Los índices de Wall Street caen en la apertura tras los resultados de los bancos

Todo en una sesión en la que comienza, de forma oficiosa, la temporada de resultados empresariales con JPMorgan Chase, Citigroup y Wells Fargo publicando sus cifras trimestrales antes de la apertura del mercado. El consenso de analistas de FactSet espera que las compañías del S&P 500 hayan aumentado su beneficio neto un 21,7% en términos interanuales en el 4T2021, algo que, de confirmarse, supondría el cuarto incremento interanual trimestral superior al 20% de esta variable. 

Blackrock ganó 10,42 dólares ajustados por acción en el cuarto trimestre, superando la estimación de consenso de 10,16 dólares, aunque los ingresos de la gestora de activos estuvieron ligeramente por debajo de las previsiones. Los activos gestionados superaron por primera vez la marca de los 10 billones de dólares.

JPMorgan Chase superó las estimaciones en 32 centavos con un beneficio trimestral de 3,33 dólares por acción, mientras que los ingresos también superaron las previsiones. El banco se vio favorecido por el buen rendimiento de su unidad de banca de inversión, pero los resultados de su operación de trading se ralentizaron. 

Wells Fargo  ganó un 2,3% en el mercado previo después de superar las estimaciones en las líneas superior e inferior para el cuarto trimestre. Wells Fargo ganó 1,25 dólares por acción ajustados, 12 centavos por encima de las estimaciones. El beneficio global se vio impulsado por la liberación de las provisiones para pérdidas de préstamos y la mejora de la demanda de préstamos.

Las acciones de Citigroup cae más del 3% el viernes después de que el gigante bancario informara una fuerte caída de las ganancias en el cuarto trimestre. Los ingresos netos de la empresa cayeron un 26% a 3200 millones de dólares. Citigroup citó un aumento en los gastos por la fuerte caída.

“Una buena temporada de resultados creemos que podría permitir a la renta variable occidental recuperar el buen tono mostrado durante las últimas semanas del pasado mes de diciembre. No obstante, las compañías deberán “convencer” a los inversores de que van a ser capaces de seguir incrementando sus beneficios y de defender sus márgenes en un escenario de elevada inflación en el que deberán seguir afrontando, al menos por unos meses más, los serios problemas en las cadenas de suministro y la falta de personal cualificado.  Es por ello que tan importante o más que las propias cifras que den a conocer las compañías será lo que digan sus gestores sobre el devenir a corto/medio plazo de sus negocios”, reconoce Juan José Fdez – Figares, analista de Link Securities. 

Por otro lado, los senadores Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Tammy Baldwin están presionando al director general de Blackrock, Larry Fink, para que utilice la considerable participación financiera de su empresa en Warrior Met Coal para obligar a la dirección de la compañía a negociar un acuerdo con sus mineros del carbón en huelga.  «Como esperamos que entiendan, las minas de Alabama funcionan 24 horas al día. Los trabajadores pueden ser despedidos si faltan más de cuatro días al trabajo», escribieron Sanders, Warren y Baldwin en una carta fechada el jueves y obtenida por la CNBC. «Dada la participación de BlackRock en la compañía y su posición dentro de BlackRock, le pedimos que haga lo correcto».

Algunos de los productos más populares de BlackRock son sus fondos indexados, vehículos de inversión que permiten a los clientes exponerse a una cartera construida para ajustarse a los componentes de un índice específico del mercado financiero.

Google  ha comprado un vistoso espacio de oficinas en Londres por 1.000 millones de dólares mientras espera a que se terminen las obras de su sede central en el Reino Unido, que llevan mucho retraso.   El gigante de Internet anunció el viernes que ha adquirido la totalidad del edificio Central St. Giles, donde ya ocupa varias plantas, en el West End londinense. «Nuestra inversión en este llamativo edificio diseñado por Renzo Piano representa nuestra continua confianza en la oficina como lugar de colaboración y conexión en persona», dijo Ronan Harris, vicepresidente y director general de Google Reino Unido e Irlanda, en un blog.

Unas noticias que se producen después de que en la sesión de ayer todos los índices cerraran en negativo. El DOW JONES Ind Average y el S&P 500 cayeron un 0,48% y un 1,42%, respectivamente, registrando la primera jornada a la baja en tres. En un momento dado, el índice de 30 acciones había subido más de 200 puntos. El Nasdaq Composite fue el más perjudicado, ya que perdió un 2,51% y rompió una racha de tres días de ganancias, ya que los valores tecnológicos se vieron presionados. Microsoft bajó más de un 4%, mientras que Nvidia cayó un 5%. Apple, Amazon, Meta, Netflix y Alphabet también cerraron a la baja.

Los inversores parecen haber abandonado el crecimiento y se han decantado por las acciones de valor en medio de los temores a los tipos de interés, lo que hace que los beneficios futuros -incluidos los de las empresas de crecimiento- parezcan menos atractivos.
«Los grandes valores tecnológicos se están vendiendo de forma tan drástica como producto de, ‘sí, es probable que los tipos de EEUU suban más este año’, pero también porque los inversores rotan hacia el valor y las acciones cíclicas», dijo Ed Moya, analista senior de mercados de Oanda. «Wall Street está tratando de hacerse una idea de cuánto se va a ralentizar el crecimiento y los bancos empezarán a proporcionar alguna información el viernes«, añadió.

Ventas minoristas, producción industrial y confianza del consumidor, en la agenda del día

Hoy también se publicará una serie de datos económicos, entre ellos las cifras de ventas minoristas de diciembre. Las ventas al por menor bajaron un 1,9% en diciembre, una lectura peor que el 0,1% esperado por los economistas encuestados por Dow Jones. La producción industrial también decepcionó, con un descenso del 0,1% frente al aumento previsto del 0,2%.

También se publicarán las cifras de producción industrial, y Wall Street espera un aumento del 0,2%. El viernes por la mañana se publicarán las cifras de la confianza del consumidor.

Los informes se dan a conocer mientras los inversores siguen de cerca las últimas cifras de inflación. Y es que el índice de precios al productor subió un 0,2% intermensual en diciembre, por debajo del 0,4% que esperaban los economistas, según informó el jueves el Departamento de Trabajo. El informe siguió a la lectura del índice de precios al consumo del miércoles, que aumentó un 7% interanual en diciembre, lo que supone la tasa anual más rápida desde 1982.

«El crecimiento económico seguirá siendo fuerte, y los temores sobre la inflación y la Reserva Federal se enfriarán, pasando de la ebullición al fuego lento», dijo Brent Schutte, estratega jefe de inversiones de Northwestern Mutual Wealth Management Company. «Las cadenas de suministro y el mercado laboral se van a poner al día y eso matará esencialmente dos pájaros de un tiro», añadió.
Con el movimiento a la baja del jueves, los principales promedios están ahora en territorio negativo para la semana. El Dow y el S&P van camino de su segunda semana negativa consecutiva, mientras que el Nasdaq va camino de una tercera semana de pérdidas.