La compra de Twitter por parte de Elon Musk, CEO de Tesla, ha sido el tema del momento. Pero detrás de ello hubo una fuerte caída en la capitalización de su principal firma. La misma valía 1.13 billones de dólares el 31 de diciembre, pero ha sufrido una fuerte reducción de su capitalización cayendo hasta los 474.000 millones de dólares en la actualidad. Eliminando en 12 meses 640.000 millones de dólares. ¿Esto es una forma de rebelión de los accionistas contra Musk? Nos responde Luc Olinga en The Street.

Las acciones de Tesla terminaron el 2021 en los 352.26 dólares para valer en la actualidad 150.23 dólares. Una caída interanual del 57.4%.

¿Qué pasa con los datos fundamentales?

Los datos fundamentales de la empresa parecen sólidos, aunque hay algunas dudas relacionadas con la demanda en China y Estados Unidos, donde el fabricante de automóviles hizo algo inaudito: promociones después de que la producción superó las entregas en el tercer trimestre.

«En el lado de la entrega, esperamos un crecimiento de poco menos del 50% debido a un aumento en los automóviles en tránsito a fines de año, como se señaló anteriormente», dijo a los analistas el director financiero Zachary Kirkhorn durante el tercer trimestre. «Esto significa que, nuevamente, debe esperar una brecha entre la producción y las entregas en el cuarto trimestre, y esos automóviles en tránsito se entregarán en breve a sus clientes al llegar a su destino en el primer trimestre».

En una señal de que las cosas no van como Musk quiere, el multimillonario ha traído a Tom Zhu, el jefe de Tesla en China, para dirigir la fábrica de Tesla en Austin, que fabrica el Model Y SUV/crossover, y pronto el tan esperado Cybertruck, la camioneta futurista de Tesla, cuya producción debería comenzar a mediados de 2023.

Para los accionistas de Tesla, todas estas preguntas son secundarias. Para un número creciente de ellos, el problema es Musk. Sí, Musk, su gran jefe y artífice del éxito de Tesla.

Confiaban ciegamente en él. Tenían una admiración sin igual por él y sabían que, mientras él estuviera presente, sus inversiones estarían en buenas manos y darían frutos.

Pero este año sucedió algo inusual: Musk personalmente decidió comprar Twitter para, según él, hacer de la plataforma un lugar para la libertad de expresión. Desde que el pasado 22 de abril hizo la oferta pública de adquisición de la red social, el Techno King, como se le conoce en Tesla, sólo ha estado centrado en Twitter.

Es omnipresente en la plataforma, ataca a sus supuestos enemigos y crea controversia regularmente. El problema es que desde la oferta de 44.000 millones de dólares por Twitter, las acciones de Tesla han perdido el 55.2% de su valor y su capitalización de mercado se ha reducido en más de 580.000 millones de dólares. Musk finalizó el trato el 27 de octubre, hace menos de dos meses. Las acciones de Tesla perdieron el 33.3% de su valor durante este breve período.

Inicialmente, los accionistas e inversores individuales guardaron silencio sobre la aventura de Twitter de su líder; pero cuando las acciones de Tesla comenzaron a tambalearse, comenzaron a pedirle indirectamente a Musk que se volviera a enfocar en Tesla, en cuanto a ellos, no hay duda de que el grupo automotriz está pagando las tribulaciones de Musk con Twitter.

¿Es Musk el problema?

Sin reacción por parte de Musk, comenzaron a hablar abiertamente y criticarlo. Las críticas de los accionistas ahora se están convirtiendo en una revuelta, algo sin precedentes en la comunidad de Tesla, donde Musk ha sido reverenciado hasta ahora.

«Elon ahora ha borrado 600 mil millones de dólares de la riqueza de Tesla y todavía nada de Tesla BOD (Junta de Directores)», criticó Ross Gerber, uno de los accionistas más vocales de Tesla el 16 de diciembre en Twitter. «Es totalmente inaceptable».

Gerber dijo que iba a tratar de formar parte de la junta: «Le notifiqué a Tesla que deseo postularme para el Directorio Ejecutivo de Tesla. Deseo que me agreguen a la declaración de poder. Es hora de que los accionistas de Tesla tengan una voz en el BOD así como una adecuada comunicación con el público».

Sin duda sorprendido por un ataque tan duro, Musk culpó de los problemas bursátiles de Tesla a la política monetaria de la Reserva Federal, como ya había hecho unos días antes. El banco central ha estado elevando agresivamente las tasas de interés para combatir la inflación en su nivel más alto en 40 años. Esta política provocará el llamado aterrizaje forzoso, también conocido como recesión, advirtieron muchos economistas.

«¡Tesla está funcionando mejor que nunca!» el multimillonario respondió a Gerber. «No controlamos la Reserva Federal. Ese es el verdadero problema aquí».

Musk proporcionó más explicaciones el 17 de diciembre: «Análisis de valores 101. A medida que la tasa de rendimiento real ‘libre de riesgo’ de las letras del Tesoro se acerca a la tasa de rendimiento mucho más riesgosa de las acciones, el valor de las acciones cae. Por ejemplo, si T- las letras y las acciones tenían una tasa de rendimiento del 10%, todos comprarían las primeras».

«La Reserva Federal no ha ayudado», bromeó un usuario de Twitter. «Pero el problema real es que a los accionistas les preocupa que Twitter esté consumiendo demasiado de su tiempo. Es una preocupación válida».

Fue entonces cuando Musk trató de justificarse diciendo que acababa de terminar una reunión sobre el progreso de la producción en la fábrica de Tesla en Austin.

«Literalmente acabo de terminar mi reunión repasando el progreso de producción de Giga Texas», respondió el emprendedor en serie a las críticas.

Es raro ver a Musk defenderse así. Por lo general, el multimillonario es bastante abrasivo y contraataca cuando se encuentra en una situación difícil. Estos intentos de justificarse sugieren que es consciente de que se está gestando una revuelta entre los accionistas, que solo ven disminuir sus inversiones.

“Amigos, aquí está la historia de amor”, tuiteó Leo KoGuan, uno de los mayores accionistas individuales de Tesla. «Elon se casó con U (SH), todas las noches susurra hermosas palabras, ‘Soy el primero en el último en salir’, tuyo por los siglos de los siglos, nunca te dejaré, envejeceremos y seremos ricos juntos».

«Después, él desapareció, durmiendo en el seno de otro. Estás durmiendo solo, con el corazón roto», agregó el inversionista.

Teslacerraba la sesión del viernes en los 149.07 dólares, continuando con la caída iniciada en diciembre, y las medias móviles de 70 y 200 periodos se mantienen por encima del precio. Mientras, los indicadores de Ei se muestran en su mayoría bajistas.

Estrategias de Inversión