IAG (Iberia) está imparable. La aerolínea española sigue a la cabeza de las subidas acumuladas en el Ibex 35 y, en las escasas diez sesiones que llevamos en el año gana en bolsa más de un 27%. 

Tras un 2022 para olvidar en el que las acciones de IAG cayeron un 18,4%, los inversores han recuperado la confianza en el valor, pero también los analistas.

Este lunes ha sido JPMorgan el banco de inversión que ha aumentado su apuesta por la aerolínea, elevando su precio objetivo de 1,7 a 2 euros, lo que supone un potencial de revalorización del 13%. 

El holding que agrupa a Iberia, British Airways, Aer Lingus y Vueling ha vivido un tormento desde el inicio de la pandemia hace dos años. IAG llegó a situarse al borde de perder el euro por acción (1,008 euros el 2 de octubre de 2020) durante la segunda ola del covid-19 en España, registrando un rebote desde entonces de un 75%. No obstante, el valor todavía tiene un trecho por delante más que considerable para recuperar los niveles anteriores a la pandemia. El 19 de febrero de 2020, un mes antes de que se declarase el estado de alarma en España, los títulos de la aerolínea llegaron a marcar 5,11 euros.

El pasado viernes, 13 de enero, el analista Ramón Bermejo señalaba que «El mercado está testando el lado superior del canal bajista de largo plazo de IAG y podría continuar avanzando hacia el lado superior del canal alcista de medio plazo, sería una subida adicional del 16,08%».

«En la serie mensual, venimos de un patrón envolvente alcista mensual. Al cierre del mes de diciembre tuvimos una figura de inside bar mensual y la hemos validado en el mes de enero, por tanto, podríamos describir nuevos máximos en febrero, por encima de los que describa en el mes de enero. La siguiente referencia importante está situada en 2,575, es decir, podemos pensar en recuperaciones del 45,11% en los próximos meses. El mercado se encuentra dentro de una posible onda tres y podríamos ir a buscar el máximo de la onda uno en 2,575 euros.

Por otro lado, a nivel de negocio, y a la espera de que IAG presente cuentas el próximo 24 de febrero, la fusión con Air Europa es uno de los temas candentes de la compañía. Según noticias aparecidas en diferentes medios, el Gobierno español habría reunido La Moncloa a Jesús Nuño de la Rosa, consejero delegado de Air Europa, y a Javier Sánchez-Prieto, presidente de Iberia, para intentar procurar un acercamiento que les lleve a cerrar un acuerdo sobre la compra de la aerolínea de Globalia. Según una información de El Confidencial, sobre la cual no quisieron hacer comentario ninguna de las dos aerolíneas, el encuentro se produjo hace unas semanas en la sede gubernamental, al parecer recomendado por el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y sería encabezado por Manuel de la Rocha, secretario general de Asuntos Económicos de Presidencia del Gobierno, acompañado de Isabel Pardo de Vera, secretaria de Estado del Ministerio de Transportes.

En el Ministerio de Economía, De La Rocha se habría hecho eco de la argumentación de IAG respecto a la relevancia que tiene la fusión para el Aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez como hub europeo, donde se interconectarían no solo vuelos en rutas desde Europa hacia Latinoamérica y EEUU, sino también hacia Oriente Medio y Asia, al contar con una mayor masa crítica para alimentar dichos vuelos en la capital española con la suma de Air Europa y que, en estos momentos son mercados controlados por otras aerolíneas europeas desde sus respectivos hubs.

Las prisas en que se cierre la operación radican en que Iberia tiene un periodo de exclusividad de negociación para la compra de Air Europa, concedido por Globalia, que vence a finales del primer trimestre del año, el 31 de marzo próximo, por lo que debe antes de esa fecha cerrar el acuerdo que, posteriormente, deberá ser analizado por las autoridades de Competencia, un proceso que se demorará en torno a un año. De allí, que De La Rocha les habría instado a superar las diferencias entre una y otra, de forma que Air France-KLM, Lufthansa o Delta Airlines no tengan oportunidad de hacer sus ofertas, ante el interés mostrado; y refiriéndose en especial a Juan José Hidalgo que sigue mostrándose reacio a vender su aerolínea.

A finales de octubre del año pasado, Gallego afirmó que «las diferencias tienen que ver con el precio». El CEO de IAG acotó entonces que los 500 millones de euros a los que se rebajó la tasación desde los 1.000 millones acordados en principio «pueden ser poco para Globalia y mucho para nosotros», agregando que “habrá que encontrar una cifra que nos sirva a los dos».

Estrategias de Inversión