El Centro de Investigaciones Económicas y Empresariales (Cebr) ha pronosticado que la economía española terminará el año 2023 en el decimoquinto lugar de la Liga Económica Mundial, cediendo un puesto ante el empuje de Indonesia para colocarse en la posición 16 en 2038.

Los autores del ránking destacan que se espera una desaceleración en el crecimiento del PIB español en los próximos años, con un promedio de crecimiento anual del 1,6% en los próximos cinco años y una disminución a 1,5% anual entre 2029 y 2038. Como resultado, España perderá un lugar en la tabla de la Liga Económica Mundial durante los próximos 15 años.

A pesar de esta caída en la clasificación, España se mantendrá como la segunda mayor economía de habla hispana en el mundo, detrás de México. En 2023, México ocupará la decimosegunda posición en la tabla y se espera que ascienda al puesto 11 el próximo año. Sin embargo, a lo largo del horizonte proyectado, México también perderá peso y caerá al puesto 15 en 2038, justo por delante de España.

Antes de la crisis financiera mundial, España llegó a ocupar la octava posición en la Liga Económica Mundial, pero ha ido perdiendo peso gradualmente, siguiendo la tendencia de las economías europeas. En 2008, bajó a la décima posición y, en 2018, a la decimotercera.

El Cebr también ha retrasado el esperado ‘sorpasso’ de China a los Estados Unidos como mayor economía mundial. Según las proyecciones, se espera que esto ocurra en 2037. Además, el Cebr pronostica que la tercera mayor economía del mundo en 2038 será la India, que actualmente ocupa la quinta posición en 2023.

Otras economías como Alemania, Japón, Reino Unido, Francia, Brasil, Corea del Sur y Canadá también experimentarán cambios en sus posiciones en la clasificación económica mundial durante los próximos 15 años.

Douglas McWilliams, vicepresidente de Cebr, destaca que uno de los factores que impulsará el cambio de posiciones en la clasificación es el ritmo diferencial en la implementación de políticas Net Zero. Se espera que países de la Unión Europea avancen más rápidamente en esta dirección, mientras que economías asiáticas como India, Corea, Indonesia, Bangladesh, Vietnam y Filipinas ascenderán considerablemente en la clasificación.

En términos generales, las proyecciones del Cebr muestran que la participación de Europa en el PIB mundial se reducirá a menos de una quinta parte (19,2%) en 2038, frente al 23,6% esperado en 2023 y al 33,5% de hace 15 años. Por otro lado, se espera que las economías de Asia oriental aumenten su participación del 20,8% al 33,9% en este horizonte de 30 años.

Estrategias de Inversión