•    Parece claro que el próximo movimiento de los bancos centrales será a la baja, ¿qué implicaciones tiene esto para la renta fija?
Se espera que este año sean las bajadas de tipos aunque esto hay que ponerlo en contexto porque a comienzos de año se esperaba una caída de 150 puntos por parte de BCE y FED y ahora el sentimiento se ha moderado y se espera una bajada de 50 puntos básicos. Si se produce este escenario esto tendrá – y tiene  – repercusiones en la renta fija. Si hablamos de la más conservadora, la de corto plazo, podemos ver una caída de las rentabilidades. A medida que bajen tipos de interés, los inversores irán recibiendo cantidades inferiores de forma gradual. Otra característica, para los tramos de más riesgo, es que la subida de tipos podría generar que algunos emisores de baja calidad crediticia pudieran presentar impagos. En caso de que se logre solventar la situación y no veamos crecimiento de las tasas de impago, esto podría ser un alivio para los segmentos de peor calidad crediticia. 

•    ¿En qué segmentos de renta fija veis más valor?
Nosotros seguimos estando bastante cautos en  renta fija, también en renta variable estamos prudentes. Lo que buscamos es alta calidad crediticia en segmentos de duración no demasiado elevados. En monetarios estamos reduciendo peso porque poco a poco irán trasladando las caídas de tipos. Estamos haciendo un viraje hacia la renta fija de alta calidad crediticia y en el segmento de dos años puede ser una duración interesante. Luego en Europa hacia los tramos más cortos de vencimiento y en el caso de deuda de EEUU vemos atractivo el segmento de 6-8 años En el caso de la deuda pública, nos parecen interesantes los fondos que incorporan no sólo deuda de gobiernos sino deuda de alta calidad crediticia AA. Por ejemplo, en los MBS vemos mucho valor. Y en la parte de crédito puro,  vemos valor en 2-3 años y creemos que no es momento de entrar en high yield. En esta parte nos parecen atractivos los senior loans, porque están respaldados por activos reales y los diferenciales son más anchos. 

•    ¿Por qué volvieron como grandes protagonistas los fondos vencimiento el año pasado?
Los fondos vencimiento construyen una cartera de renta fija y desde el comienzo sabemos quiénes son los emisores, el vencimiento…En la etapa de tipos cero construir una cartera de renta fija no tenía sentido y durante mucho tiempo no tuvo mucho sentido pero cuando empiezan a subir los tipos vuelven otra vez a tener protagonismo. No son fondos garantizados, son fondos en los que se construye una cartera de renta fija y se mantiene a vencimiento. El riesgo está en que algunos de los emisores pueda llegar a hacer un impago. Pero si no lo hay tienes visibilidad de lo que va a ocurrir en términos de rentabilidad. El año pasado recuperó el atractivo porque los tipos de interés estaban en máximos y los impagos en mínimo. 

•    ¿Creéis que continuará dicho protagonismo?
 Creemos que sí. Es verdad que si hablamos de estructuras más conservadores a medida que bajen tipos tendremos rentabilidades inferiores. Ahora que el próximo movimiento es de bajada, es un momento muy bueno para intentar capturar las rentabilidades que tenemos en el momento actual. Además, comprar un fondo ahora hace tener una gran visibilidad de qué va a pasar. En este sentido, hemos lanzado un par de fondos objetivo, uno de ellos – el SWM Renta Fija objetivo 2025–   tiene su próxima ventana del 2 al 5 de abril. La estructura es un 60% en renta corporativa de alta calidad y un 40% en gobiernos. En esta última, nuestros gestores decidieron que fuera deuda italiana porque en relación con el riesgo era lo más atractivo. Un producto en el que hay ventanas trimestrales de liquidez en las que se puede salir. 

Estrategias de Inversión