La CNMC abre expediente sancionador contra Repsol por prácticas anticompetitivas en el mercado de combustibles en España

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha anunciado el inicio de un expediente sancionador contra Repsol por posibles prácticas anticompetitivas en el mercado de la distribución mayorista de combustibles para automoción en España. Según la CNMC, Repsol podría haber llevado a cabo un «abuso de posición de dominio» en el mercado, lo que constituye una infracción grave de las normas de competencia.

La investigación se centra en Repsol Comercial de Productos Petrolíferos, Repsol Directo, Repsol Customer Centric, Solred, Campsa Estaciones de Servicio y Repsol, como grupo que abarca toda la cadena de valor del proceso de producción y comercialización de combustibles para la automoción. Se sospecha que Repsol ha aprovechado su posición de dominio en el mercado mayorista de hidrocarburos para llevar a cabo prácticas anticompetitivas desde marzo hasta diciembre de 2022.

La CNMC detalla que Repsol habría llevado a cabo dos conductas que podrían constituir un «abuso de posición de dominio» en el mercado mayorista de combustibles. En primer lugar, Repsol habría ofrecido descuentos adicionales en combustibles a través de aplicaciones o tarjetas de fidelización y pago exclusivas para los usuarios de sus estaciones de servicio. Esto podría haber generado una estrategia «exclusionaria» frente a terceros competidores, perjudicando su capacidad de competir en el mercado.

En segundo lugar, Repsol habría incrementado el precio que terceros competidores, es decir, estaciones de servicio independientes, pagan por adquirir combustible en el mercado mayorista. Esta práctica habría tenido el potencial de erosionar los márgenes comerciales de los competidores y limitar la competencia en la distribución minorista. Ambas conductas podrían constituir una vulneración de la Ley de Defensa de la Competencia y del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

La investigación de la CNMC fue iniciada a raíz de denuncias presentadas por la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (AESAE) y la Asociación de Comercializadores Independientes de Hidrocarburos. Ante la sospecha de posibles prácticas anticompetitivas, la CNMC llevó a cabo una inspección domiciliaria en la sede de Repsol para recopilar pruebas.

Es importante destacar que la incoación de este expediente sancionador no prejuzga el resultado final de la investigación. Se estima que el proceso de instrucción y resolución podría durar hasta 24 meses. La CNMC tiene como objetivo garantizar la competencia efectiva en el mercado de distribución de combustibles y sancionar aquellas prácticas que perjudiquen la competencia y el libre mercado.

Mientras tanto, Repsol sigue con su caída en bolsa. En el último trimestre, la cotización de Repsol ha caido un 13% en bolsa .

Estrategias de Inversión