Durante décadas, Londres fue el principal nexo de las finanzas europeas, fusionando el dinero continental con las ideas transatlánticas sobre qué hacer con él. Pero dos años después de que el Brexit se hiciera realidad, se ha producido un claro cambio al otro lado del Canal de la Mancha.

Según información de Bloomberg, las ciudades de la Unión Europea se están repartiendo el botín, creando un paisaje más fragmentado. En París se realizan operaciones bancarias de diversa índole, en los Países Bajos se negocian acciones y en Fráncfort los abogados y contables de las empresas estudian minuciosamente los detalles. Dublín, Milán, Madrid y Varsovia desempeñan importantes papeles secundarios.

Pero si hay una ciudad que puede presumir de ser el nuevo centro neurálgico del bloque, ésa es París,  que se ha visto empañada recientemente  por las protestas en contra de los planes de aumentar la edad de jubilación del presidente Macron, con huelgas en todo el país e imágenes de basura ardiendo en las calles. Pero las cifras que trabajan en las oficinas de los titanes de Wall Street apuntan a una nueva realidad bancaria europea, que ha llevado consigo una significativa reubicación de dinero y gente del sector financiero.

No obstante, Londres sigue siendo mucho más grande en número de empleados, activos y volumen de negocio, pero su de la UE está erosionando ese estatus ancestral. La ciudad ha renunciado de hecho a su papel de sede por defecto para que las empresas accedan a los fondos de capital mundiales a través de los mercados de acciones y bonos.

JPMorgan Chase & Co. tiene ahora en Paris unos 550 empleados de mercados, contando vendedores y operadores, lo que supone multiplicar por 22 su plantilla en 2019. Bank of America Corp. cuenta con 600 empleados, seis veces más que antes del Brexit de 2016. Citigroup Inc. está construyendo una nueva sala de negociación a la vuelta de la esquina de la avenida de los Campos Elíseos. El equipo de mercados globales de Goldman Sachs Group Inc. se ha más que duplicado en los últimos dos años, y el banco prevé que esas cifras sigan aumentando. «París es ahora nuestro mayor centro de negociación en la UE», dijo en una entrevista Marc d’Andlau, uno de los codirectores de Goldman en Francia. «Antes, si no te sentabas en Nueva York, Londres o Hong Kong podías sentirte alejado. Eso ya no es así».

Según palabras del gobernador del Banco Central de Francia «Paris es la única ciudad que se ha beneficiado de la deslocalización en todos los segmentos de la industria financiera, y lo que es más importante, que estos traslados no han sido acontecimientos puntuales sino un cambio constante que no demuestra signos de perder fuerza».

Las cifras de la Autoridad Bancaria Europea publicadas en enero mostraron que el número de banqueros de inversión y traders en Francia que ganan más de un millón de euros (1,1 millones de dólares) aumentó casi un 80% desde 2017. Aunque la gran oleada inicial de deslocalizaciones ha terminado en gran medida, muchos ejecutivos que hablaron con Bloomberg dijeron que esperan que el número de empleados siga creciendo gracias a la contratación local.

Paso a pasito . . . 

Todo ello no ha sido de la noche a la mañana. A seis años tras el referendum y cinco años desde que Reino Unido activara el Artículo 50, según el estudio de EY Financial Services Brexit Tracker, muestra que esos anuncios por parte de las empresas de servicios financieros anunciaran su deslocalización se ha estabilizado. 

Desde principios de 2018, los mayores bancos internacionales han multiplicado por más de seis los activos contabilizados en sus entidades de la eurozona, hasta casi 1.7 billones de euros, según Bloomberg.  Por su parte, el centro de la gestión de riesgo se trasladó a Fráncfort. Sin embargo, el BCE afirma que ninguna autoridad había tenido que asumir nunca la supervisión de tantos bancos de inversión extranjeros en un periodo tan corto.

Ese movimiento de dinero está siendo igualado, en cierta medida, por el de personas. Según la consultora EY, unos 7.000 empleados abandonaron Londres en la fase inicial. Aunque se espera que posteriormente esos centros financieros regionales pasen a la contratación local, como lo hizo el año pasado Goldman, contratando al primer grupo de becarios en Paris. 

A pesar de todo lo anterior, el Reino Unido mantiene su ventaja de 20 años como primer destino europeo de inversión en servicios financieros, aunque es difícil no reconocer que su ventaja se ha reducido considerablemente. Pero Londres se mantiene como la principal ciudad europea para el FDI en servicios financieros.

La inversión extranjera directa de servicios financieros (FDI) cayó 2.8% en toda Europa en 2021, siendo el tercer descenso consecutiva anual.  La posición del Reino Unido en relación con otros mercados europeos, su ventaja se ha reducido, y la diferencia entre el Reino Unido y Francia, segundo clasificado, se acortó considerablemente en 2021, según apunta EY. Mientras que el Reino Unido atrajo 63 proyectos de servicios financieros el año pasado, Francia registró 60 proyectos, su mayor número en la década. Francia es un país cada vez más popular para la inversión en servicios financieros y los resultados de estos proyectos deberían indicar al Reino Unido que debe hacer más si quiere mantener su posición de liderazgo. Sin embargo, más allá de las cifras principales, es importante señalar que el Reino Unido consiguió un mayor número de proyectos «nuevos» en 2021, que suelen implicar mayores niveles de creación de empleo.

España no se queda atrás

La presencia local es un tema clave para el crecimiento del negocio, con acuerdos de distribución y contacto cercano con el cliente. Eso ha hecho que muchas gestoras internacionales abran oficina en España, una de ellas ha sido Wellington AM que abrió oficina el año pasado, aunque según comentó Erich Stock, responsable de Distribución para el sur de Europa, ya contaban con clientes y activos bajo gestión años antes de la apertura de la oficina en Madrid. Y como la gestora gala hay otras tantas que desde hace un par de años han decidido desembarcar en Europa, y en concreto en España, con un goteo constante.

Son varias las gestoras internacionales que se han instalado en nuestro país en los últimos años, tanto que ahora hay unas 48 gestoras internacionales:

Según comentó Belén Ríos, directora de venta institucional y mayorista para Iberia de J. Safra Sarasin SAM, «estamos viendo un gran número de gestoras globales desembarcando en nuestro país. La llegada de dichas entidades está alentando el desarrollo del mercado local. Estamos ante un entorno vibrante y lleno de oportunidades».

Y como ella, también nos comentó en su momento Andrés Pedreño, responsable de ventas para Iberia de Wellington Management, la presencia local y cercanía con los clientes es un factor clave para el mejor servicio al ciente, especialmente en un mercado tan altamente concentrado como el español. Añade que cuando hicieron el análisis para abrir la oficina se percataron de que Wellington era una de las mayores gestoras sin presencia física en Madrid y por ello en 2022 dieron el paso, respaldados por unos activos que hoy son más de 1.300 millones de euros.

Por tanto, el Brexit ha traído beneficios para algunos países del continente Europeo, como España, Francia, Alemania, y otros.

TE INTERESA

Si quiere aprender a invertir y gestionar su patrimonio, Estrategias de Inversión ha desarrollado un curso on.line para que aprenda a invertir a corto, medio y largo plazo con nuestro curso on.line para aprender a invertir en bolsa y fondos de inversión con dedicación de 15  minutos al día aprendera tanto Análisis Fundamental, Análisis Técnico , Macroeconómico u operativa con fondos de inversión para aplicarlo a sus inversores

Cualquier inversor puede formarse con uno de nuestros cursos más globales para invertir. Más información AQUÍ 

Estrategias de Inversión