Visión general de los mercados de Fidelity en este primer trimestre de 2024

La realidad es que arrancamos el año 2024 hace tan solo tres meses, con unas perspectivas muy distintas a lo que vemos ahora. Entonces veíamos un escenario macroeconómico más de recesión cíclica, donde nosotros lo que pensábamos es que íbamos a ver una contracción económica durante unos meses, para luego dar paso a un crecimiento global. A día de hoy, tres meses después, simplemente tenemos unos datos especialmente buenos, principalmente la economía americana más fuerte, pero no solamente EEUU, sino que también tenemos Europa y Reino Unido arrojando datos de crecimiento cada vez más fuertes. Con lo cual, a día de hoy, creo que el mercado se debate un poco entre si estamos en un aterrizaje suave o en un entorno de no aterrizaje. Nosotros desde Fidelity somos más defensivos, pensamos que estamos en el primer escenario todavía, es decir, un aterrizaje suave, pero mirando muy de cerca los datos de inflación, que será la variable que haga que se muevan los bancos centrales. Por ello, lo que no vamos a dejar de mirar es a tres variables. La primera es los datos económicos, para ver si estamos en un entorno o en otro; en segundo lugar, mirar muy de cerca China, si realmente estamos ante una vuelta hacia una normalización de crecimiento, y aquí habrá que mirar si realmente las políticas que se están llevando a cabo son lo suficientemente fuertes como para seguir con ese crecimiento y, por tanto, ese apoyo de consumo y esa vuelta hacia un sentimiento más positivo; y por último, no dejar de mirar ante los riesgos como la inflación, todo el tema de la deuda y los maturity wall que al final no deja de ser algo contradictorio en cuanto al crecimiento, la inteligencia artificial que está aquí para quedarse y que va a generar cierta productividad en los próximos años pero habrá que mirar también los efectos secundarios y, por último, todo el tema de las elecciones, principalmente en Estados Unidos a finales de año, donde el resultado puede incluso hacer que temas geopolíticos cambien bastante. Con lo cual, desde Fidelity, algo más positivos que hasta hace tres meses, todavía muy defensivos; empezamos a sobreponderar la parte de renta variable, a favor del mercado americano y del mercado japonés; neutrales en renta fija, donde estamos más positivos en todo lo que es la parte de crédito de calidad (investment grade o grado de inversión) y empezamos a favorecer cada vez más esos activos de high yield o alto rendimiento; y también cada vez nos gusta más la parte de deuda emergente en divisa local porque al final son unos mercados que cada vez hay una mejora en cuanto a la macro, en cuanto a políticas monetarias van muy por delante de los mercados desarrollados y porque en un entorno en el que parece que vamos hacia una bajada de tipos de interés, debería afectar el dólar a favor de las divisas locales en emergentes.

Tras las reuniones del BCE y FED, el mercado da por hecho que la primera bajada de tipos de interés llegará en el mes de junio. Más allá de si es en junio-julio o septiembre, ¿qué impacto está teniendo esto sobre las carteras de renta fija?

En el momento en que los tipos empiecen bajar (que nosotros desde Fidelity pensamos que se darán de cara a la segunda parte del año y que las bajadas vendrán por el Banco Central Europeo (BCE) el impacto en la renta fija vendrá en la curva de tipos, donde veremos un aplanamiento de la misma y por tanto rendimientos más atractivos todavía en la parte corta, como ya hemos visto en otros ciclos anteriores, que al final vemos una inversión de la curva cuando hay unos movimientos fuertes en cuanto a los tipos de interés. Además también lo que esperamos es que el crédito a corto plazo dé un rendimiento mayor que los bonos gobiernos, aunque ya solo sea por el yield que te está dando esa exposición crediticia. Y desde luego lo que sí que favorecemos es el hecho de tener estrategias globales, estrategias diversificadas, estrategias que en este caso, ante una bajada de tipos, tengan exposición tanto a euro como a dólar, porque nosotros esperamos que la bajada de tipos que empiece por el BCE, y a lo mejor es más atractivo ahí empezar a coger duraciones más largas, mientras que Estados Unidos, que tiene una macro que seguimos viendo esa resiliencia, a lo mejor todavía merece la pena tener duraciones más cortas. Con lo cual apostamos por estrategias flexibles que sean capaces de aprovechar esos ingresos que te dan los activos a nivel global de la parte de renta fija.

¿Por qué es necesario tener un enfoque de «corta duración» en estos momentos?

