¿Cómo valoran el año desde Invesco y qué esperan para los próximos meses?

Este año no ha sido fácil para ningún tipo de inversor. Creemos que ha sido un ejercicio muy complejo en el que se ha dado la tormenta perfecta, pero aún así somos positivos de cara al medio y largo plazo. Cosas que creemos que hay que vigilar son algunos puntos que para nosotros son relevantes. En primer lugar, consideramos que la actuación de los países europeos, ya no sólo de los bancos centrales sino también de los políticos, es muy relevante a la hora de cómo van a enfrentar los cortes de suministro de gas en Europa, que pensamos que tiene que ser contundente, eficaz y rápida, porque si valoramos un poco las reservas de los países europeos de cara a cierre de agosto los números nos dicen que hemos almacenado hasta un 80%, pero esas reservas solo cubren el 20% del consumo anual en Europa en un invierno frio, con lo que es un problema; no obstante, como casi siempre, de los problemas también surgen oportunidades, y creemos que ese problema energético va a suponer que la transición energética se dé mucho más rápido. Por otro lado, respecto a las reuniones del BCE para combatir la inflación, no hay que olvidar que la situación del BCE es muy diferente a la de la Fed por cómo está estructurada la economía, por lo que creemos que una actuación muy agresiva en la subida de tipos de interés puede lastrar el crecimiento de manera muy acusada; la inflación está llegando a su pico, las caídas del petróleo se van a traducir en los índices de precios, las encuestas de los consumidores respecto a la inflación son más modestas y, desde el lado de la oferta, los problemas que teníamos por la escasez de ciertos materiales no la vemos y, por el lado de la demanda, esa actuación de los bancos centrales que van a conseguir enfriar la demanda y lastrar el consumos para conseguir ceder esa inflación. Aunque tenemos el factor exógeno a los bancos centrales que es la guerra de Ucrania y los posibles confinamientos que pueda tener China. Otro punto interesante son los estímulos monetarios del Banco Central de China; dado su política de Covid cero, el Banco Chino como tiene ese margen de maniobra en sus políticas monetarias está apoyando a la economía, y esos estímulos pueden llevar a un rally alcista en las bolsas chinas. Finalmente, también hay que vigilar de cerca la depreciación del yen; Japón es otra economía desarrollada que lleva una política muy diferente a la Fed o al BCE porque no tienen la presión inflacionista que tenemos en Europa o EEUU, han tenido una menor dependencia energética en la ultima década respecto a Rusia y eso les hace tener menos inflación. Esa depreciación del yen supone que son más competitivos y van a vender más porque tienen una moneda más barata, pero, por el lado del coste interno, en el mundo desarrollado hay inflación y ellos al ser exportadores también importan inflación, con lo cual aumentan sus costes internos. En definitiva, desde Invesco pensamos que después de la tormenta siempre viene la calma, y en el medio y largo plazo van a haber oportunidades, el régimen de inversión está cambiando y ese régimen de inversión son la normalización de tipos de interés y eso va a suponer muy buenas oportunidades de cara al futuro.

Invesco tiene 1,5 trillones de dólares bajo gestión a nivel mundial. ¿Cómo están funcionando este año los fondos en un contexto tan complejo?

Gestionamos 1.5 trillones de dólares a nivel global. Somos una gestora independiente, cotizamos en el S&P500 y nos dedicamos únicamente a la gestión de activos de nuestros clientes institucionales y minoristas a nivel global. Somos capaces de ofrecer a nuestros clientes un gran abanico de oportunidades de inversión, porque nos hemos centrado en comprar distintas gestoras nicho en diferentes partes del mapa; actualmente tenemos 13 centros de gestión e inversión repartidos por todo el mapa y eso nos hace que podamos cubrir las necesidades en todos los nichos de activo de nuestros clientes. En Invesco además invertimos de manera responsable, aplicamos a todos nuestros productos criterios de sostenibilidad, bonanza corporativa y de medio ambiente. Es un año complicado en el que gestionar ha sido difícil pero somos optimistas y creemos que en un ejercicio como éste existen oportunidades en el medio y largo plazo. En estos momentos hay que confiar en los expertos, en los que planifican nuestros ahorros e inversiones. Inveso lleva 25 años en España, y conseguimos dar esas soluciones y cubrir esas necesidades de nuestros clientes tanto en la parte de gestión activa (fondos) como en la de gestión pasiva (a través de los ETFs).

¿Qué tipo de estrategias pueden funcionar mejor en este contexto de inflación, subida de tipos, desaceleración…?

