Los futuros de Wall Street caen en un octubre que se anticipa positivo

El viernes fue la primera sesión del mes de octubre y el comienzo del último trimestre del año. Los mayores índices subieron con los datos de Merck de su nuevo tratamiento oral para el Covid -19, que animaron a los mercados ante la previsible reapertura de las economías.  Una subida que se produjo después de un mes de septiembre en el que factores como la inflación. Evergrande, subida del precio del crudo, apreciación del dólar, falta de suministros…pesaron sobre los índices de Wall Street. De hecho, el S&P 500 cayó un 4,8% y rompió siete meses de subidas consecutivas. El Dow Jones cedió un 4,3% en el mes y el Nasdaq perdió algo más del 5,3% en septiembre. 

El cuarto trimestre que se acaba de abrir suele ser bueno para los mercados de acciones pero todavía se mantienen algunos de los factores de incertidumbre: la normalización en la política de los bancos centrales, el techo de deuda en EEU, el desarrollo de Evergrande o el Covid -19, factores que mantienen a los inversores cautos. 
De cara al cuarto trimestre, más de la mitad de todas las acciones del S&P han bajado al menos un 10%.  El S&P 500 ha promediado ganancias del 3,9% en el cuarto trimestre y subió cuatro de cada cinco años desde la Segunda Guerra Mundial, según CFRA. 

Los mercados siguen pendientes de la situación política en EEUU. “Si en el plazo de dos semanas el Congreso no aprueba un nuevo techo de endeudamiento, el Tesoro podría quedarse sin recursos para hacer frente a los pagos que tiene comprometidos tan pronto como a mediados de mes”, aseguran desde Link Securities. La imposibilidad de hacer frente a los intereses y a los vencimientos de deuda podría conllevar un “absurdo y peligroso default de una economía que entendemos es lo suficientemente solvente para evitarlo. Si bien esperamos que los legisladores estadounidenses no terminen pegándose “un tiro en el pie”, hasta que se resuelva este tema los inversores se mantendrán alerta y sin ganas de arriesgar más de lo que sea necesario”.

Además, este fin de semana se ha sabido que, por el momento, las desavenencias en el seno del partido demócrata seguirán impidiendo la aprobación en la Cámara de Representantes (cámara baja del Congreso de EEUU) del plan de infraestructuras físicas que, por importe de 1,2 billones de dólares, fue aprobado en el Senado (cámara alta) con el apoyo tanto de demócratas como de republicanos. 

Cabe recordar que este programa fue recibido de forma muy favorable por los inversores hasta que se supo que para su financiación se incrementarían muchos impuestos. De momento, los demócratas se han dado octubre como plazo para solventar sus diferencias, por lo que la aprobación de ambos programas queda, por ahora, en el limbo. 

A nivel empresarial, las acciones tecnológicas NVIDIA y Zoom  caen en la preapertura de la sesión con los inversores poniendo toda su atención sobre la rentabilidad de los bonos. Y es que la rentabilidad de los bonos que ocurrió en septiembre – con el mercado descontando que la Fed intervendrá antes de lo previsto ante una inflación más alta que podría permanecer más tiempo – está afectando a las compañías del sector. La rentabilidad del bono a diez años de EEUU subió este lunes al 1,49%. 

Tesla sube más del 2% en preapertura tras comunicar este fin de semana que ha distribuido 241.300 vehículos eléctricos durante el tercer trimestre, por encima de las estimaciones de los analistas. 

A nivel macro, mañana se publicará en EEUU el ISM y el viernes se publicarán los datos de empleo no agrícola del mes de septiembre. En este sentido, será importante comprobar si la esperada caída de la tasa de desempleo, hasta el 5,1% (5,2% en agosto), es consecuencia del aumento del número de personas empleadas o de una nueva disminución de la población activa. “En este último caso, la lectura sería negativa, ya que implicaría que muchas personas siguen sin querer volver al mercado laboral, lo que mantendrá la tensión actual en el mismo, con muchas empresas viéndose incapaces de cubrir sus posiciones vacantes”, aseguran los expertos de Link Securities. 

Los economistas esperan una creación de 475.000 puestos de trabajo en septiembre, por encima de los 235.000 puesto creados en agosto.