Lael Brainard (Reserva Federal): "El ritmo de aumento de tipos puede disminuir"

La vicepresidenta de la Reserva Federal, Lael Brainard, ha señalado que el ritmo de aumento de tasas puede disminuir pronto. Indicando que es probable que el próximo aumento sea de solo 0,5 puntos porcentuales en la reunión del 13 y 14 de diciembre, tras los cuatro aumentos de 0.75 puntos según Nick Timiraos en The Wall Street Journal.

“Probablemente será apropiado pasar pronto a un ritmo más lento de aumentos”, dijo Brainard durante una discusión moderada organizada por Bloomberg News el lunes.

La Reserva Federal ha elevado las tasas en 3,75 puntos porcentuales desde marzo, el intervalo más rápido de aumentos de tasas desde principios de la década de 1980. El banco central elevó las tasas a un rango entre 3,75% y 4% en su reunión a principios de este mes.

Un ritmo más lento de aumentos de tasas le daría a la FED más tiempo para estudiar cómo sus movimientos este año están desacelerando la economía de maneras que aún no se pueden observar, destacó Brainard.

“Tenemos trabajo adicional que hacer. Al avanzar a un ritmo más deliberado, podremos evaluar más datos y ajustar mejor el camino de las tasas para reducir la inflación”, indicó Brainard

En septiembre, los funcionarios anotaron aumentos que podrían elevar la tasa a alrededor del 4,6% en 2023. En una conferencia de prensa posterior al aumento de la tasa de la FED el 2 de noviembre, el presidente Jerome Powell sugirió que el nivel máximo final para las tasas probablemente se ha movido más alto desde que los funcionarios presentaron esas proyecciones.

Brainard indicó que los funcionarios estarían monitoreando de cerca los datos económicos para evaluar cuánto tendrían que subir las tasas para combatir la inflación, que está cerca de un máximo de 40 años. Después de eso, dijo, los funcionarios tendrían que determinar por cuánto tiempo mantener las tasas en ese nivel.

“Los datos publicados la semana pasada que mostraron una desaceleración en la inflación general fueron tranquilizadores”, añadió Brainard, en parte porque sugirieron que finalmente se estaba materializando una caída anticipada en los precios de los bienes duraderos, como automóviles y muebles.

El Departamento de Trabajo informó la semana pasada que los llamados precios básicos, que excluyen alimentos y energía volátiles, aumentaron un 0.3% desde septiembre, la ganancia mensual más pequeña en un año, y un 6,3% año tras año, por debajo de 6.6% en septiembre. Los inversionistas y los formuladores de políticas observan de cerca las lecturas centrales como un reflejo de las presiones generales sobre los precios y como un predictor de la inflación futura.

Brainard señaló que vio evidencia de que el crecimiento de los salarios se estaba moderando, lo que jugaría un papel importante en la desaceleración de la tasa de inflación del sector de servicios de la economía.

Un rápido aumento en los costos de la vivienda en los últimos dos años también está contribuyendo a las lecturas de inflación elevadas. A pesar de cierta evidencia de que los alquileres y otros costos de vivienda se han reducido, Brainard indicó que esperaba que los costos elevados de alquiler mantuvieran las lecturas de inflación elevadas hasta bien entrado 2023 debido a cómo las agencias estadísticas miden la inflación de los costos de vivienda.

Estrategias de Inversión