La cifra de gastos corrientes también llamados ongoing charges fees (OCF) de muchos fondos transfronterizos europeos que invierten en acciones ha caído un 7%, mientras que los activos han subido un 86% durante el mismo periodo.  Dicho éxito en la reducción de las tarifas y el aumento de los activos se debió a las economías de escala obtenidas por las clases de acciones limpias que se han introducido gradualmente a lo largo de los años, apuntó Hugues Gillibert, director ejecutivo de Fitz Partners.

El estudio se basó en todas las clases de acciones abiertas a inversores minoristas que han existido desde 2016, dos años antes de que Europa implementara mayores reglas de transparencia de tarifas a través de las reformas de MiFID II.

MiFID II, junto con la anterior Revisión de distribución minorista del Reino Unido, presionó a las gestoras de fondos para que desagregaran los costos de sus fondos para que los inversores pudieran distinguir claramente entre los costos de gestión y las comisiones pagadas por separado a intermediarios, como plataformas de fondos o asesores financieros individuales.

El estudio demuestra que los OCF de fondos de renta variable con clases de acciones limpias habían bajado del 1,13% al 1,05% en promedio, una caída de 8 pb. y una reducción del 7% en los costes totales. Las comisiones de gestión medias se mantuvieron sin cambios en 0,82%. Mientras tanto, los OCF promedio para las clases de renta variable agrupadas cayó solo 2 pb., del 1,89% al 1,87%, lo que se traduce en una disminución del 1%, mientras que las comisiones de administración se mantuvieron estables en 1,52%.

Gillibert añadió que: «una de las principales fuerzas impulsoras detrás de la reducción actual de las comisiones generales de los fondos en Europa sigue siendo de los lugares de precio más bajos aplicados a los fondos recién lanzados». Pero también comenta que en fondos con más de cuatro años de existencia, las comisiones de gestión han permanecido estables, aunque cuando el volumen de activos en una clase aumenta, especialmente para las clases limpias más pequeñas, al comienzo de dicho periodo los costes totales u OCF pueden disminuir significativamente.

Sin embargo, Efama, advirtió recientemente contra el cambio rápido del modelo de tarifas agrupadas, que se considera que se usa más ampliamente en la UE que en el Reino Unido. Utilizando también la investigación de Fitz Partners, Efama dijo que los inversores minoristas estaban pagando solo «pequeñas cantidades en términos absolutos a las empresas de gestión de fondos para obtener un rendimiento razonable de su inversión a largo plazo, y a los distribuidores para tener acceso a asesoramiento financiero profesional». La asociación dijo que en los países donde las tarifas de asesoramiento se han separado de las tarifas de administración de fondos, no hay garantía de que el costo de la asesoría disminuya.