Tras dos entradas en falso, una supuestamente en enero del 2022 y otra en julio del mismo año, ahora si en enero del 2023 entrará en vigor la aplicación del Nivel 2 del Reglamento Europeo sobre divulgación de información financiera sostenible (SFDR).

El calendario fue el siguiente:

  • Enero 2022: Declaración taxonómica
  • Enero 2023: aplicación de las RTS (incluidos los requisitos de información SFDR para los productos de conformidad con el art. 8/9 SFDR)
  • Junio 2023: Divulgación de los PIAs (Principios de Impacto Adverso o PAI en inglés) para el periodo de información comprendido entre el 1 de enero de 2022 y el 31 de diciembre de 2022

Según apunta FinReg360, el proyecto de RTS pretende:

  • contribuir a la toma de decisiones de los inversores con información fiable y comparable sobre las inversiones en «productos sostenibles» con objetivo medioambiental, y
  • recoger en un único acto delegado los requerimientos informativos de los reglamentos de divulgación y de taxonomía

Una oleada de reclasificaciones

Pues bien, con la entrada en vigor en enero del 2023 las gestoras ya han comenzado a ser algo más «prudentes» con la auto reclasificación de sus fondos en artículo 6, 8 y 9, marcando así una oleada de clasificaciones que no ha dejado atrás al sector europeo de ETFs.

No sorprende que una serie de gestoras necesiten reclasificar sus fondos y ETFs considerando la SFDR, ya que carecían de definiciones claras sobre las medidas que asignarían a un fondo o ETF a uno de los tres artículos. Con la exigencia de clasificar sus fondos antes de la publicación de las respectivas normas técnicas reglamentarias, algunas gestoras pueden haber sido  demasiado optimistas sobre sus credenciales ASG y clasificado sus productos lo más alto posible, es decir artículo 9.

Al anunciarse las RTS, las gestoras de fondos cayeron en cuenta  que las exigencias de los reguladores europeos para los productos asignados a los artículos 8 o 9 eran mucho mayores de lo que esperaban la mayoría de los participantes del sector y observadores del mercado. Además, las gestoras de fondos y ETF en Europa pueden esperar que los organismos de vigilancia del mercado en la UE pongan un mayor escrutinio en el cumplimiento de las RTS para el respectivo artículo SFDR.

Resultó sorprendente que en el caso de los fondos cotizados que siguen uno de los dos índices de referencia climáticos de la UE (Paris-Aligned Benchmarks y el Climate Transition Benchmarks) no se clasificaran automáticamente como productos artículo 9. De ahí que varios ETFs que se clasificaron como artículo 9 se reclasifiquen como artículo 8 del SFDR. 

La sombra del «lavado verde» ha sobrevolado este año, especialmente en la segunda mitad del 2023, con lo que no es de extrañar que las reglas fueran más estrictas de lo esperado para que los fondos y ETFs clasifiquen prudentemente sus productos.

Sin embargo, estas reclasificaciones están sacudiendo las respectivas estadísticas del mercado y, por lo tanto, pueden dar lugar a cierta confusión hasta finales del primer trimestre de 2023. Además, la última propuesta de reglamento para la integración de términos ESG o derivados y/o relacionados en el nombre del fondo provocará más distorsiones en el universo de fondos sostenibles. Se trata de un riesgo reputacional importante para las gestoras de activos.

Según ha publicado Citywire y Mornigstar, en varias de sus notas, existen incertidumbre en cuanto a los fondos clasificados como artículo 9 y lo que es inversión sostenible bajo SFDR nivel 2. «Las gestoras han rebajado de calificación los fondos artículo 9 y lo han hecho por precaución, evitando ser acusados de lavado verde. Además saben que algunas de sus estrategias clasificadas como artículo 9 no cumplirán los criterios de inversión 100% sostenible, independientemente de cómo se defina una inversión sostenible», comentó la directora global de análisis sostenible de Morningstar, Hortense Bioy.

Adicionalmente, según comentaron a Estrategias de Inversión algunos responsables de gestoras internacionales, ello traerá un flujo importante de activos, ya que hay muchos inversores que compraron esos fondos artículo 9 pensando que eran verde oscuro y ahora esos fondos son verde claro, con lo que es de esperar salidas importantes de dichos fondos de inversión.

Entre las gestoras que han reclasificado fondos artículo 9 a 8 en las últimas semanas están:

  • Morgan Stanley IM, habiendo reclasificado a 4 fondos que son MS INVF Sustainable Euro Corporate Bond, MS INVF Sustainable Global Credit, MS INVF Global Blanaced Sustainable y MS INVF Sustainable Euro Strategic Bond. Estos cuatro fondos suman en total unos 120 millones de euros.
  • Amundi, sin conocer el número exacto de fondos, parece que han reclasificado la mayoría que eran artículo 9 a 8, considerando unos 45 billones de euros.
  • DWS, reclasificó casi unos 2 billones de euros de fondos artículo 9 a 8, entre los que están DWS Invest CROCI World SDG, DWS Invest SDG Global Equities, DWS Invest SDG European Equities, DWS Invest CROCI Europe SDG y DWS SDG Global Equities domiciliado en Alemania.
  • Kempen, reclasificó 3 fondos que suman unos 880 millones de euros de activos gestionados, entre los que están el Kempen Lux Sustainable Europe Small-Cap, Kempen Lux Euro Sustainable Credit y el Kempen Lux Global Sustainable Equity.
  • HSBC, ha rebajado 7 fondos cotizados alineados con el Acuerdo de Paris, como HSBC MSCI Europe, Japan, USA, World, Asia Pacific ex-Japan y Emerging Markets Climate Paris-Aligned
  • Invesco, también ha reclasificado a algunos fondos cotizados como MSCI Emerging Markets, Europe, Japan, USA and World ESG Climate Paris Aligned Ucits ETFs
  • BlackRock, también clasificó 17 fondos cotizados entre ellos iShares MSCI EMU Paris-Aligned Climate, iShares MSCI USA ESG Enhanced and iShares Smart City Infrastructure Ucits ETFs
  • Robeco también anunció en octubre que reclasificaría siete estrategias artículo 9
  • Axa IM, según un artículo de Morningstar había ya reclasificado 21 estrategias recientemente y planeaba reclasificar otras 24 estrategias

Un 4,3% de los fondos europeos al final del 3T22 eran fondos artículo 9

Según el informe de Morningstar elaborado por Nortense Bioy, al final del tercer trimestre del año, el 33,6% de los fondos de la UE declaraban «promover características medioambientales y/o sociales» (artículo 8), mientras que el 4,3% afirmaba tener «un objetivo sostenible» (artículo 9). El resto son fondos (artículo 6) que declaran no tener características ASG.

En términos de activos, los fondos del artículo 8 y del artículo 9 representaron una mayor proporción del universo de la UE: 53,5% en conjunto, dividido en 48,3% para los fondos del artículo 8 y 5,2% para los fondos del artículo 9.

Mientras tanto, los inversores siguieron invirtiendo en los productos del artículo 9, que registraron entradas netas de 12.600 millones de euros en los últimos tres meses, más del doble de los 6.000 millones de euros del segundo trimestre. Las tasas de crecimiento orgánico de los productos del artículo 9 han sido las más elevadas desde la introducción del SFDR, y se han mantenido positivas este año. Mientras tanto, las tasas de crecimiento orgánico de los fondos del artículo 8 y del artículo 6 se hundieron aún más en territorio negativo.