El mercado de las criptomonedas está en plena ebullición. Con el Bitcoin en máximos históricos y con poca pinta de desplomarse a corto plazo, y  Ethereum también disparada. Una fiebre que ha arrastrado a otras monedas a sus niveles más altos en mucho tiempo aunque hay «joyas» que llevan aumentando su valor desde hace años sin hacer demasiado ruido. 

A la fiebre por las criptomonedas se une la de la Inteligencia Artificial. Las teorías sobre el futuro de la IA son diversas.  Algunos, como el magnate estadounidense Bill Gates, la han comparado con una bomba atómica, mientras que existen robots humanoides capaces de interactuar con las personas de manera sorprendente. Recientemente, un científico ha generado controversia al hablar sobre el momento en que la IA podría volverse independiente y comenzar a funcionar por su cuenta.

Recientemente, Ben Goertzel, CEO de SingularityNET, ha compartido predicciones sobre el momento en que la IA podría escapar del control humano. Según Goertzel, para el año 2031, la IA habrá alcanzado un nivel de sofisticación tal que podría comenzar a operar de manera autónoma. Esta noción plantea tanto riesgos como beneficios. 

Hasta que eso llegue, o no, podemos combinar la tecnología de las criptomonedas con el potencial de la Inteligencia Artificial.  Las criptomonedas de IA son tokens que usan la inteligencia artificial para mejorar la seguridad, escalabilidad, experiencia de usuario e incluso puede entrenarse para automatizar y crear eficiencia o confianza en numerosos ecosistemas cripto. Además, tanto las criptomonedas como los tokens IA pueden impulsar aplicaciones o proyectos basados en la IA, incluídos los DEX (Top descentralized Exchange). Fetch. AI. Esta criptomoneda se encuentra en máximos históricos y con una capitalización de mercado de 2.200 millones de dólares. Esta plataforma descentralizada de código abierto pretende construir un nueva economía digital con la creación de agentes autónomos que sirvan como herramientas potenciadas por la IA. Su token nativo, FET, es un medio de intercambio dentro del sistema. 

Con una red sin permisos a la que cualquiera puede unirse y utilizar para obtener conjuntos de datos seguros, Fetch.ai democratiza el acceso a la tecnología de IA al permitir que la IA autónoma lleve a cabo tareas que aprovechen su extensa red global de datos.

Los casos de uso como la optimización de los servicios de comercio de DeFi, las redes de energía inteligentes, el estacionamiento y la micromovilidad en las redes de transporte y los viajes, básicamente cualquier sistema digital complejo que dependa de conjuntos de datos masivos, son la base de la arquitectura Fetch.AI.

Los incondicionales de la industria como Bosch han colaborado con Fetch.ai para lanzar una red blockchain completamente funcional.Además,  Fetch también ha colaborado con Festo, un fabricante internacional líder de sistemas neumáticos y electroquímicos, para lanzar un mercado de fabricación descentralizado.

Ocean Protocol lleva un gran recorrido este año y está alcanzado niveles no vistos desde 2021. La criptomoneda cuenta con una capitalización de 686 millones de dólares, que ha multiplicado por tres en sólo un año. Es un proyecto basado en la red blockchain de Ethereum y tiene como objetivo permitir a los individuos y empresas el intercambio y la monetización de datos. Por ejemplo, pone datos a disposición de investigadores, empresas emergentes y otras personas que necesiten dicha información.  El token nativo del proyecto se llama OCEAN, que es un token ERC-20 que alimenta la red.

Esta tecnología proporciona al mercado una nueva y poderosa forma de aprovechar sus datos. Hoy en día, el Ocean Protocol presta servicios a un valioso nicho de mercado. 

Por último, Singularitynet cuenta con una capitalización de 1610 millones de dólares. Se encuentra entre los tokens de IA más notables del criptoespacio actual. Su plataforma permite a los usuarios comprar y vender productos que utilizan tecnología de IA. Esto puede incluir modelos de datos y diversas herramientas impulsadas por IA. La plataforma también permite a cualquiera construir, compartir y monetizar servicios de IA. Como resultado, tiene un mercado internacional y el token AGIX se utiliza para todos los pagos en el ecosistema.

Respaldado por el científico de renombre mundial Ben Goertzel, la compañía intenta construir la primera inteligencia artificial general del mundo. Goertzel es también una de las mentes principales detrás de Sophia the Robot. Entonces, si (o cuando) los robots súper inteligentes gobiernen  el mundo, probablemente querrá tener algo de SingularityNET en su wallet. 

Aprende a invertir en activos digitales.

Estrategias de Inversión lanza una nueva edicción del curso on.line sobre inversión en activos digitales.

Todo lo que necesitas para aprender a ganar en Bitcoin, CBDCs y Tokenización de activos.

Desde 0 hasta lo que un asesor debe entender. Pincha aquí para ver toda la información

Estrategias de Inversión