– La inflación es uno de los temas que más preocupa a los bancos centrales, ¿qué elementos cree que hay que vigilar de cara a controlar la evolución de la inflación?

Creo que es muy importante el hecho de que se le está dando mucho protagonismo, y está bien, al tema de la política monetaria, pero tenemos que recordar, sobre todo, en el caso de Europa que va con retraso en política monetaria sino que tiene un problema mucho más persistente que EEUU que es el tema energético. Tenemos que recordar cómo está compuesto el índice de precios de consumo (IPC), independientemente de que hablemos del general o del subyacente que excluye la energía, la lectura que nos da es que el sector energético está ocupando una parte importante de la inflación. Si nos centramos mucho en la parte de la política monetaria nos estamos olvidando del ‘shock’ de oferta que ya no es política monetaria, sino ‘shock’ de oferta que contribuye a la inflación también. Independientemente de que sean restrictivos con la política monetaria hay que vigilar el componente de inflación. El Banco Central Europeo (BCE) no controla el mercado energético y es el elemento que está haciendo que la inflación aumente. Por tanto, hay que vigilar la política monetaria, el mercado energético y la evolución del conflicto entre Rusia y Ucrania.

– ¿Qué impacto cree que está teniendo el endurecimiento de la política monetaria en las bolsas? 

El miércoles pasado tuvimos la decisión de tipos en EEUU y al final tal y como el mercado descontaba, con una probabilidad del 78%, de 75 puntos básicos. Lo que fue extraño fue que no vimos una caída tan abrupta como el mercado probablemente esperaba y eso se debe a un factor descuento, es decir lo que ocurre cuando el mercado ya da por descontado un efecto negativo mediante la publicación de un dato o una decisión de política monetaria. Contracción a nivel de selectivos, de divisas con el euro perdiendo la paridad nuevamente y todo se traduce en una fuerte contracción económica en la que el mercado está acostumbrado a descontar con antelación y que eventualmente puede ampliar algo más la caída. Pese a todo aguanta niveles de soporte incluso una subida de tipos de 75 puntos básicos, una contracción de PMI que vimos el viernes y de momento aguantan en niveles de suelo. Esto alimenta la pregunta de muchos inversores, ¿estamos ante un suelo ya? Falta mucho, de cara a finales de año la Fed ya ha mostrado un carácter muy restrictivo en línea con el BCE, que está haciendo exactamente lo mismo. De momento, aguantamos soportes pero podríamos perderlos de aquí a finales de año porque independientemente de las condiciones económicas seguirán subiendo tipos, el mandato ha quedado muy claro. No hay que tergiversar tanto el mensaje: seguirán subiendo tipos por lo que podremos seguir perdiendo suelos, aunque hayan aguantado bien durante este tiempo.

– ¿Ve que Wall Street y las bolsas europeas hayan hecho suelo ya o pueden seguir corrigiendo en las próximas semanas?

EEUU había descontado una gran caída y cuando se conoció la subida de tipos cayó un poco más, pero no tuvo una amplitud de movimiento muy muy grande. EEUU cuando cae le está costando más recuperar el terreno en la caída, sobre todo al día siguiente cuando hay liquidaciones de coberturas… Sin embargo en el Dax 30 alemán está pasando lo contrario, recuperó muy bien el nivel, aunque luego acabó cerrando en negativo, pero la recuperación fue más rápida en el Dax por un factor técnico. En términos generales conviene ver lo que está haciendo EEUU porque va con ocho meses de ventaja en política monetaria respecto a Europa y eso puede servir como casi como un  indicador adelantado de cara al movimiento por correlación. Es decir, primero se mueve EEUU en política monetaria y en impacto en el mercado, Europa intenta seguir pero el director de orquesta es EEUU.

– La volatilidad es alta, las caídas se imponen… ¿qué valores de Wall Street ve mejor en este momento para tomar posiciones compradoras?

Estamos viendo, sobre todo, un par de empresas del sector energético y de la industria relacionada con el petróleo y el gas, debido al componente tan importante de la crisis energética. En EEUU si tuviéramos que destacar a una empresa, ‘value’ y con diviendo, podríamos decir Marathon Oil Corporation. Cuenta con crecimiento sectorial, cubre gas y petróleo y podría ser proveedor de Europa, si finalmente Europa pone tope al petróleo ruso. Cuenta con un PER en el año actual de 6 veces. Es decir, es una acción barata según interpreta el mercado. 

– ¿Y en Europa y en España?

En España, la reciente subida de tipos ha beneficiado a los bancos, el tipo de depósito pasaba del 0 a 0,75% y el IBEX 35 se ha visto impulsado por los bancos. La ponderación del Ibex 35 es muy bancaria. Hay que ver al sector bancario con cuidado porque aunque la subida de tipos le beneficia, una recesión no le beneficia a nadie. Hay que mantenerse en ese punto intermedio. Hoteleras también pueden hacerlo bien, Meliá Hotels o NH Hoteles han tenido un muy buen verano, con cifras similares a las que tenían antes de la pandemia, niveles de ocupación en máximos. Esta tendencia positiva podría seguir de cara a final de año.

Estrategias de Inversión