Escuchar las palabras provenientes del FMI solo aclara el panorama negativo a nivel global. Es que Pierre-Olivier Gourinchas, economista jefe del organismo, señaló que lo peor está por venir para la economía mundial y para muchas personas 2023 se sentirá como una recesión según Jennifer Schonberger en Yahoo Finance.

Además el FMI rebajo su perspectiva global debido al conflicto en Ucrania, la inflación global que requiere aumentos de tipos de interés y la desaceleración en China.

El FMI, que es la principal institución financiera de las Naciones Unidas, pronostica ahora que el crecimiento global se desacelerará el próximo año en un 2.7%, por debajo del 2.9% estimado en julio y del 3.2% proyectado para este año.

Gourinchas dijo que hay un 25% de probabilidad de que el crecimiento global en 2023 sea de alrededor del 2%, mientras que hay un 10%-15% de probabilidad de que el crecimiento de la producción sea incluso inferior al 1%.

“2% es un número muy bajo”, dijo Gourinchas a Yahoo Finance Live. “Solo tuvimos eso unas cinco veces desde 1970. Y cada vez que tuvimos esto, si miras, es 1973 el shock del precio del petróleo, 1981 y la desinflación de Volcker , la crisis financiera de 2008. Todos están atrapados en nuestra memoria colectiva como tiempos de dificultades”.

Se espera que más de un tercio de la economía mundial se contraiga este año o el próximo, mientras que las tres economías más grandes (Estados Unidos, la Unión Europea y China) seguirán estancadas.

El FMI espera que el crecimiento en EE. UU. sea del 1.6% este año, un 0.7% menos que su pronóstico de julio, y un crecimiento del 1% en 2023.

La invasión rusa de Ucrania sigue desestabilizando la economía mundial, señaló el FMI, lo que lleva a una grave crisis energética en Europa que está aumentando drásticamente el costo de vida y perjudicando la economía.

El FMI advierte que el riesgo de una mala calibración de la política monetaria, fiscal o financiera ha aumentado considerablemente y los mercados financieros están mostrando signos de tensión. El FMI cree que un ajuste excesivo corre el riesgo de llevar a la economía mundial a una recesión innecesariamente dura.

Al mismo tiempo, el FMI señaló que es importante que los países aumenten las tasas y controlen la inflación, ya que las alzas anticipadas de tasas y el endurecimiento monetario agresivo son fundamentales para mantener bajo control las expectativas de inflación a largo plazo. En general, el FMI respaldó el enfoque de política monetaria de la Reserva Federal.

“Nos sentimos muy cómodos con la política monetaria que actualmente prevé la Reserva Federal y que está valorada en los mercados”, dijo Tobias Adrian, director de mercados de capital y política monetaria del FMI, a Yahoo Finance Live. “Creemos que esto es lo que se necesita para bajar la inflación. Para reducir la inflación, es necesario frenar la actividad económica hasta cierto punto. Con suerte, este será un aterrizaje suave o incluso si fuera una recesión, podría ser una recesión superficial».

Adrian agregó que «podríamos ver una recesión más severa».

El FMI pronostica que la inflación global alcanzará su punto máximo a fines de este año, pero que se mantendrá elevada por más tiempo de lo esperado anteriormente. El FMI prevé una inflación del 8.8% este año, y luego descenderá al 6.5% el próximo año antes de descender al 4.1% para 2024.

“La inflación sigue subiendo”, dijo Gourinchas a Yahoo Finance Live. “Quiero decir, esperamos que alcance su punto máximo pronto y luego comience a bajar como resultado en parte de las acciones de los bancos centrales. Pero se ha demostrado que es más persistente, más elevada y también más amplia”.

El FMI también advirtió que los riesgos para la estabilidad del sistema financiero mundial han “empeorado considerablemente”. El organismo internacional dijo que la liquidez del mercado se ha deteriorado en las clases de activos clave y que existe un mayor riesgo de una revisión rápida y desordenada de los precios que podría interactuar con las vulnerabilidades preexistentes y la escasa liquidez del mercado, y verse amplificado por ellas.

El Global Bank Stress Test del FMI mostró que un escenario con un endurecimiento abrupto y agudo de las condiciones financieras llevaría a la economía mundial a una recesión en 2023 en medio de una alta inflación.

Y aunque el Banco de Inglaterra intervino en el mercado de bonos del gobierno por segunda vez en 24 horas para apuntalar sus mercados de bonos ante el aumento de las tasas de interés y los posibles cambios en la política fiscal, Adrian dijo que el FMI cree que la situación del Reino Unido es especial para el Reino Unido y no ve el potencial de contagio, ni el organismo internacional ve actividad similar en otros lugares en este momento.

“Si bien el aumento de las tasas de interés se ha movido en cierto grado con otras tasas de interés”, destacó Adrian, “las tasas de interés tienden a moverse juntas, no hemos visto un efecto indirecto en términos de disfunción del mercado. La mayor parte del ajuste se ha realizado en condiciones de mercado ordenadas. Habiendo dicho eso, ciertamente existe el riesgo de un ajuste desordenado en algún momento”.

La presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester, se hizo eco de ese sentimiento en el Club Económico de Nueva York el martes y dijo que la Fed tiene que «buscar vulnerabilidades a medida que aumentamos las tasas, ya que a nivel mundial muchos bancos centrales aumentan las tasas. No hay evidencia de un funcionamiento desordenado del mercado en la actualidad”.

Estrategias de Inversión