Los futuros de Wall Street llegan con leves descensos a la espera del dato de empleo

Los futuros del DOW JONES Ind Average se deja un 0,17%, los del S&P 500 un 0,10% y los del NASDAQ 100 un 0,17%. Volatilidad en las compañías tecnológicas después de resultados decepcionantes de Asana, Zscaler y Marvell.

Wall Street cerró este jueves en terreno mixto y su principal indicador, el DOW JONES Ind Average, cedió un 0,56% al imponerse el nerviosismo por el informe sobre el mercado laboral en EEUU que se publica mañana.

Tras el toque de la campana en la bolsa de Nueva York, el Dow Jones recortó 194,76 unidades, hasta 34.395,01, y el selectivo S&P 500 descendió un 0,09% o 3,54 enteros, hasta 4.076,57. El NASDAQ 100, que aglutina a las grandes tecnológicas, se mantuvo a flote, con un avance del 0,13% o 14,45 unidades, hasta 11.482,45.

Según los analistas, los inversores tienen ahora las expectativas puestas en los datos de noviembre sobre desempleo y los nuevos puestos de trabajo con los que evaluarán la fortaleza del mercado laboral, que la Fed tiene en cuenta en su ajuste monetario.

Los inversores se centran en el informe del Departamento de Trabajo sobre las nóminas no agrícolas, la tasa de desempleo y los salarios por hora, que se publicará el viernes a las 14:30 horas (en la España peninsular). Los economistas esperan que EEUU crease 200.000 empleos en noviembre, según Dow Jones. Eso sería una disminución de los 261.000 que agregó en octubre.

El del viernes es el último informe mensual de empleo antes de la reunión de la Reserva Federal del 13 y 14 de diciembre, en la que se espera que el banco central eleve los tipos de interés en un 0,50%.

Este jueves se conoció un informe de gastos de consumo personal (PCE, por sus siglas en inglés) que fue ligeramente mejor de lo esperado mensualmente y una disminución mayor de lo esperado en el índice de manufactura ISM. El llamado deflactor PCE es uno de los indicadores de inflación preferidos de la Reserva Federal.

El deflactor de consumo privado PCE en octubre ha bajado hasta el 6% en tasa interanual, tras cerrar septiembre en el 6,3%. El índice ha sido publicado este jueves por la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Comercio estadounidense. En cuanto a la inflación subyacente, ha caído hasta el 5%, dos décimas por debajo del registro de septiembre.

El consenso esperaba un descenso en ambos indicadores, ya que había anticipado una caída de la inflación PCE subyacente hasta el 5%, como finalmente ha ocurrido, mientras que vaticinaba un descenso del índice general hasta el 6,2%, por lo que resultado final del 6% ha mejorado esta expectativa.

La actividad manufacturera de Estados Unidos se contrajo por primera vez en dos años y medio en noviembre, debido a que los mayores costos de endeudamiento pesaron sobre la demanda de bienes, si bien una lectura de los precios que pagan las fábricas por los insumos cayó por segundo mes consecutivo. El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM) dijo el jueves que su PMI manufacturero cayó a 49 puntos el mes pasado. Se trató de la primera contracción y de la lectura más débil desde mayo de 2020, cuando la economía se tambaleaba por la ola inicial de infecciones por COVID-19, y siguió a una medición de 50,2 en octubre. Una lectura por debajo de 50 indica una contracción en la actividad industrial, que representa el 11,3% de la economía estadounidense.

“Tomados en conjunto, estos dos datos pueden sugerir un aterrizaje suave para la economía de EEUU, siempre que el crecimiento no caiga mucho más”, apuntó Chris Hussey de Goldman Sachs.

Estrategias de Inversión