Wall Street cerró septiembre con unas pérdidas no vistas en el S&P 500 desde que comenzó la pandemia, interrumpiendo una buena racha que se alargaba más de medio año. Los siete meses de subida previos han dejado paso a una sequía para los principales índices americanos, en medio del rally del rendimiento del bono americano a 10 años vivido estos días, que ha llegado a tocar el 1,56%. 

En el conjunto del mes, el DOW JONES ha perdido un 4,3%, el S&P 500 un 4,8% (cerrando así su peor mes desde marzo de 2020), y el NASDAQ 100 un 5,3%. Mientras, en la sesión de ayer jueves, el Dow Jones descendía un -1,59%, el S&P 500 un -1,19% y el Nasdaq un -0,44%. 

Números en rojo que son los que se vaticinan también para la sesión de hoy, mirando a la cotización de los futuros americanos en estos momentos. En concreto, los del Dow Jones caen un 0,42% hasta los 33.702,90, los del S&P500 un 0,44% sobre los 4.288,80 y los del Nasdaq se dejan un 0,38% en los 14.624,40.

En las últimas semanas factores como la potencial ralentización del crecimiento económico, consecuencia del impacto de la última ola de la pandemia; la alta inflación, que “amenaza” con ser más persistente de lo estimado inicialmente; la posibilidad de que los bancos centrales comiencen a retirar estímulos; el “drama político” por el que atraviesa EEUU; la crisis energética en ciernes que ya afecta a Europa y a China; y la crisis de la promotora inmobiliaria china Evergrande, han lastrado el comportamiento de los activos de riesgo así como el de los bonos, impulsando al alza los rendimientos de estos últimos activos, algo que, en las últimas sesiones, también ha presionado a la baja a la renta variable.

Macro

En la agenda macro mundial, ya se ha conocido el dato de inflación PCE. En concreto, la inflación anual de la zona del euro se ha situado en el 3,4% en septiembre de 2021, frente al 3% de agosto, según la estimación preliminar de Eurostat. Se trataría del ritmo de crecimiento más alto desde el año 2008. El dato ha superado por una décima a las expectativas de los analistas y en tres décimas el de un mes antes.

En EEUU, hoy destacan los datos que se conocerán del los PMIs e ISM manufactureros. 

Ayer se conocían los datos de las peticiones semanales de desempleo: 362.000, frente a las 335.000 previstas y las 351.000 del dato de hace una semana. En cuanto a las solicitudes continuas, el dato ha caído hasta las 2,802 millones, un descenso de 20.000.

Sobre el índice PMI de la Fed de Chicago, ha caído al 64,7 desde el 66,8 anterior y por debajo de las previsiones, que lo situaban en el 65.

PIB (trimestral) del 2T21 de EE.UU.: +6,7% vs +6,6% esperado y vs +6,6% anterior.

Políticas económicas

Sobre la política monetaria, el presidente de la Fed, Jerome Powell, ayer reconoció que el organismo está en una situación delicada cuando se trata de la relación entre inflación y empleo. “Todavía estamos muy lejos de alcanzar el pleno empleo y la inflación está sustancialmente más allá del objetivo. Hay que esperar cierto alivio de la inflación en la primera parte del próximo año. La alta inflación es el resultado de cuellos de botella del lado de la oferta. Es fundamental que se aumente el límite de deuda lo antes posible; no hacerlo tendría serias consecuencias”.

Charles Evans, presidente de la Fed de Chicago, señaló que “el último aumento de precios ha sido asombroso. La escasez de oferta está llegando a los precios. No hay forma de endulzar la forma en que los precios más altos están afectando a las personas. Veo que el precio se dispara dando paso a cifras de inflación más bajas. Las expectativas de inflación no se están saliendo de control. Me preocupa que las expectativas de inflación se mantengan por debajo del objetivo del 2%. El mandato dual nos ha servido bien; nos permite dar respuestas rápidas de política monetaria. Al evaluar la inflación promedio a lo largo del tiempo, es importante incluir las expectativas, así como el hecho de que un choque de oferta ahora está impulsando las mediciones de inflación. Esperemos y observemos cómo se desarrollan los choques de oferta y si aumentan las expectativas de inflación. Estoy bien con una inflación del 2% al 2,5%. El año que viene, anticipo que los cuellos de botella en el suministro se aliviarán. Se proyecta que la reducción de las compras de activos comenzará a finales de este año o en enero y finalizará a mediados del próximo año o en el otoño. Si la inflación se eleva al 2,6% o al 3%, los responsables de la formulación de políticas pueden creer que ya no requieren medidas acomodaticias y deberían cambiar a un enfoque más neutral. Pronto, la Fed comenzará a reducir y habrá un momento en que los tipos de interés suban”.

Por otro lado, continúan las negociaciones de las políticas económicas en Washington. Si bien ayer el Congreso aprobó una ley que permite financiar al gobierno federal hasta comienzos de diciembre, ley que fue sancionada a última hora del día por el presidente Biden, las disputas en el seno del partido demócrata entre los legisladores más izquierdistas y los moderados o centristas, impidieron que ayer se votara en la Cámara de Representantes (cámara baja del Congreso estadounidense) el programa de infraestructuras físicas que, por importe de $ 1,2 billones, ya tiene el visto bueno del Senado con apoyo de legisladores de ambos partidos. Pero el verdadero riesgo para la economía estadounidense y para los mercados financieros mundiales es que no se alcance un acuerdo para incrementar el límite de deuda antes de mediados de octubre cuando, según dijo recientemente la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, el país se puede ver incapaz de afrontar sus compromisos de pago, entrando en default.  En el corto plazo, es posible que hoy se vote en la cámara baja del Congreso de EEUU el mencionado plan de infraestructuras.

Declaraciones de la agencia de calificación crediticia S&P: “Esperamos que el Congreso maneje el techo de la deuda de manera oportuna. En contraste con la imposibilidad de resolver el problema del límite de la deuda, un hipotético cierre del gobierno no tiene un efecto directo sobre la solvencia crediticia de EE.UU.. No tendría precedentes en los tiempos modernos que un país avanzado del G-7, como EE.UU., no pagara su deuda soberana. Nuestra postura firme sobre el país refleja la capacidad del gobierno para promulgar legislación fundamental basada en acuerdos de último momento.

Las bolsas chinas cierran hoy por festividad local.

Petróleo y criptomonedas

La producción en septiembre de la OPEP+ aumentó en 420.000 b/d hasta 27,31 M b/d, la cifra más alta desde abril de 2020. El grado de cumplimiento con los recortes baja al 114% desde el 115% anterior.

Las exportaciones de petróleo crudo de EE.UU. cayeron a 2,7 M b/d en julio vs 3.349 M b/dde BPD en junio. Las exportaciones totales de productos de petróleo refinado de los Estados Unidos aumentaron a 3.093 millones de BPD en julio (frente a 2.987 millones de BPD en junio).

Por su parte, el precio del barril de petróleo de calidad Brent, referencia para el Viejo Continente, cotizaba a 77,83 dólares, tras bajar un 0,59%, mientras que el Texas se colocaba en los 74,39 dólares, con un descenso del 0,85%.

Mientras, el bitcoin se dispara un 10,88% hasta los 47.411,2 dólares.