Destacaríamos tres estrategias. Por la parte de renta fija, destacaría dos y por la parte de renta variable una. En la parte de renta fija nos gustan muchos las estrategias de renta fija flexibles, dinámicas… es decir, que sean capaces de invertir a niveles global sin tener un sesgo geográfico; también que el fondo tenga la capacidad o la libertad de invertir en una tipología del activo de renta fija, ya sea deuda pública, corporativa, investment grade, high yield, emergentes…; que sea capaz también de gestionar el riesgo de duración, en un entorno de subida de tipos poder tener duraciones cercanas a cero o negativas en la cartera; en definitiva, es una estrategia en la que puedes gestionar todo el ciclo del mercado. Además, tiene un perfil de total return, es decir, que en un mercado bajista podrías dar rentabilidad positiva o incluso preservar el capital no invertido en gran medida. Otra estrategia interesante es renta fija es Euro Investment Grade, es decir, deuda corporativa de alta calidad; ahora estamos con rentabilidad muy atractiva en torno al 6% y creemos que en es un punto muy interesante de entrada porque al final estamos hablando de emisiones de deuda de compañías de alta calidad donde las tasas de default están muy controladas, con lo que en un entorno de subidas de tipos ese aumento del coste de su deuda no se vería afectado puesto que estas empresas son capaces, a través de sus flujos de caja, de hacer frente a esas obligaciones financieras. Por otro lado, en renta variable nos gustan las estrategias con un enfoque puesto en las valoraciones de las compañías y sin sesgos de estilo, ni growth ni value, sino invertir en toda la tipología de empresas pero que sean de buena calidad, que generen fuertes flujos de caja, con políticas de dividendos estables, que en períodos de inflación sean capaces de trasladar ese coste al cliente final sin perder cuota de mercado; en definitiva, carteras con alta convicción en sus inversiones principales, atendiendo mucho a esas valoraciones y que, en este cambio de régimen de inversión de normalización de tipos, esas empresas puedan llegar a generar resultados.

Nos habla de un enfoque blend, es decir la unión del value con el ‘growth’… ¿Por qué un fondo como el Invesco Pan European Equity Fund?

El Invesco Pan European Equity Fund es un fondo que invierte en renta variable pan europea. En este entorno de normalización de tipos, que no va a ser pasajero ya que los tipos altos han venido para quedarse, aunque no sea tan extremos como ahora, creemos que va a haber un cambio de régimen de inversión y se va producir una rotación sectorial a ciertas compañías con valoraciones más deprimidas y que no se han visto beneficiadas por esa política monetaria tan laxa de tipos cero de los bancos centrales, con lo cual esa rotación se va a producir. Las estrategias del fondo es blend, muy enfocada en las valoraciones de las compañías, tratando de buscar en todo el espectro de sectores. Creemos que cuando pagas precios y en el medio y largo plazo obtienes valor que se refleja en su cotización, es una manera de conseguir rentabilidades de doble dígito en el largo plazo, de generar alfa para los inversores. Además, este enfoque de «evaluation driven» te permite tener un cierto margen de seguridad cuando vienen bandadas, porque son compañías que están infravaloradas por lo que tiene un margen de seguridad frente a otras que han subido mucho y frente a esa volatilidad se comportan mejor. El fondo en lo que va de año le saca un 4% al índice de referencia, el MSCI Europe, y ha tenido un comportamiento relativo mucho mejor que el mercado durante todo el año.

En Invesco tampoco se olvidan de Asia con un fondo como el Invesco Asian Equity Fund que está muy presente en grandes tecnológicas y además aguanta el año con retorno positivo… ¿un poco más de riesgo para la cartera que el Invesco Pan European Equity Fund?

Es un fondo que invierte en compañías de la región asiática, excluyendo las compañías japonesas y australianas. Esta estrategia en la región asiática, con bastante peso en China, en un approach conservador para invertir en China. Nos gusta Asia porque el crecimiento está en Asia, además de manera estructural; el 50% del PIB mundial es consumo y gran parte de ese consumo viene de la región asiática. Además, por otro lado, las presiones inflacionistas en Asia no tienen los niveles que tenemos aquí, ya que tienen menos dependencia energética de terceros. Otro punto importante es la valoración; Asia es un mercado que relativamente está muy barato en comparación con otros, cotiza con un descuento de más del 30%, y la historia nos dice que cuando entras en el mercado asiático con valor en libros por debajo del 1,5%, que es en lo que estamos ahora, en el largo plazo obtienes rentabilidades de doble dígito. Y otro punto son las políticas monetarias y fiscales asiáticas; los bancos centrales de esos países han sido mucho más responsables a la hora de llevar su política monetaria, no han tenido la necesidad de tener políticas de tipos cero o tan expansivas, y ahora que los bancos del mundo desarrollados están teniendo políticas más restrictivas, en el mundo asiático están con políticas más expansivas y apoyando la economía.. en definitiva, tienen más margen de maniobra en sus políticas monetarias y fiscales.

La estrategia de este fondo hace mucho hincapié en el análisis fundamental de estas compañías, en sus balances, el precio, el valor… y luego además tienen un enfoque contrarian, es decir, que no siguen el consenso de mercado, las modas. Trata de invertir en compañías de calidad que han pasado por un mal momento o por una situación macroeconómica que les ha perjudicado en el precio de sus acciones, pero en realidad tienen mucho potencial. En definitiva, los pilares son hacer mucho hincapié en las valoraciones de las compañías sin tener sesgo a estilos y con visión de largo plazo para el precio de esas acciones deprimidas que se traducirá en valor en el precio de sus cotizaciones. 

Estrategias de Inversión