Lagarde teme más presiones inflacionistas por la reapertura de China

Esta semana se ha producido un amplio debate en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) sobre si la decisión de Beijing de poner fin a su política de tipos de Covid Cero traerá más o menos inflación. Si bien la reapertura del país podría aliviar las presiones sobre la cadena de suministros, China consumirá más energía y esto se sumará a las actuales presiones inflacionistas.

La reapertura de China es “algo que será positivo para China sobre todo, algo que será positivo para el resto del mundo, pero tendremos presiones inflacionistas muchos de nosotros, simplemente porque el nivel de energía que consumió China el año pasado fue ciertamente inferior al que consumirá este año, la cantidad de GNL [gas natural licuado] que comprarán al resto del mundo será mayor de lo que hemos visto hasta ahora, y no hay tanta capacidad de reserva en términos de petróleo y gas”, dijo Christine Lagarde durante un panel en Davos recogido por CNBC.

“Así que habrá restricciones, habrá más presión inflacionista derivada de esa demanda añadida”, añadió.

El BCE subió los tipos cuatro veces a lo largo de 2022, situando su tipo de depósito en el 2%. En diciembre, el banco central dijo que volvería a subir los tipos en 2023 para hacer frente a una inflación desorbitada.

Los últimos datos han mostrado una ralentización de la inflación general, aunque sigue estando muy por encima del objetivo del 2% del BCE. La inflación de diciembre se situó en el 9,2, según el dato adelantado. Se trata del segundo descenso mensual consecutivo de la subida de precios en la zona euro.

Suscríbete a Estrategias de Inversión y disfruta del área Premium.

Estrategias de Inversión