El sector turístico sigue siendo un motor clave para Meliá Hotels, que ha reportado resultados excepcionales en el primer trimestre de 2024. Según el último informe de cobertura de Renta 4, la empresa ha superado ampliamente las expectativas del mercado, destacándose en todas las regiones y segmentos de su negocio gracias a una demanda turística robusta y creciente.

Desempeño del primer trimestre

El indicador clave del rendimiento hotelero, RevPar (ingreso por habitación disponible), mostró un avance del 16% en comparación con el mismo periodo del año pasado, superando en más del 30% los niveles previos a la pandemia. Este incremento fue impulsado por una ocupación en aumento, especialmente en América, con notables mejoras en México y el Caribe, y por una evolución positiva de los precios.

A pesar de la reducción del 15% en el número de habitaciones en España, debido a la transición de 17 hoteles de contratos de alquiler a gestión, los resultados globales reflejaron una mejora significativa. Meliá sigue comprometida con su estrategia «asset light», enfocándose en el crecimiento mediante nuevas aperturas, particularmente en Asia y EMEA, lo que ha llevado a un aumento del 20% en el número de habitaciones gestionadas en comparación con 2019.

Perspectivas y proyecciones

Las perspectivas para los próximos meses son optimistas. La combinación de una demanda robusta en los segmentos de ocio y negocios, junto con un calendario de eventos prometedor, fortalece el panorama positivo para Meliá. El volumen económico de las reservas en hoteles vacacionales supera en un 10% el del año anterior, justo a tiempo para la crucial temporada de verano.

La directiva de Meliá ha revisado al alza sus objetivos financieros para 2024, proyectando un crecimiento del RevPar en cifras de dos dígitos y elevando su objetivo de EBITDA a más de 525 millones de euros. Estas proyecciones se basan en un crecimiento continuo de la demanda y en la sólida ejecución de su estrategia de expansión y gestión de activos.

Meliá también ha adoptado medidas significativas para mejorar su situación financiera a través de la rotación de activos. La empresa espera generar cerca de 300 millones de euros adicionales en efectivo neto mediante un acuerdo con Banco Santander y la venta de su participación en la República Dominicana. Esta inyección de capital, junto con la generación de caja, permitirá a Meliá cumplir con su objetivo de reducir su deuda neta/EBITDA a menos de 2,5 veces para finales de 2024, fortaleciendo aún más su balance financiero.

Iván San Félix Carbajo, analista de Renta 4, concluye que las acciones de Meliá tienen un precio objetivo de 9,40 euros, por encima de los 7,50 euros anteriores, y recomienda sobreponderar. Con un crecimiento previsto del 30% en 2024, respaldado por la fuerte demanda en el sector hotelero, Meliá Hotels se posiciona para continuar su evolución positiva y consolidar su liderazgo en la industria turística.

En resumen, Meliá sigue aprovechando el resurgimiento del turismo global, con estrategias claras y efectivas que no solo mejoran su desempeño actual, sino que también proyectan un futuro prometedor para la empresa y sus inversores.

Estrategias de Inversión