•    Con el año 2024 ya arrancado, los resultados de 2023 sobre la mesa, el mercado americano haciendo máximo tras máximo…. ¿Qué previsiones tenéis para el que se prevé el año de las bajadas de tipos de interés?
Creo que las bajadas de tipos son las claves. Hemos vivido un 2022 y 2023 con subidas muy relevantes en los tipos oficiales y este año en algún momento empezarán a bajar una vez la inflación parece que empieza estar controlada. Estas bajadas de tipos harán que la economía se empiece a reactivar y que el consumo y la inversión también lo hagan. Esto va a provocar que los beneficios empresariales vuelvan a tener un tono positivo, en Europa pero sobre todo en Estado Unidos, y que continúe en 2025 e incluso 2026. La previsión, aunque es cierto que los mercados americanos han tenido un avance muy positivo, es que continúa porque la tendencia de fondo es al alza. Se espera un año positivo en el que los retornos de los activos de riesgo serán positivos y un año en que la renta fija empiece también a aportar. El año no ha comenzado bien para este activo. Los Bancos Centrales bajarán tipos, menos de lo que se esperaba en diciembre y esto provocará que la renta fija también sea un activo que otorgue rentabilidad y eso pasará cuando comiencen a bajar los tipos de interés. 

•    Recientemente nos han comentado que vivimos en un mundo a tres velocidades: Europa con un crecimiento anémico, Estados Unidos creciendo por encima y la gran duda está en los emergentes cuando la aportación al crecimiento del PIB China es significativa. ¿Cuál es vuestra opinión sobre el gigante asiático?
China tiene un problema desde 2022 en que aplicó la política de Covid Cero y que provocó que China creciera “solo” un 3%, que para el país es estar prácticamente en recesión (por debajo de crecimiento del 5% no genera empleo). En 2023 se esperaba que empezara a tener un crecimiento económico acorde a lo que se espera de China pero no lo ha conseguido y todos los problemas que tiene internos está provocando que el crecimiento para 2024 y 2025 sean inferiores a los de 2023. Su problema es que no consigue reactivar la economía y hacerla crecer por encima del 5%. El objetivo de China es crecer por encima de esa cifra pero no dice cómo y hasta que no ponga en encima de la mesa un paquete de medidas fiscales y monetarias que permitan dar una sensación de seguridad en el crecimiento estimado, no va a arrancar. Además, no hay una credibilidad grande en el objetivo de crecimiento para este año. China está lastrando a todos los emergentes y hasta que no ponga sobre la mesa un programa de estímulo lo suficientemente contundente para convencer a los inversores, va a ser complicado que lo haga mejor que el resto de mercados. Y si no lo hace bien China, no lo hará bien el resto de emergentes.

•    ¿Cómo estáis preparando las carteras para cuando se produzca el giro en la política monetaria?
Ya tenemos las duraciones. Los vencimientos de renta fija son más largos que los de los índices que seguimos, estamos sobreponderados porque creemos que la duración va a pagar, es decir, tomar riesgo a largo vencimiento nos reportará beneficios en los próximos años. Una vez empiecen a bajar tipos, los Bancos Centrales estarán varios años bajando los tipos por lo que los tipos que hay hoy no estarán ni en 2025 ni en 2026 y eso nos lleva a tomar posiciones en plazos más largos para que las carteras se beneficien de las bajadas de tipos de los próximos años. 

•    2023 fue un excelente año de renta fija y 2024 anticipa que, aun siendo más selectivo, también lo será, ¿qué estrategia es, vuestro juicio, clave este año?
Casi todo en emisiones corporativas y de buena calidad, de grado de inversión. En High yield estamos algo más cautos porque el riesgo de un impago es mayor en este momento del ciclo que un emisor con una calidad crediticia superior. En Gobiernos también estamos positivos, sobre todo en periféricos, pero pagan menos que los corporativos.

•    Porque…¿cuál es el activo al que estáis dando más peso en las carteras actualmente?
Depende del cliente. El inversor español tiene mucho peso en renta fija pero también estamos muy positivos con la renta variable porque será un activo que dará retornos en los próximos años Por lo tanto creemos que el cliente tiene que tener su cartera posicionada donde esté cómodo, respetando sus perfiles de riesgo. Hay que aprovechar el buen momento de los mercados de renta variable que creemos que va a continuar pero cada cartera tiene que estar en el perfil donde el cliente esté cómodo. 

¿Con qué activos estáis reduciendo la volatilidad de la cartera? 
Siempre hay un activo que usamos como compensación al riesgo que es el dólar. Al tener mucha posición en activos dólar, sobre todo en bolsa americana, la propia divisa actúa como compensación pues se fortalece cuando hay una incertidumbre global. Y en la parte de renta fija estamos usando fondos monetarios porque, como los tipos de interés no han bajado, nos están dando entre el 3,5-4% que en una renta fija de corto plazo es un tipo excelente.  

Estrategias de Inversión