Iberdrola ha completado con éxito la reducción de su capital social en 137,4 millones de euros a través de la amortización de 183,29 millones de acciones propias. Esta operación, que ha sido cerrada y ejecutada, fue comunicada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en un comunicado emitido este lunes.

La reducción de capital fue aprobada durante la junta general de accionistas de Iberdrola, llevada a cabo el 17 de mayo. El propósito principal de esta medida era contribuir a la política de remuneración del accionista de la empresa. Es importante destacar que al ser Iberdrola la titular de las acciones amortizadas, no ha sido necesario realizar devoluciones de aportaciones.

Tras la reducción de capital, el capital social de Iberdrola se sitúa en 4.680 millones de euros, representados por 6.240 millones de acciones. La reducción se llevó a cabo utilizando reservas de libre disposición, mediante la creación de una reserva por capital amortizado por un valor igual al nominal de las acciones amortizadas. Esta reserva, denominada ‘Remanente’, solo podrá ser utilizada cumpliendo los mismos requisitos que para la reducción del capital social.

La compañía ha informado que los acreedores no tienen derecho de oposición en relación con esta reducción de capital. En los próximos días, Iberdrola procederá a la formalización de la escritura pública de reducción de capital y modificación de los Estatutos Sociales, así como a su presentación para su inscripción en el Registro Mercantil de Vizcaya. Además, se solicitará la exclusión de negociación de las 183.299.000 acciones amortizadas en las Bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia a través del Sistema de Interconexión Bursátil (mercado continuo).

Siga las cotizaciones y análisis de sus valores favoritos , y conocerá las recomendaciones y precios objetivos, de los analistas para invertir.

En estrategias de Inversión llevamos más de 19 años haciendo que los inversores logren rentabilizar sus inversiones de forma recurrente.

Estrategias de Inversión