El año no está cerrado pero la volatilidad (mala) que han sufrido los mercados ha condicionado el comportamiento del negocio de los brokers. Un negocio que, de cara a 2023, tiene muchas expectativas puestas en una cierta relajación de los factores geopolíticos, monetarios y energéticos.

De izquierda a derecha: Silvia Morcillo (Ei), Alberto Medrán (XTB), Guillermo Galey (Activotrade) y Aitor Odriozola (BBVA Trader) 

Dejamos atrás uno de los peores años en bolsa y nos embarcamos en un 2023 en el que hay mucha esperanza en que todo, pero especialmente la volatilidad y el miedo, se relajen. Porque ese ha sido el principal condicionante del mercado desde el mes de marzo y que ha provocado que “la descorrelación entre volatilidad y volumen de operativa, ha sido altísima”, asegura Guillermo Galey, CEO de Activotrade. Y es que si algo ha tenido este ejercicio es una volatilidad “mala”, es decir, por encima de la media con un exceso de miedo que ha derivado en esa dispersión entre negocio y volatilidad. 

Después de los años 2020 y 2021 que han sido espectaculares a nivel de actividad en todos los productos que ofrecemos a nuestros clientes en BBVA Trader, e incluso el primer trimestre de 2022 que también ha mostrado niveles de negociación muy buenos por parte de todo tipo de inversores, “a partir de abril ha habido un decrecimiento de los volúmenes negociados en torno al 20%”, cifra Aitor Odriozola, Senior Executive de BBVA Trader. 

“Sin embargo, sí hemos notado un incremento de la actividad en producto apalancado a doble dígito, en torno al 25%, y se debe fundamentalmente a la volatilidad que hemos vivido en los mercados desde el inicio de la guerra de Ucrania. La volatilidad, que tanto afecta a la aversión al riesgo del inversor de productos de contado, sí puede ser favorable para aquel que opera intradía o en productos apalancados como los futuros o el CFD”.

Unas cifras que son más positivas en el caso de XTB. Alberto Medrán, Director general para España, Portugal y Rumanía del bróker habla de crecimientos a doble dígito, ocasiones por la volatilidad que “continuarán en 2023 siempre y cuando no nos pasemos de frenada. Sabemos que hay eventos geopolíticos que pueden afectar negativamente al ánimo inversor y por eso es importante mantenerlos bajo control”. 

Aunque si algo hemos visto este año es cómo muchos inversores, que entraron en su mayoría en 2020 en pleno mercado alcista y cuando no importaba el precio que se pagaba porque todo subía, han empezado a saber cómo es el mercado. “De ahí que haya crecido más la parte de riesgo, porque son inversores con más nivel de conocimiento que aprovechan los productos que ofrecemos”, dice el experto de BBVA Trader. 

En la búsqueda del entorno ideal para el negocio del brokerage, desde Activotrade reconocen que “una volatilidad baja ofrece bajos volúmenes. La volatilidad da oportunidades de inversión pero en su justa medida”, asegura Galey que cree que ahora mismo hay un exceso de volatilidad frente a un temor de una situación que se está descontando: habrá recesión en el primer trimestre, los tipos seguirán subiendo para controlar la inflación…pero también habrá un momento de ralentización y punto de inflexión”. Desde XTB advierten de que el “mundo ideal” estaría descrito por entornos de alta volatilidad con períodos estables ( sin riesgos geopolíticos, de políticas monetarias o del sector energético, que son los tres que están dotando de más inestabilidad al entorno). 

La regulación, clave para gestionar la fragmentación del mercado español 

A nivel regulatorio, las tres casas están de acuerdo en que todo lo que sea ir en pro de proteger al cliente es bueno. “Lo que tenemos que hacer es cumplir con la regulación, pues si es buena para el cliente es buena para nosotros, y que sobre los players que no cumplan tanto o intenten eludir, sea donde el regulador intervenga”, admite Odriozola.  Galey define la intervención del regulador en los últimos años como “reactiva”, lo que obliga a cumplir con unas obligaciones muy elevadas.. Un ejemplo está en el tema de la sostenibilidad.  Lo cierto es que a pesar de lo que se ha avanzado en temas regulatorios, sigue habiendo entidades que operan al margen y en esto tiene que ver la realidad del propio mercado español: es el mercado más fragmentado de Europa “con lo que algo pasa en nuestro mercado para que haya tantos players frente al resto de la UE e incluso nivel internacional y un mercado tan fragmentado lleva implícito una labor del regulador de mayor calado”, asume el experto de XTB. 

