¿Activos que vean interesantes de cara al medio plazo en este entorno de alta inflación y final de las subidas de tipos?

Estamos en un momento que es realmente difícil, incluso los grandes operadores tienen un nivel de incertidumbre que se está reflejando en su operativa intradiaria con opciones de vencimiento en el mismo día y con objeto de obtener una rentabilidad, ya que no lo ven el horizonte lo suficientemente claro. Recientemente la Reserva Federal, tras la subida de tipos de interés de un 0,25%, que ha supuesto alcanzar la tasa de los fondos de referencia al 5,25, y las declaraciones de la rueda de presa posterior no despejaron ninguna duda, incluso volvieron a sembrar más incertidumbre. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que la inflación tardará algún tiempo en disminuir, y si ese pronóstico es correcto en términos generales, señaló que no sería apropiado reducir las tasas y no lo haremos. Ante esta situación, los mercados todavía mantienen la incertidumbre. Pero, la Reserva Federal desde hace ya bastante tiempo, realmente actúa como reacción a la situación económica, es decir, no toma medidas en previsión de lo que va a venir, sino que reacciona a los hechos, pero lo hace tarde y a la vista de la situación en la que nos encontramos está provocando tensiones, de ahí las consecuencias em forma de crisis bancarias. Es decir, se está generando esa reacción tardía, esos flujos de monetarios tan importantes han creado la crisis que estamos viviendo y la incertidumbre que estamos viviendo en estos momentos. Ante esta situación, recomendar algo a medio-largo plazo es francamente complicado. Aquí lo que debe hacer el inversor es responder por sí mismo a las incógnitas de si habrá o no recesión, que incluso podríamos estar en ella, y si el aterrizaje será suave o duro. Pero si alguien no quiere complicarse la vida, una solución con una rentabilidad promedio del 7% anual es la clásica cartera del 25 – 25 – 25 – 25, que es 25% renta variable, otro tanto en bonos, otro tanto en cash y otro tanto en materias primas. Y quien crea que ya hemos tocado fondo y a partir de aquí mejorará ese medio plazo en la economía, deberá buscar activos cíclicos, es decir, que estén ligados al ciclo económico y ahí tendríamos bancos, construcción e incluso las fintechs. Y quien crea que vamos a una situación mucho peor de la que estamos ahora en cuanto a las economías, deberán buscar sectores defensivos, utilities, consumo básico, etc., que son los que mejor responden en esa situación. Es decir, depende de lo que uno crea que va a suceder en la economía a nueve meses vista, y eso también depende de los Bancos Centrales.

También cabe decir que en estos momentos de incertidumbre las empresas que mejora han reaccionado han sido las grandes tecnológicas, que se han estado utilizando como refugio junto al oro, un activo puesto muy en tela de juicio a raíz de la crisis pandémica por sus caídas, que en mi opinión fueron debidas a los fondos de paridad riesgo. Pero en realidad al oro fue al que más le costó caer en proporción y remontó antes; el Bitcoin llegó a caer desde el orden del 80%. Es decir, hay que reflexionar por uno mismo, lo que uno crea que va a ir al mercado, tenemos que tomar una decisión u otra aunque sea muy difícil en este momento. 

El petróleo sufre su mayor caída en cuatro meses, ¿hacia dónde se dirige?

El petróleo también está en un momento complicado. Recientemente se publicaba un mandato en China, el índice PMI del sector manufacturero Caixin, que ha descendido a una zona en la que se considera recesiva con un dato en 49,5 cuando se esperaba 50,3 desde el 50 previo, y eso es una mala señal para la economía de China. Las expectativas de esa desaceleración de la demanda pueden hacer reaccionar a la OPEP, que ya anunció una bajada de la producción de 2 millones de barriles diarios en noviembre y que en abril pasado, con los precios en la zona 75, recomendó recortes en 1,6 millones de barriles diarios. Por tanto estos recortes que ha anunciado la OPEP en abril podrían no ser suficientes y que se vean ante la necesidad de anunciar recortes nuevos que frenen las caídas en los precios, ya que de no ser así, los precios podrían continuar cayendo. Creo que la OPEP podría reaccionar a corto plazo si los precios siguen en estos niveles. Técnicamente de momento la tendencia a corto plazo es bajista e insistimos en esta idea de que podría continuar esa tendencia salvo que la OPEP destape nuevos anuncios de recortes de producción. Este movimiento bajista podría llevar el precio a la zona de soporte entre 65 y 62 y hoy ha hecho un mínimo en 63,64 desde donde ha rebotado prácticamente un 9%; si continuara la tendencia bajista el precio podría ir hacia los 60,5, y si lo perdiera las caídas podrán extenderse hasta la zona de los 50,5, algo que no es muy probable. Si se produjera un movimiento alcista tendría que enfrentarse a  la resistencia que tiene en la zona de 83,65.

¿Cómo ven la situación del oro y la plata en este entorno?

El oro ha subido entre el martes y el miércoles de esta semana un 2,34%, gracias a un dólar que se debilitaba y a un descenso en los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, llegando ayer jueves a 2.085,4, nivel desde el que ha ido retrocediendo prácticamente hasta un 2%. Si continuara la tendencia alcista que comenzaba en octubre de 2022, el próximo nivel de resistencia sería 2.163, mientras que de iniciarse en algún momento un tramo bajista tras perder los 2.000, nivel de soporte importante, podría dirigirse hacia la zona de los 1.830 dólares. En cambio, la plata este año ha subido un 31,15%, pero está dentro de un lateral muy amplio, pero es un lateral. De confirmar que se supera el nivel de 25, que en la plata el nivel importante, tendría que continuar subiendo y enfrentarse a los 31,300 dólares, que es un nivel que no visita desde 2021, y si perdiera definitivamente ese 25, podría dirigirse hacia los 20,195 o 20,200, y si lo perdiera, que en el otro soporte importante, en 17,965, que es un nivel que habría que vigilar.  

El bitcoin avanza menos de un 2% en el último mes, ¿se ha frenado su potencial?

En principio parece ser que sí. En el caso del futuro del Bitcoin no ha llegado a alcanzar todavía la zona del 32.335, y en cambio en el Ethereum ha superado los 1.973, incluso los 2.000 ya se superaron, y ahí se produjo una divergencia bajista que ha traído como consecuencia las caídas que estamos teniendo. Lo más probable que suceda en estos momentos es que los precios sigan cayendo, en el Bitcoin hacia el 25.485 – 25.500, y hacia el 1.690 en el Ethereum. Lo que sucede es que según cómo lleguen a esa zona de soporte, a partir de allí, si las pierden a la vez, tendremos caídas mucho mayores. Si uno llega y el otro no, entonces veremos un rebote. En definitiva, las referencias en el caso del Bitcoin son por debajo el 25.485 y al alza tendría que superar claramente 32.235; y, por su parte, el Ethereum debería superar los 1.975.

Estrategias de Inversión