Lleva la realidad del PIB: España crecerá solo un 1,3% en 2023

La OCDE coloca a España en presente y futuro con las realidades y estimaciones en un panorama global que se presenta claramente en negativo para el mundo en el próximo ejercicio. Los indicadores adelantados inmediatos colocan la media de los países más desarrollados en los 98,4 puntos, con una ligera caída, por debajo de los 100 puntos que marca la media a largo plazo.

En el caso de España esos leading indicators que anticipan lo que vendrá se ralentizan en menor media que el resto de los grandes de Europa, en tan solo 9 centésimas en los 97,35 y se colocan incluso por debajo de la media, situación en la que permanece desde el pasado mes de marzo.

OCDE indicadores adelantados de España OCDE indicadores adelantados de España

En cuanto a las perspectivas, vemos que hay una mejora, hasta el 4,7% en el crecimiento previsto para nuestro país en el presente ejercicio, desde el 4,4% anterior. Pero lo peor llegará en 2023, cuanto la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico rebaja en dos décimas más muestran un recorte de dos décimas, para dejar el posible incremento del PIB español en el 1,3%. Pero no olvidemos que hace solo 6 meses, la previsión de la OCDE para el crecimiento en España era del 2.2% Ya en 2024, el aumento de nuestro Producto Interior Bruto alcanzará el 1,7%.

Con todo y con estas perspectivas mayormente a la baja, estaremos bastante mejor que lo que se estima para un entorno europeo, recordemos además que hablamos del mayor destino de nuestras exportaciones, que incluso entrará en clara recesión, como es el caso de Alemania donde se espera un recorte del PIB para todo el año del 0,3%.

OCDE previsiones de crecimiento 2022, 2023 y 2024OCDE previsiones de crecimiento 2022, 2023 y 2024

Y es que, como señala la Organización con sede en París, la guerra de Rusia ha creado unos vientos en contra para la economía mundial en general y para la Europa en particular muy negativos y veremos sus mayores efectos en 2023. Con el Viejo Continente, como podemos ver en imagen, con el mayor efecto pernicioso a cuenta de la energía.

OCDE muestra el impacto de la energía en las distintas regiones mundialesOCDE muestra el impacto de la energía en las distintas regiones mundiales

Todo ello además con dos remanentes fundamentales, que seguirán existiendo, aunque en menor medida en 2024. Hablamos de la inflación y de las subidas de los tipos de interés, que encarecen el crédito y lastran inversión y consumo en empresas y familias de modo global. De hecho, el crecimiento económico mundial bajará al 2,2% en 2023.

El jefe en funciones de la OCDE Álvaro Santos destaca que “»Nuestro escenario central no es una recesión global, sino una desaceleración significativa del crecimiento de la economía mundial en 2023, así como una inflación todavía alta, aunque decreciente, en muchos países”

Y con la inflación volvemos a España para mirar a esas previsiones, que, si dejan mucho que desear en materia de crecimiento, peor lo serán en cuanto a los recios, porque como ahora veremos, aunque bajarán en los dos próximos años seguirán siendo persistente e inusualmente altos. En concreto, en nuestro país, la inflación acabará, según la OCDE 2022 en el 8,6% pero lo más negativo es que, tanto en 2023 como en 2024 la inflación bajará, pero quedará en niveles del 4,74% en ambos ejercicios, muy por encima del IPC habitual en nuestro país.

OCDE previsiones de inflación en los países y en España OCDE previsiones de inflación en los países y en España

La OCDE destaca en su análisis de España que el efecto depresivo, dice, de la inflación en el poder adquisitivo de los hogares y la mayor debilidad de las perspectivas en la demanda externa, ambos por el efecto inflación es la causa principal de la revisión a la baja de las previsiones. Destaca además que los tipos de interés en ascenso en la eurozona pesarán sobre la inversión empresarial, mientras se espera que la inversión pública mantenga el dinamismo a cuenta del apoyo de los fondos Next Generation EU.

También espera la Organización que el incremento en los tipos de interés por parte del BCE impacte negativamente en el consumo y en la inversión en vivienda. Y llama la atención sobre los precios de consumo. Una inflación que, como indicábamos a pesar de que se estabilicen como prevén los precios de la energía, se mantendrá alta, con impacto en un ejercicio 2023 con menor crecimiento.

Destaca además la OCDE que los principales riesgos que rodean estas proyecciones vienen datos por impacto en la actividad de los planes comunitarios para reducir el consumo energético y también la evolución de la guerra en Ucrania, aunque señala también, que es posible que España se vea menos afectada por la escasez de gas que el resto de los países de la UE porque depende menos de las importaciones del gas. E indica que, un uso más rápido de los Fondos Europeos aceleraría la recuperación del país.

Si quiere conocer los valores más alcistas de la bolsa, regístrese gratuitamente en Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión