Los futuros de Wall Street tratan de olvidar las caídas por el IPC

Wall Street cerró en rojo este miércoles y su principal indicador, el DOW JONES Ind Average, bajó un 0,66% tras conocerse el dato de inflación de octubre en EEUU, el más alto en décadas.

Al término de la sesión en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones de Industriales recortó 240,04 puntos, hasta 36.079,94; mientras que el selectivo S&P 500 descendió un 0,82% o 38,54 unidades, situándose en 4.646,71.

El índice NASDAQ 100, que aglutina a las tecnológicas más importantes, perdió un notable 1,66% o 263,84 enteros, hasta 15.622,71.

El parqué neoyorquino atravesó otra jornada negativa tras conocerse el dato más reciente sobre la inflación, que generó aversión al riesgo y llevó a los inversores a apostar por activos considerados más seguros.

La tasa interanual de inflación en EEUU se disparó en octubre hasta el 6,2% -ocho décimas por encima de la de septiembre- lo que supone el registro más alto de los precios de consumo en este país desde 1990.

Para los analistas, la expectativa es que la inflación siga subiendo en los próximos meses antes de alcanzar un punto de inflexión en el segundo trimestre del año que viene.

«No obstante, con las cadenas de suministro probablemente enroscadas hasta bien entrado el año próximo y el sector servicios al alza, sospechamos que la inflación no se va a acercar a la meta de la Fed hasta 2023», dijeron analistas de Wells Fargo en una nota.

El dato provocó movimientos en el mercado de deuda, donde el interés del bono a 10 años subió hoy hasta el 1,565%, lastrando a empresas de alta valoración como las grandes tecnológicas. Los inversores también se refugiaron en coberturas de inflación el miércoles , como el oro y el bitcoin.

Tras los datos del IPC, los operadores elevaron sus expectativas sobre cuándo se produciría la primera subida de tipos de la Fed. El mercado de futuros de fondos de la Fed ahora ve mayores probabilidades de que la primera subida de tipos completa del banco central se produzca en julio de 2022.

A nivel corporativo, el gigante estadounidense del ocio y el entretenimiento The Walt Disney se anotó un beneficio neto atribuido de 1.995 millones de dólares (1.721 millones de euros) al cierre de su año fiscal, finalizado en septiembre, frente a las pérdidas de 2.864 millones de dólares (2.471 millones de euros) registradas en el ejercicio precedente, según informó la empresa.

Los ingresos de Disney en el conjunto del ejercicio registraron un aumento del 3,1% en comparación con el año anterior, hasta 67.418 millones de dólares (58.165 millones de euros).

La cifra de negocio del negocio de parques y productos de Disney retrocedió un 2,8% en el año, hasta 16.552 millones de dólares (14.280 millones de euros), mientras que el área de medios y entretenimiento aumentó un 5,2% los ingresos, hasta 50.866 millones de dólares (43.885 millones de euros).

Las acciones de Disney cayeron más de un 4% en las operaciones posteriores al cierre del mercado tras presentar sus resultados trimestrales. Los suscriptores de Disney + tampoco alcanzaron las estimaciones.

En otros mercados, el petróleo West Texas se deja un 1,38% hasta los 80,53 dólares, mientras que el barril de Brent se deja un 0,97% hasta los 82,08 dólares. El oro asciende un 0,03% hasta los 1.824,95 dólares. El euro se deprecia un 0,97% frente al dólar hasta los 1,1482 ‘billetes verdes’.