Inditex quiere olvidar la pesadilla rusa lejos aún de los niveles previos a la guerra

Inditex explora la venta de su negocio en Rusia a un socio asiático, según informaciones aparecidas en la prensa rusa. Estos medios apuntan a que el gigante textil español transferirá sus activos a socios de un país ‘amigo’ del Sudeste Asiático o el golfo Pérsico. La solución incluiría que Massimo Dutti, Oysho y Zara Home abandonaran por completo el mercado ruso, mientras que el resto de marcas, especialmente Zara, operarían con otros nombres y con nuevas colecciones a partir de la primavera de 2023. 

El cierre de la operación podría llevar de seis meses a un año. El grupo reconoce “conversaciones” para buscar una solución. 

La noticia pilla a la acción de Inditex todavía lejos de alcanzar los niveles previos a los que cotizaba antes del conflicto bélico. El valor acumula una caída de un 19% en lo que va de año, con la capitalización bursátil en unos 70.280 millones de euros, un comportamiento en el que ha tenido mucho que ver no solo el actual entorno inflacionista sino también los quebraderos de cabeza por la invasión rusa de Ucrania.

Inditex cerró la sesión del 23 de febrero, la anterior a la invasión, a un precio de 24,04 euros, lo que supone que todavía está un 6,4% de sus niveles previos a la guerra, teniendo en cuenta una cotización hoy a media mañana de 22,51 euros (-1,05%). El mínimo anual lo marcó el 7 de marzo, en 19,425 euros, solo dos días después de anunciar el cierre de sus tiendas en Rusia. Desde entonces, ha rebotado un 16%.

“Inditex tiene 515 tiendas en Rusia, además del canal online, y en conjunto representan el 8,5% del EBIT total del grupo”, valora en una nota Elena Fernández-Trapiella, analista de Bankinter, que recuerda que “todas las tiendas operan en régimen de alquiler con lo que la inversión no es relevante desde el punto de vista financiero”.

El grupo decidió suspender sus actividades en el país en marzo, tras el comienzo de la invasión de Ucrania, y ya ha provisionado 216 millones de euros por la totalidad de los gastos estimados para el ejercicio 2022 en Rusia y Ucrania. No obstante, los analistas de Bankinter no descartan “nuevas provisiones en 2023, ya que Inditex podría estar prolongando los contratos de alquiler hasta mediados del próximo año”. 

“Esto, unido al deterioro que prevemos del consumo, fruto de un entorno de desaceleración económica global, nos lleva a mantener recomendación ‘neutral’, a pesar de cotizar ya con múltiplos razonables (PER 22 de 18,9x frente una media histórica de 28,7x; rentabilidad por dividendo próxima al 5,0%) y potencial de revalorización del 16% sobre nuestro precio objetivo (26,5 euros/acción)”, concluye Fernández-Trapiella.

Suscríbete y disfruta del servicio Premium de Estrategias de Inversión.

Estrategias de Inversión