El 2022 ha sido un año complicado en los mercados, pero cuéntanos… ¿Qué cifras ha obtenido Izertis en este año para las partidas más importantes?

El año 2022 desde el punto de vista bursátil ha sido un año no muy bueno, pero tampoco lo ha sido para las familias y las empresas. De hecho, nosotros desde que salimos a Bolsa a principios de noviembre 2019, no hemos tenido un año tranquilo porque salimos a Bolsa y tres o cuatro meses más tarde estábamos todos confinados y eso no lo podía esperar nadie.

Pero, aunque pasó todo esto y hemos vivido una pandemia, el volcán, crisis de suministros, ahora una guerra… Izertis ha cumplido todos los objetivos que dijo al mercado, hasta tal punto que hemos presentado un nuevo plan 2027 porque dimos ya por concluidas las cifras de 2023.

Las cifras de 2022 son unas cifras en las que hemos alcanzado unas ventas de 92,2 millones de euros, un EBITDA de 12,19 millones de euros y un margen sobre EBITDA de 13,1%. Al final, esto lo que hace ver es que Izertis, cuando hay una época complicada, responde y cumple lo que dice.

Muy importante la cifra de margen porcentual porque indica que sí que hemos sabido mejorar y aportar valor añadido tanto a los clientes como a los accionistas.

Hemos cerrado con un beneficio de 3,7 millones de euros, el diferencial entre el EBITDA y el beneficio es principalmente por amortización de un fondo de comercio porque somos una empresa que compramos muchas empresas, entonces, el fondo de comercio, la amortización que de por sí impacta de manera considerable. Esto no significa que se destruya la caja, de hecho, hemos cerrado por segundo año con más de 35,5 millones de euros de caja, lo que nos da tranquilidad para seguir aportando y cumpliendo todos los objetivos que nos marcamos.

¿Cuáles han sido los catalizadores que han hecho posible obtener estas cifras? ¿Cuál sería la valoración general del año, si era lo que esperabais o debido a la situación, las cifras han sido distintas a lo esperado?

Los catalizadores son la diferencia de Izertis con respecto al resto, qué hacemos y cómo lo hacemos. Nos definimos más como una empresa tecnológica del siglo XXI, que como una consultora y estamos integrados por un gran equipo humano muy experto desde el punto de vista tecnológico y lo que hace es que trabajemos en las capas más altas de los procesos o procedimientos de las empresas y aportemos valor.

El cliente ve como somos una empresa dinámica, ágil, moderna… Eso es lo que hace que realmente seamos distintos y que consigamos estas cifras, porque los clientes ven el valor que damos.

De puertas para adentro somos tremendamente exigentes, las cifras están bien y estamos contentos porque hemos cumplido lo que hemos dicho al mercado, pero siempre tenemos esa exigencia interna que es lo que hace que intentemos siempre seguir aportando valor añadido.

Seguimos diversificando todo nuestro negocio desde el punto de vista de los sectores. Nosotros, aunque trabajamos para casi todos los sectores, internamente nos dividimos en cuatro sectores de los cuales, los que más peso tenían de manera histórica era la parte de industria, la parte de sector público. Ahora mismo están bajando el peso a favor de la parte de energía, telco y banca y seguros, por tanto, ahora mismo los sectores que más peso tenían, que era sobre un 30%, lo estamos bajando a favor de los otros.

También a nivel de clientes estamos diversificando mucho. Los 10 principales clientes llegan a una facturación aproximadamente de un 30%, el primero ronde sobre un 6,5% y luego el segundo ya baja de manera considerable.

Al final, lo que todo esto hace es que no tengamos todos los huevos en la misma cesta y estamos tranquilos porque si vienen mal dadas es muy difícil que nos pase algo malo en todos los sectores y en todos los clientes.

El 2022 ha sido un año récord en crecimiento inorgánico, ¿cómo ha sido la integración de estas nuevas compañías? ¿seguirán trabajando en esta línea o prefieren asentar las adquisiciones ya realizadas?

Efectivamente, el año 2022 ha sido un año récord desde el punto de vista del número de adquisiciones, compramos seis empresas.

Pero creemos que comprar empresas es un deporte de riesgo. Es muy fácil comprar, pero lo difícil es integrar.

Nosotros tenemos un track record muy importante. Ya llevamos 37 empresas compradas desde que salimos hace 26 años y lo que hace es que tengamos una metodología interna en la que lo primero que miramos es que los valores de la empresa que vamos a comprar sean muy parecidos a nuestros valores. Si esa parte se cumple, pues seguimos mirando el resto de cosas para ver que realmente va a ser una decisión acertada el integrar esa empresa en la nuestra.

También es verdad que siempre cuando compramos una empresa aplicamos una prudencia financiera. Tenemos un presupuesto anual o a medio plazo en el que intentamos, si toda cuadra, comprarla. Desde el punto de vista de financiación intentamos también tener un equilibrio entre financiación externa y los recursos que tenemos internos de tesorería.

Hemos empezado el año 2023 también muy bien, hemos comprado ya dos empresas y una de ellas, además, ha sido récord histórico desde el punto de vista de importe. Ha sido la mayor compra que ha hecho Izertis en su historia. Esto es lo que también nos diferencia del resto, llevar tantos años comprando tantas empresas e integrar de una manera tan rápida en nuestro ecosistema.

En lo que respecta a la deuda de la compañía, ¿cuáles son los niveles? ¿cómo se configura el mix de financiación de Izertis? ¿Cómo puede afectar las subidas de tipos y la situación económica?

