Grenergy Renovables, la compañía cotizada productora de energía renovable y especialista en el desarrollo, construcción y gestión de proyectos fotovoltaicos, eólicos y de almacenamiento, logró un beneficio neto de 8,8 millones de euros en el primer semestre de 2022, lo que supone un aumento de casi el 29% con respecto al mismo periodo del año anterior. El EBITDA escaló también hasta los 20,1 millones de euros en ese periodo, con un incremento del 51%.

Tras los buenos resultados presentados, los expertos y analistas comenzaron a fijar su vista sobre Grenergy. El primero en hacerlo fue Renta 4, que en su análisis de cobertura les otorgó a los títulos de esta renovable un potencial de crecimiento del 45%.

Ahora le toca el turno a Banco Santander, que estima un potencial algo más modesto, pero desde una valoración muy positiva, «el valor ha corregido más de un 25% desde el 15 de septiembre debido a las difíciles condiciones financieras y de mercado de las energías renovables. Creemos que el balance riesgo/recompensa sigue siendo atractivo. Por lo tanto, reiteramos nuestra calificación de «Outperform» con un nuevo precio objetivo de 36,30 euros/sh desde 35,50/sh, anteriormente (potencial de subida del 30%)”.

Además, explican que esta recomendación recoge y analiza todos los riesgos y oportunidades en los que se mueve actualmente la compañía, “nuestras nuevas estimaciones reflejan los retrasos en la ejecución de los proyectos, la ausencia de necesidades de capital para instalar 7,6GW hasta 2035E, la ampliación de capital de 90 millones de euros realizada este mes de junio, los mayores precios alcanzados en España a corto plazo para las renovables y la reducción del riesgo de sus activos chilenos».

Asimismo, desde la entidad aseguran que el tener una huella tan diversificada como tiene Grenergy podría ser una ventaja para reducir los retrasos en la ejecución y los riesgos regulatorios, “la situación podría ser aún peor para otras renovables con una huella menos diversificada”.

En cuanto a las necesidades del capital de la compañía con el objetivo de llegar a una capacidad instalada de 7,6 GW en 2035, estiman desde Santander que Grenergy, “podría llegar a necesitar medidas de capital adicionales de alrededor de 50 millones de euros”, y explican que asumen que la compañía “emitirá esa cantidad de deuda corporativa como parte de su Programa de Bonos Verdes, que permite emisiones de hasta 100 millones de euros (52,5 millones emitidos en el primer semestre del año)”.

Además, Grenergy no descarta vender participaciones minoritarias en ciertos activos para reducir el riesgo de ejecución de proyectos y aprovechar alto apetito de inversión de los compradores, “esto también podría limitar las preocupaciones sobre nuevas inversiones de capital”.

Entre los riesgos que ven en la compañía destacan los retrasos en la ejecución de proyectos “debidos a cuellos de botella en el proceso de obtención de permisos, que podría evitar que Grenergy alcanzase el objetivo de IPP de 3,5GW en 2024”. Además de los actuales precios del pool en España, que han llevado a cambios regulatorios y, a su vez, la elevada inflación que ha provocado un aumento en las tasas de interés, “esto podría tener un impacto en las valoraciones de los gasoductos al aumentar costes de financiación fututuros”.

Como conclusión final de su valoración, desde Santander destacan que, desde que iniciaron la cobertura en febrero de 2022, “la acción ha subido más del 15 % (ajustado por el aumento de capital) y ello a pesar de la reciente corrección (-30% desde el 15 de septiembre). Nuestro nuevo precio objetivo de 36,30€/sh implica un potencial de crecimiento de 31.5% y contempla: las cifras de capex en línea con la guía de la compañía, la finalización de 7.6GW de proyectos para 2035, un mayor precio alcanzado por sus activos españoles dado el actual precio del pool anormalmente alto, y la ampliación de capital por 90 millones de euros realizada el pasado mes de junio».

Estrategias de Inversión