Parte de esta fragmentación se ha desarrollado con la eclosión que hemos visto en los últimos años con las criptomonedas. Desde BBVA Trader el mensaje es claro: “seguimos este tema muy de cerca y estamos esperando a que salga la propuesta de regulación MiCA (Regulación del Mercado de Criptoactivos) para ver cómo actuar pues hablamos de activos que son muy volátiles, el 90% de la población no sabe en qué invierte y vemos que hay gran interés por parte de los mismos”. Otra cosa es la tecnología que hay detrás, donde recientemente han registrado un bono con tecnología blockchain y “seguiremos avanzando y explorando en las oportunidades que nos da la época en la vivimos”.

El experto de Activotrade reconoce que a menudo se mezclan tres factores que poco tienen nada que ver: 1) la tecnología,  que ya estamos empezando a ver el resultado que tiene en este contexto y es positiva;  2) las criptomonedas como posible alternativa a las monedas FIAT y 3) las criptomonedas como especulación. “La pregunta que subyace de esta especulación es qué hay detrás de las criptomonedas. Quizás en alguna cripto haya algo de realidad económica detrás pero muchas otras no tienen sustento para su valor. Y ahí un aspecto clave es la regulación. “Esto solo tendrá una implantación generalizada cuando los inversores de criptomonedas den el paso a estar del lado de la regulación, que implica no sólo regularlas como un mercado alternativo, sino que también haya políticas de prevención del blanqueo de capitales o financiación del terrorismo”.  

Es necesario explicar a la gente que los casos de éxito conllevan muchos años de fracaso en medio

La realidad es que el mundo cripto no ha sido más que un evento global que nunca habíamos visto en la historia de la intermediación y los productos financieros. “Una extensión de la fiebre inversora para especular en un producto que en ningún momento han entendido. Estamos en la fase de introducción, luego vendrá la normalización que hará una limpia de activos y quedarán los activos que tengan algún tipo de respaldo, pero eso debe ir acompañado de un soporte regulatorio”, admite Medrán. 

Una situación que redunda más, si cabe, en la necesidad de formación. Aunque las tres casas coinciden en que de unos años a esta parte nunca se había formado tanto a los inversores. “En el mercado financiero se ha producido un cambio generacional, hay un exceso de información y no hay un camino rápido en este mercado. Esto requiere un tiempo y un capital mínimo, saber cómo gestionar el dinero y saber cuánto se necesita para poder invertir. La gente debe entender que, a un caso de éxito, muchas veces le preceden resultados negativos, hasta haber llegado allí”, asegura Galey. 

Tendencia creciente en la operativa de mujeres y jóvenes aunque el grueso del negocio no ha cambiado 

A la hora de intentar hacer una radiografía del inversor español, el grueso del volumen no ha cambiado tanto. Sigue siendo un perfil de edad media  (55 años), varón, con un patrimonio mediamentamente alto. Sí que se empiezan a ver algunos cambios como una tendencia a que las mujeres  tomen más decisiones sobre la gestión de sus patrimonios e inversiones personales o que los jóvenes estén entrando con operaciones como el trading fraccionado pero el grueso no ha cambiado tanto. 

En cuanto a los productos más demandados, el contado sigue siendo el rey y, de un tiempo a esta parte, hay un interés creciente por la renta variable americana. Aunque todavía sigue siendo mayoritaria la exposición al mercado nacional,  “el inversor español está yendo a otros subyacentes. El de medio/largo plazo siguen invirtiendo en acciones españolas aunque desde un tiempo a esta parte se ha incrementado mucho la operativa en RV americana. El inversor intradía busca  productos apalancados como pueden ser los futuros o los cfds y aunque existen modos y momentos de los diferentes activos la inversión en índices sigue siendo la más utilizada por este tipo de inversor.”, dice Aitor. 

XTB asegura que el 50% de las aperturas de cuentas de clientes están enfocadas a acciones y ETF, también en el mercado americano. De hecho, los derivados del mercado americano son los que generan mayor volumen de negocio. “En derivados sobre el Ibex 35 tienes que irte al TOP-10 cuando antes estaban entre los tres primeros”. 

Sobre el futuro de la industria, en los últimos tiempos han entrado nuevos actores y varios de ellos no conseguirán afianzarse. Se trata de un sector muy maduro en el que la confianza en la entidad es fundamental. Galey concluye que es necesario reflexionar sobre la canibalización del negocio hablando de las comisiones. “El inversor tiene que valorar el servicio prestado. Si todo cuesta nada, no tiene valor”. 

Estrategias de Inversión