Estamos en un buen equilibrio en lo que es la deuda financiera neta sobre el EBITDA. Hemos cerrado el año 2026 sobre el 2.6 veces el EBITDA y el máximo que nosotros tenemos es como mucho está en el 3, pero sí es verdad que hemos llegado en el año 2020-2021 a 1,8 o 1,9 puntos EBITDA, lo que es muy bueno.

Hay que explicar cómo nosotros calculamos lo que es deuda. Cuando compramos una empresa, cuando hay unas obligaciones de pago a futuro, lo que hacemos en el momento en que la compramos, es que ya provisionamos el 100% del importe que vamos a pagar, de tal manera que no nos damos ese impacto cuando se cumplen esos objetivos. De hecho, de manera histórica, de todas las empresas que hemos comprado debe de ser sobre un 75-80% es lo que se paga a futuro, porque es muy difícil que se cumplan el 100% de todos los objetivos.

Aun así, nosotros seguimos con esa prudencia porque entendemos que no nos queremos engañar a nosotros mismos y al ritmo que vamos, la idea es incluso estar por debajo del 2.

Hemos hecho los deberes estos años y nuestra deuda es de un 65% a tipo fijo, además a plazos muy largos de más de 5 años y esto lo que hace es que si sube el mercado, como está pasando, nos afecta en una proporción relativamente baja.

También es cierto que, al ser una empresa cotizada, tenemos acceso a otro tipo de financiación como la emisión de pagarés, obligaciones convertibles… Tocamos varias patas, pero lo principal es la parte de deuda bancaria. Por tanto, sí nos puede afectar las subidas, como a todas las empresas, pero hemos trabajado para intentar limitarlo.

Además de los resultados, habéis presentado también un nuevo Plan Estratégico a 2027, ¿qué nuevas metas y objetivos recoge este plan?

Cuando hemos cerrado este ejercicio 2022 ya hemos dado por concluido el plan que presentamos cuando salimos a Bolsa, que era un plan 2020-2023, donde decíamos que íbamos a llegar a un 2023 con 125 millones de euros de facturación y 12,5 millones en EBITDA, que es un 10%.

Ahora ya hemos cerrado el año 2022 con un EBITDA de 13,1%, por tanto, ya damos casi por concluido el plan 2023 y no tiene sentido hacer esperar al inversor por algo que ya creemos que vamos a conseguir.

Así que hemos presentado un nuevo plan en donde decimos que en el año 2027 vamos a llegar a 250 millones de euros de facturación y un EBITDA de 33 millones de euros. Es un crecimiento importante, pero si entramos en los detalles, Izertis ha crecido casi desde que nació a tasas de más de 20% y si cogemos el periodo 2010-2020 ha crecido a tasas también superiores al 20%. Además, si cojo el 2020-2023, la tasa de crecimiento es de 33% tanto a nivel de ventas como a nivel de EBITDA.

El llevar a la empresa a 250 millones de euros de facturación supone un crecimiento en ventas de un 18%. Pero esto no indica que vayamos a bajar nuestra tasa de crecimiento, es un plan que nos comprometemos a cumplir como hemos hecho en el pasado e intentamos dar garantías al mercado y a los accionistas de que cuando decimos algo, siempre hacemos lo posible para cumplirlo.

También es importante decir que con estas cifras ahora mismo la acción está en un momento óptimo de compra porque, además, tenemos tres casas de analistas que son analistas reputados como CWC Gaesco, JV Capital y Renta4, que han analizado muy bien la compañía y han llegado casi a las mismas cifras de revalorización en una horquilla de entre 10,5 y 10,7.

Además, Izertis, en los 26 años que lleva de historia ha demostrado claramente que cumple. Está en un sector muy bueno donde ahora mismo hay vientos de cola. También es importante decir que casi toda la dirección, incluido el presidente, tienen gran parte de su patrimonio metido en la compañía, por lo tanto, nos jugamos también nosotros nuestro patrimonio y estamos completamente alineados con los accionistas.

Por tanto, yo creo que ahora mismo es un muy buen momento de entrada.

Con este crecimiento exponencial… ¿se plantean el salto al Mercado Continuo?

Cuando Pablo tocó la campana en la salida a bolsa dijo que creía que íbamos a estar en el mercado de BME Growth un máximo de cinco años. Bien es verdad que cada cosa tiene su momento e igual un momento óptimo de entrada para Izertis es uno, pero el mercado va por otro lado como puede estar pasando ahora.

Nosotros estamos trabajando en todas las líneas que pueda haber de governance, de free float… en todo lo posible para saltar al Continuo en algún momento.

Al ritmo que vamos y sabiendo que siempre cumplimos lo que decimos seguramente no queda mucho. No puedo decir cuánto porque hay que esperar también al momento óptimo, pero la acción tiene que estar también más alta para realmente plantearse dar el salto al Continuo.

Anunciaron también la incorporación de Juan Carlos Ureta al Consejo de Administración de Izertis. ¿Qué supone para la compañía? ¿Qué le puede aportar Juan Carlos a Izertis?

Juan Carlos es una persona con una trayectoria profesional incontestable, es una persona muy reputada en el mundo de la banca y de la inversión, tanto nacional como internacional y además nos aporta prestigio.

El hecho de que una persona así se haya incorporado al Consejo para nosotros es fabuloso e indica que estamos haciendo las cosas bien, porque un profesional de la talla de Juan Carlos, que haya querido estar en el Consejo nos motiva y nos da muchísima más energía para seguir con el nivel de crecimiento que estamos.

Sobre lo que nos puede aportar, yo creo que muchas cosas, desde el punto de vista de gobierno corporativo, sinergias para desarrollo de negocio, en lo que tiene que ver con la parte financiera y de inversión seguramente también nos ayude mucho… Es una incorporación con la que estamos muy contentos.

Estrategias de Inversión