La inflación baja al 3,2%, con la ayuda de los alimentos y los carburantes

El Índice de Precios de Consumo (IPC) disminuye tres décimas en noviembre, reduciendo su tasa interanual al 3,2%, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Entre los principales motivos de este descenso encontramos la bajada de precios en los carburantes, los paquetes turísticos y los alimentos. 

Este último apartado experimenta una notable desaceleración, del 9%. La evolución a la baja de los precios del pan y los cereales y de la leche, huevos y queso, también ha influido en esta reducción, señala el Gobierno. Además, los precios de la carne han subido menos en noviembre de este año en comparación con el mismo mes del año pasado.

Con la moderación de su tasa interanual en noviembre, la inflación vuelve a registrar descensos después de haberse mantenido estable en el 3,5% durante los dos meses anteriores, en septiembre y octubre, y alcanza su nivel más bajo desde agosto, cuando se situó en el 2,6%.

En cuanto a la inflación subyacente, que excluye los alimentos no elaborados ni los productos energéticos, ha disminuido siete décimas en noviembre, llegando al 4,5%. Esta tasa es 1,3 puntos más alta que la del IPC general y es la más baja desde abril de 2022.

En términos mensuales, el IPC ha registrado una caída del 0,3% en noviembre con respecto a octubre, su mayor retroceso mensual desde septiembre de 2022, cuando descendió un 0,7%. Esta disminución pone fin a cinco meses consecutivos de incrementos mensuales en la inflación.

Estrategias de Inversión