– La macroeconomía está marcada por la inflación por el alto precio del petróleo y el gas y una cierta desaceleración… ¿Cuál es su visión para lo queda del año y el siguiente?

Creo que el pico de crecimiento global ha llegado unido a diferentes factores. La desaceleración en China y el hecho de que EEUU haya alcanzado su pico de crecimiento supone que el crecimiento económico global se está desvaneciendo al mismo tiempo. Tiene razón, la inflación está repuntando y, de hecho, la mayoría de las estrategias estaban basadas en una inflación transitoria, que no será así si los precios de las materias primas suben. El entorno está cambiando y tenemos que prepararnos para ello, esto no significa que debamos caer en el pánico porque la desaceleración llega tras un crecimiento sólido, será suave y los mercados se espera que se comporten bien en un entorno como este. Pero como apunta la inflación es uno de los factores más importantes que debemos vigilar en las próximas semanas y meses.

– El euro está depreciándose frente al dólar estadounidense. ¿Cree que es un buen síntoma para la renta variable europea?

Sí, porque la fortaleza de la divisa es un viento en contra que estaba perjudicando a los exportadores y especialmente a los exportadores de Alemania y otras compañías líderes europeas. El hecho de que el euro este depreciándose frente al dólar estadounidense es una muy buena noticia para ampliar la capacidad de exportación de las empresas europeas. Las principales empresas de Europa, también las españolas, se pueden beneficiar de ello frente a sus competidores de EEUU o de China. Es una buena noticia, por supuesto, es posible que haya menos flujos de inversores extracomunitarios por la bajada del euro, pero creo que es algo temporal y se estabilizará en las próximas semanas este diferencial entre el euro y el dólar aunque más a favor del euro que en el pasado. En resumen, esto es una buena noticia para la renta variable europea.

– ¿Qué tipo de activos sobrepondera e infrapondera en este entorno? ¿Qué estrategia ven más adecuada para perfiles agresivos y conservadores?

El contexto ha cambiado un poco, pero no tanto. La prima de riesgo sigue beneficiando a las acciones frente a los bonos, ya que la inflación es un gran riesgo para los bonos porque, de hecho, puedes perder dinero si los tipos de interés repuntan. Por lo que las acciones siguen siendo un buen lugar para los inversores menos agresivos. Es recomendable que los inversores tengan una asignación de activos diversificada entre acciones y otro tipo de activos y para los más agresivos, acciones de compañías europeas de pequeñas capitalización al menos mientras el ciclo económico europeo siga teniendo tracción, la vacunación siga acelerándose. Con el comienzo del estímulo fiscal en Europa hay que estar en acciones europeas, por tanto comprad acciones. 

– Como decía ODDO BHF tiene mucha experiencia en empresas de pequeña y mediana capitalización europeas… ¿Por qué es un buen sitio donde estar?

Claro como hemos dicho anteriormente y por no repetirme creo que deberíamos centrarnos en el actual contexto de mercado marcado por el lanzamiento de los fondos europeos que van elevar el gasto público a nivel europeo. Los mayores beneficiados de los fondos de reconstrucción van a ser las compañías domésticas, es decir, las empresas de pequeña capitalización, por lo que este es el mejor lugar para invertir. ¿Por qué? En términos de valoración la comparación con las compañías de gran capitalización es muy abultada por múltiplos, las empresas más grandes cotizan con un PER (ratio precio-beneficio) de 16 veces más alto frente a las pequeñas. A nivel de crecimiento los beneficios por acción (BPA) de las compañías de gran capitalización aumentaron un 8% en 2020, mientras las empresas de pequeña capitalización crecieron en beneficio por acción (BPA) un 18%. Estas son algunas de las claves de revalorización de las empresas de pequeña capitalización.