Las compañías cotizadas son conscientes de la importancia de cuidar y potenciar las relaciones con los inversores, uno de sus principales grupos de interés (stakeholders). Invertir en acciones es una de las vías para sacar partido a los ahorros, a través del aumento del valor en el mercado y los dividendos. La bolsa ofrece rentabilidad, liquidez y flexibilidad a la hora de invertir. Sin embargo, es importante elegir valores sólidos, que ofrezcan resultados sostenibles a medio y largo plazo, con prácticas de negocio responsables, una cultura sólida y una estrategia dirigida a generar valor para la sociedad.

¿Qué buscan los accionistas? Para los pequeños inversores, la retribución es fundamental. Según un estudio elaborado por evercom y Sigma Rocket entre directores y responsables de Relaciones con Inversores de compañías españolas, las cuestiones que más les preocupan son el comportamiento de la acción, la política de dividendos y los criterios de gobernanza. En concreto, seis de cada diez empresas cotizadas creen que el objetivo de estos inversores está orientado al largo plazo y al dividendo.

Banco Santander es la entidad financiera española con mayor número de accionistas – 3,88 millones al cierre del pasado mes de marzo-, y cuenta en su capital con un gran batallón de minoristas que crece en protagonismo y que apuesta por el crecimiento recurrente y sostenible del grupo financiero: el 42,04% del capital de la entidad (1,63 millones de personas) está en manos de los llamados retail, lo que lo convierte en uno de los bancos más “populares”. Los inversores institucionales representan el 56,83%; mientras que el consejo de administración ostenta el 1,13%, bien sea en propiedad de consejeros o a través de acciones representadas.

Cuidar al accionista ha sido siempre una de las prioridades del banco, una máxima que se traduce en reforzar su confianza, proporcionar rentabilidad de manera recurrente y escuchar sus necesidades e inquietudes. “El compromiso del Santander con sus accionistas es fundamental en la creación de valor a largo plazo, garantizando la igualdad de derechos, ofreciendo la máxima transparencia informativa y fomentando el diálogo continuo a través de los canales existentes”, señalan desde la entidad.

Respecto al dividendo, Santander ha distribuido con cargo a los beneficios del año pasado 11,78 céntimos en efectivo por acción, un 18% más que en 2021. En paralelo, ha llevado a cabo dos programas de recompra de acciones en el mercado con el objetivo de reducir el capital social mediante la amortización de los títulos adquiridos, lo que tiene un impacto directo para el accionista al mejorar el beneficio por acción y, por tanto, la rentabilidad. De hecho, los beneficios récord de 2022 -ganó 9.600 millones de euros- y la reducción del número de acciones por las recompras se han traducido en un crecimiento del beneficio por acción del 23%.

La remuneración total al accionista ha sido de 3.842 millones de euros, en torno al 40% del beneficio ordinario del año. La entidad ha hecho pública su intención de incrementar el pay out hasta en torno el 50% del beneficio en 2023, tanto con dividendos en efectivo como con recompras de acciones. “La prioridad de la entidad es “crear valor para nuestros accionistas de la manera correcta”, ha señalado Ana Botín, presidenta del grupo cántabro.

Diálogo y atención personalizada

Pero además de la retribución, el banco se esfuerza en mantener un diálogo continuo con los accionistas y una interacción fluida para garantizar que sus opiniones sean consideradas por la dirección y órganos de gobierno. “Necesitamos entender qué es lo que preocupa a nuestros grupos de interés y cuáles son sus necesidades. Escuchando atentamente sus opiniones y evaluando sus percepciones sobre el grupo, no solo identificamos problemas, también detectamos oportunidades”, destacan.

El Santander se relaciona con los pequeños inversores a través del área de Relación con Accionistas e Inversores, que tiene entre sus prioridades impulsar el interés y la participación de éstos en los asuntos del banco; potenciar una atención personalizada a través de los canales que mejor se ajusten a sus necesidades, mejorando su experiencia; asegurar la máxima transparencia informativa; facilitar la interacción con la alta dirección; y organizar foros y eventos.

El año pasado, para reforzar el diálogo y la transparencia, lanzó más de 800 comunicaciones para informar sobre la evolución del banco, los resultados y la acción. Y organizó 201 eventos con accionistas minoristas (63 de esas reuniones se celebraron virtualmente, 137 de forma presencial y 1 en formato híbrido). Participaron 7.589 asistentes que representaban más de 412 millones de acciones (el 5,20% del capital en manos de minoristas en España) y en varios de estos eventos tuvieron contacto con el Chief Financial Officer (CFO) del grupo.

El equipo atendió 163.761 consultas recibidas a través de las líneas de atención telefónica para accionistas e inversores, buzones de correo electrónico, WhatsApp y reuniones bilaterales celebradas en el Canal de Atención Virtual. Por último, recibió 276.198 opiniones de accionistas e inversores a través de estudios y encuestas de calidad. Las encuestas de satisfacción mostraron que un 91% recomendaría el servicio de atención recibido.

El Santander cuenta, además, con otras fórmulas para mimar a los pequeños inversores. Entre ellas, un programa de becas para estudiantes con discapacidad que pretende fomentar la inclusión socio laboral y hacer efectivo el principio de igualdad de oportunidades, a través de la Fundación Universia. Tanto los accionistas del banco en España como sus familiares, hasta segundo grado, tienen la posibilidad de acceder a estas ayudas siempre que acrediten estar matriculados en estudios de grado, posgrado o máster impartidos en cualquier universidad del mundo.

También tiene un club con descuentos y promociones exclusivas para los accionistas: yosoyaccionista.santander.com. En este espacio, el banco ofrece productos financieros ventajosos, como el Plan de Reinversión del Dividendo, la Cuenta Accionista, la exención en el pago de comisiones relacionadas con la acción Santander si están depositadas en el banco (por ejemplo, por administración y custodia o por abono de dividendos) o un seguro de accidentes gratuito. Además, los accionistas pueden disfrutar de sorteos de regalos y numerosas promociones y descuentos con grandes empresas de tecnología, cultura, viajes, restaurantes y salud, entre otras.

Estrategias de Inversión