El sector energético se situaba como uno de los “ganadores” en la recuperación post-Covid, registrando beneficios en 2020 y 2021. En términos generales, las empresas del sector han sido en los últimos años un gran negocio para sus accionistas y directivos, escapando de los efectos devastadores de la pandemia.

Sin embargo, vivimos un 2022 enmarcado en un contexto de subida alarmante de los precios de la energía que impacta gravemente sobre la rentabilidad de otros sectores y sobre las economías domésticas, algo que, a su vez, afecta de lleno el sector energético, preocupado por las previsiones de una destrucción de demanda en el plano energético, por un lado, y una oleada de impagos por parte de eléctricas y gasistas, por otro.

A ello hay que sumar las restricciones y nuevos gravámenes que cada vez están más cerca. En España, el sector energético en general, y el eléctrico en particular, está en pie de guerra contra el Gobierno tras la decisión de aplicarle un «impuestazo», tal y como anunció el presidente Pedro Sánchez durante el último debate sobre el Estado de la Nación el pasado mes de julio. En concreto, la propuesta del Gobierno pasa por gravar temporalmente con un tipo del 1,2% la cifra de negocio de las energéticas (eléctricas, gasistas y petroleras) que facturen más de 1.000 millones de euros al año. Según el Consenso de Mercado, el impacto en el beneficio 2022e de las eléctricas españolas resultaría en c. 17,5% para Endesa, 10,6% Naturgy, 6% Iberdrola y un 4,1% Acciona Energía.

Por otro lado, los operadores del sector tienen que salir al mercado para comprar ‘energía’ a precios récord y comercializarla después a sus clientes. En este sentido, la Unión Europea se prepara para tomar medidas de calado para contener los precios del gas y así evitar el contagio a los mercados de la electricidad, a la vez que garantizar el suministro en el continente tras un año de crisis energética.

Mes de importantes caídas

Todo esto afecta a un negocio que los inversores trasladan, por su parte, a los mercados bursátiles. Si tenemos en cuenta las ocho cotizadas energéticas del Ibex 35, todas ellas han sufrido importantes recortes en los últimos 30 días. De hecho, Solaria ha sido el valor de todo el selectivo que más ha caído en el último mes, con descensos del 25,6%. Dentro del grupo de las energéticas cotizadas del principal índice de la bolsa española, Repsol, con restas del 15,4%, y Naturgy del 14,37%, son las tres que más han sufrido en su cotización en el último mes. 

Si miramos al acumulado de este 2022, sólo tres valores se salvan de la quema: Acciona Energías Renovables, que sube un 18,7%, Repsol un 13,7% e Iberdrola con un ajustado 0,50% arriba. En el lado contrario, Enagas y Endesa, son las energéticas del Ibex 35 que peor lo están haciendo en bolsa este ejercicio, con recortes del 14,5 y 13,5%, respectivamente.

Cotización Acciona Energías

Potencial de doble dígito para seis valores, con Repsol a la cabeza

Sin embargo, estas cifras podría verse mejoradas de forma significativa si tenemos en cuenta el fundamental del consenso de las casas de análisis que recoge Reuters, que otorga a cuatro de estos valores recomendación de compra, a tres de mantener y tan sólo a uno de vender.

Analizando las cifras, el peor valor energético del Ibex 35 teniendo en cuenta la opinión del consenso es Naturgy, que tiene recomendación de venta y al que otorga un precio objetivo de 22,78 euros, lo que le deja sin recorrido en bolsa a medio plazo (potencial en negativo del 9,10%).

En el lado contrario, el mayor potencial es para Repsol que, con recomendación de compra, cuenta con valoración de 17,61 euros para sus títulos, lo que supone un potencial del 56,3%. También con potencial de doble dígito se encuentran Endesa (37,6%), Solaria (28,6%), Iberdrola (18,10%), Enagas (15,1%) y Acciona Energías Renovables (11,4%). 

Finalmente, el consenso de Reuters recomienda mantener en cartera REDEIA, pero sólo ve en sus acciones un potencial del 8%.

Iberdrola lidera la tabla por técnico

Por otro lado, si tenemos en cuenta el análisis técnico, que ayuda a orientar a los operadores sobre qué movimientos son los más probables que ocurra teniendo en cuenta la información del pasado, y examinando los datos históricos de tendencia, momento, volumen y volatilidad a medio y largo plazo, Iberdrola es el mejor valor de todas las energéticas del Ibex 35, con una puntuación de 7 sobre 10.

En fase de consolidación, la tendencia de Iberdrola es alcista a largo plazo aunque bajista a medio plazo en el Ibex.

La compañía presidida por Ignacio Galán tiene el resto de parámetros técnicos en positivo, a excepción de la volatilidad.

VALOR% 2022POTENCIALRECOMENDACIÓNTÉCNICO
Acciona Energías18,7%11,4%Comprar   _ 
Enagas-14,5%15,1%Mantener1 (Bajista)
Endesa-13,5%37,6%Comprar0 (Bajista)
Iberdrola0,50%18,10%Comprar7 (Consolidación)
Naturgy-9,7%-9,10%Vender5 (Consolidación)
REDEIA-7,7%8%Mantener5 (Consolidación)
Repsol13,7%56,3%Comprar5 (Consolidación)
Solaria-3,1%28,6%Mantener5,5 (Consolidación)

Estrategias de Inversión