Con más de 1,8 trillones de dólares en activos, Europa es el segundo mercado mundial de fondos cotizados (ETF). Sin embargo, los ETF representan menos del 10% del total del mercado europeo de fondos, frente al 20% en Estados Unidos. El potencial relativamente inexplotado del mercado mercado europeo de ETF lo hace atractivo para los proveedores de ETF que buscan ampliar su  huella global y para los incumbentes que intentan evitar la dura competencia del mercado estadounidense. Año tras año, los activos invertidos en ETFs en Europa alcanzan cotas cada vez más altas. 

En la última entrevista que hicimos a los country managers de gestoras internacionales con presencia en España, uno de los temas de relevancia son los ETFs y su fuerte incursión en Europa, a pesar de que el volumen de AuM sigue siendo inferior al gestionado en los EE.UU.

No obstante, muchas gestoras tradicionales siguen valorando la posibilidad de incursionar en el negocio de los ETFs, especialmente los de gestión activa, primando así sus objetivos y ADN de gestión activa tradicional. La justificación de ello, es aprovechas sus estructuras actuales de análisis fundamental y de gestión para lanzar el negocio de ETFs activos, donde el volumen compensaría las menores comisiones totales. 

Sin embargo, los costes de establecer un negocio de ETFs puede ser un freno en el mercado europeo, según el reciente estudio realizado por la consultoría Blackwater, que encontró que más de la mitad (54%) de los gestores de fondos mutuos europeos encuestados citaron el alto coste de establecer un negocio de ETFs como su mayor preocupación. Y no en vano, lanzar un ETF en Europa presenta matices únicos que pueden suponer un reto incluso para el gestor de ETFs más experimentado. Con más de 20 bolsas y cámaras de compensación, el mercado está extremadamente fragmentado, en comparación con el mercado estadounidense. 

A ello se suma que actualmente en la Unión Europea existen 14 divisas, 17 cámaras de compensación de contrapartida (CCPs) y 31 depositarios centrales de valores, según la Asociación de la Industria de Fondos de Luxemburgo (ALFI)

Para complicar aún más las cosas, aproximadamente el 70% de la negociación europea de ETF se realiza en mercados no organizados. Todo esto significa que los gestores de ETF tienen que tener en cuenta consideraciones adicionales de liquidez y calendario de liquidación en sus modelos europeos. 

Antes de lanzar un ETF en Europa hay que tomar algunas decisiones: elegir el domicilio, la estructura del fondo . . .  y los proveedores de servicios para recibir la autorización:

Entre las principales preocupaciones de los incumbentes al mercado de ETFs es el coste de creación del negocio, que suele ser demasiado elevado, pero la demanda es tal que uno de cada cuatro encuestados cree que será inevitable ofrecer algún tipo de ETF. Incluso, algún directivo de una gestora francesa en España nos ha comentado que podría ser vía crecimiento inorgánico.

En una entrevista reciente a la responsable del negocio de ETFs Iberia y Latam & US Offshore, Laure Peyranne, enfatizó además de los costes (que si que son elevados) es necesario el expertise, que no es algo que se adquiera de la noche a la mañana.

En la encuesta de Blackwater titulada «Lo que piensan los gestores europeos de fondos de inversión sobre los ETF», se revela una mezcla de alarmas y oportunidades entre los gestores encuestados. El crecimiento esperado del mercado europeo de ETFs, según estimaciones de EY, podría ser un 15% anula hasta 2030, lo que impulsa que el 92% de los encuestados respondieran que tienen previsto lanzar un negocio de ETF o intensificar su estudio/análisis (due dilligence) en los próximos años, que compara con solo un 9% que respondieron a la misma pregunta en 2021.

¿Podría ser esto la salvación de la gestión activa?

Según apuntan expertos de varios proveedores de ETFs en Europa, como JPMorgan, Franklin Templeton y otros es que para los gestores de fondos con estrategias activas, sería la «guinda del pastel» poder presumir de que una estrategia activa existente se ofrezca ahora también como un ETF activo, con la transparencia, liquidez, bajas comisiones y accesibilidad inherentes a estos productos.

Gran parte del atractivo de los ETF activos ha procedido de la  renta fija. Mientras que los ETF pasivos comenzaron su andadura con la renta variable, los ETF activos se originaron en la renta fija porque los inversores no estaban satisfechos con los índices de bonos ponderados por capitalización de mercado que les exponen a las naciones y empresas más endeudadas cuando invierten de forma pasiva.

También Domingo Barroso, director de ETFs & Index Iberia de Fidelity, comento en alguna entrevista  que los gestores activos que ya cuentan con un historial de éxitos son los que tienen más probabilidades de triunfar en el mercado de ETFs activo.

  

TE INTERESA

Estrategias de Inversión ofrece una cartera de bolsa y  fondos en la sección premium, con un objetivo de crecimiento a largo plazo y que invierte en las megatendencias más atractivas en cada momento.

Descubre las carteras y los análisis independientes para invertir en sectores con tendencia alcista en la zona premium de Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión