¿Más volatilidad a la vuelta de la esquina? Wall Street cruza los dedos antes de las ‘midterms’

Lo cierto es que en lo que va de 2022, las elecciones han quedado muy rezagadas en la lista de preocupaciones de los inversores, más centrados en el temor a que las subidas de tipos de la Reserva Federal para atajar la espiral inflacionista acaben desembocando en una profunda recesión. Sin embargo, la cautela ante la votación va cobrando importancia a medida que se acerca el 8 de noviembre, fecha en la que los ciudadanos están llamados a las urnas

La gran esperanza de muchos inversores es que se llegue a una situación de ‘gridlock’, como se conoce cuando el partido del presidente de EEUU queda en minoría en las cámaras. Esta situación hace que sea menos probable que se aprueben reformas de gran calado, lo que mantiene el telón de fondo de la inversión más estable.

“Al mercado tiende a gustarle el bloqueo”, explica Nadia Lovell, estratega senior de renta variable estadounidense de UBS Global Wealth Management, en declaraciones recogidas por Reuters. “Creo que es justo decir que un gobierno dividido es lo que los inversores esperan ahora mismo y están posicionados para ello”.

Los datos históricos muestran que las acciones tienden a ir mejor en períodos en los que se da este fenómeno, aunque los inversores advierten que los datos son limitados y que los mercados han subido en general a lo largo del tiempo independientemente de la composición legislativa.

El rendimiento medio anual del S&P 500 ha sido del 14% en un Congreso dividido y del 13% en un Congreso republicano cuando un demócrata está en la Casa Blanca, según datos desde 1932 analizados por RBC Capital Markets. Eso se compara con el 10% cuando los demócratas controlaban la presidencia y el Congreso.

Pronósticos de las elecciones

Por el momento, los pronósticos apuntan a este escenario, con los republicanos favoritos en las encuestas para limitar la acción de Gobierno del presidente Joe Biden. Pero las expectativas de los demócratas han mejorado en las últimas semanas, lo que alimenta los temores de que el Gobierno suba impuestos a inversores o empresas o endurezca la regulación en áreas como la banca.

La creciente incertidumbre ante las elecciones “sería una fuente de inquietud en los mercados potencialmente”, dijo Walter Todd, director de inversiones de Greenwood Capital.

De acuerdo con un informe de Goldman Sachs, un Congreso demócrata daría a Biden una mejor oportunidad de elevar los tipos impositivos máximos sobre los ingresos de las empresas, las ganancias de capital o los individuos. Los inversores suelen considerar estas medidas fiscales como poco favorables para los mercados.

Las acciones de algunos sectores podrían ser especialmente volátiles si las elecciones se inclinan hacia los demócratas. Para los servicios financieros, una barrida republicana en el Congreso representa “el escenario más beneficioso… ya que el GOP se resistiría a los esfuerzos para restringir las actividades de las grandes instituciones financieras”, apuntan los analistas de UBS en otro informe. Del mismo modo, en el caso de la sanidad, la mayoría de la legislación que afecta al sector “no es probable que avance mucho si cualquiera de las dos cámaras del Congreso pasa a estar controlada por los republicanos”, cree el banco suizo.

¿Rally tras las elecciones?

A pesar de la posible volatilidad a corto plazo, el mercado en general ha obtenido buenos resultados en el periodo de 12 meses posterior a las elecciones de mitad de mandato.

Desde 1950, el índice de referencia S&P 500 ha subido en los 18 periodos de 12 meses posteriores a las elecciones de mitad de mandato, según LPL Financial. “Hay una incertidumbre política y de políticas de cara a las elecciones de mitad de mandato que se aclara después de las elecciones y las acciones tienden a ver un rally de alivio después de eso”, explica Jeffrey Buchbinder, estratega jefe de renta variable de LPL Financial.

Estrategias de Inversión