La inversión de la curva de tipos a día de hoy te ofrece una oportunidad táctica, que es ese rendimiento atractivo con un riesgo mucho menor de duración. Entonces, ya solo por ahí sí que merece la pena estar en el corto plazo. Además, para aquellos inversores que todavía están con esa incertidumbre de qué va a pasar con la inflación, cómo va a afectar a los rendimientos y las políticas de los bancos centrales, nos parece interesante puesto que tienes un rendimiento atractivo con una exposición a la volatilidad de la duración mucho menor, porque estás con esas duraciones más cortas. Y por último, el corto plazo, sobre todo la parte de crédito, es un activo que todavía te está ofreciendo un ajuste en cuanto a diferenciales muy atractivo para este entorno, controlando además la volatilidad. Con lo cual, en un entorno como este de incertidumbre que no sabemos todavía si realmente van a empezar o no a bajar los tipos, seguimos apostando por duraciones a corto plazo.

Este año gran parte del mercado está mirando hacia los corporativos. ¿Están «agotadas» las yields de los gobiernos?

Nosotros pensamos que no. Es decir, creemos que todavía se puede encontrar mucho valor en la parte de deuda de los gobiernos, principalmente porque el rendimiento que te está dando ahora respecto a lo que teníamos hace unos años, previo a 2021 cuando teníamos tasas de interés bajas o negativos, lo que tenemos ahora es mucho mayor. Además, el mercado todavía descuenta una tasa implícita de la Reserva Federal del entorno al 4,5% para finales de año, incluso primeros del año que viene, con lo cual creemos que hay oportunidades, sobre todo en la parte corta de los gobiernos. Pero, con todo, lo más importante son esas estrategias flexibles que te ayuden en un momento dado a poder poner un poquito en gobiernos, algo en corporativo, algo en deuda emergente, es decir, ir buscando las mejores oportunidades de cada uno de los activos.

Tienen la mayor parte de la cartera en bonos de alta rentabilidad  ¿Qué tipo de bonos forman parte del Fidelity Global Short Duration Income Fund?

Nuestro Fidelity Global Short Duration es nuestro fondo global, diversificado, con una duración baja de 0-3 años y que a la vez tiene el foco en crédito global, porque invierte en cuatro cestas distintas en función del riesgo. El gestor va a tener un activo principal que le da mayor seguridad a la cartera, que es toda la parte de grado de inversión, donde va a tener en torno a un 40-50%, y luego tiene otras tres cestas donde tiene una de activos de high yield global, otra de crédito de deuda emergente global, y una última cesta donde mete los activos que no he mencionado, es decir, cash, bonos gobierno, bonos ligados a la inflación, etc., siempre y cuando encuentre esas oportunidades de inversión. Actualmente, el gestor tiene en torno a un 47% en la parte de investment grade, es decir, de grado de inversión; está aumentando la exposición a high yield, tiene en torno a un 36%, porque en un entorno como el actual donde tenemos datos mucho mejor de lo esperados, el número de impagos se debería de reducir, con lo cual vemos más oportunidades en esa parte del crédito; y la parte de deuda emergente tiene en torno a un 7%, pero es verdad que el gestor cada vez lo está aumentando más; y finalmente tiene en torno a un 10-15% en la última cesta, de bonos gobiernos principalmente, o bonos ligados en la inflación. Con esto lo que conseguimos es una diversificación a través de una cartera global, que se alimenta de los ingresos de los mejores activos de renta fija de la cartera, y conseguimos tener un yield de 6,6%, que es muy atractivo, con una duración de dos años, y luego tiene un vencimiento medio de 5 años, con lo cual para este entorno donde todavía el corto plazo está pagando muy bien, nos parece una oportunidad muy atractiva a tener en cuenta.

¿Cuál es el mayor riesgo al que se enfrenta este tipo de activo en un momento como el actual?

El mayor riesgo que vemos en la actualidad, más allá del tema de la inflación, la cantidad de deuda, China, etc., es que los tipos de interés se puedan mantener altos durante más tiempo, es decir, el mercado está descontando que antes o después va a haber una bajada de tipos, al igual que vimos el año pasado en 2023, fue una bajada que nunca llegó y que muchos nos equivocamos. Entonces, lo que nosotros aconsejamos es tener carteras flexibles, que en un momento dado tengan exposición también a sectores que en un entorno de tipos altos también lo pueden hacer bien; por ejemplo, sector financiero, energético, etc., pero sin olvidarnos de aquellos sectores que quizá lo puedan hacer bien en un entorno de tipos bajos, porque al final hay mucha incertidumbre, hay volatilidad y no sabemos cuándo van a empezar a bajar los tipos, como puede ser el sector tecnológico o inmobiliario. Con lo cual, más importante que nunca una buena gestión activa a través de carteras globales y diversificadas.

TE INTERESA

Estrategias de Inversión ofrece una cartera de bolsa y  fondos en la sección premium, con un objetivo de crecimiento a largo plazo y que invierte en las megatendenciasmás atractivas en cada momento.

Descubre las carteras y los análisis independientes para invertir en sectores con tendencia alcista en la zona premium de Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión