millones de un año antes.

Suscríbete a Estrategias de Inversión y disfruta del área Premium.

Estrategias de Inversión