IAG está atrapado en una lateralidad que va desde los 1,85 hasta los 1,65 euros. No obstante, si lo miramos con todavía más perspectiva, es decir, con un poquito más de tiempo hacia atrás, estamos atrapados en una lateralidad (1,85 – 1,65) dentro de una lateralidad mayor todavía que va desde 2,52 a 1,03 euros (que son sus mínimos históricos). De hecho, las caídas producidas en 2020 han sido una debacle para IAG porque desde entonces no ha recuperado niveles.

Desde el lado de formaciones técnicas, en el momento en que rompa la propia altura de la lateralidad de 1,85 proyectaríamos la otra altura y coincide con el techo de esa otra lateralidad mayor en 2,5 euros, por lo que tendríamos algo de proyección al alza.

Para tener mayor optimismo a lo largo del tiempo de cara a IAG, sí o sí tendríamos que romper el nivel de 2,5, porque de momento no ha podido volver a recuperar niveles prepandemia y eso sería clave para una proyección un poquito más de largo plazo. 

Estrategias de Inversión