Fisher Investments España analiza los activos alternativos no financieros

Fisher Investments España ha observado varias opiniones comunes sobre la inversión en esta peculiar categoría, opiniones que, a nuestro juicio, pasan por alto algunos de sus principales problemas. Por ejemplo, hemos observado que algunos analistas alegan que el valor de ciertos activos no financieros siempre aumenta con el tiempo debido a su creciente escasez. Por ejemplo, el vino, al envejecer con el tiempo, supuestamente se convierte en un valor más atrayente y, por tanto, más caro, sobre todo a medida que disminuye la oferta de añadas muy codiciadas. Otro ejemplo sería la obra de un artista fallecido; se prevé que esta se revalorice dada la oferta limitada (y tal vez menguante) de originales que nunca podrán recrearse. Como explicaremos a continuación, aunque esto tiene cierta lógica, la teoría en sí tiene algunas lagunas que merece la pena considerar.

Como Fisher Investments España ha observado, otras opiniones sostienen que estos activos proporcionan estabilidad a la cartera, ya que no fluctúan tanto como los precios de los valores cotizados en bolsa. Dado que su precio no fluctúa de un minuto a otro, como es el caso de los valores que cotizan en bolsa, el valor de estos activos no parece oscilar, una lógica errónea, en nuestra opinión. Además, dado que estos activos son tangibles —en lugar de mostrarse como un conjunto de números en un ordenador—, hemos descubierto que algunos inversores piensan que no pueden desaparecer por completo, manteniendo así al menos cierto valor (a diferencia de las acciones de una empresa cotizada en quiebra).

Según los análisis de Fisher Investments España, existen numerosos ejemplos que refutan estas opiniones. Por un lado, hemos comprobado que el valor de estos activos no financieros, al igual que el de cualquier otra inversión, puede erosionarse, estancarse o caer hasta cero. Analicemos los artículos coleccionables. Cuando se desvanece la expectación en torno a un artículo de colección determinado, se produce una caída de los precios. En su día, los Beanie Babies —los peluches de colores con etiquetas de identificación individualizadas—, causaron un gran despliegue publicitario en las publicaciones que Fisher Investments España analiza. A finales de la década de los noventa, el precio medio de venta en Internet de los Beanie Babies era seis veces superior a su precio al por menor, y algunos alcanzaban incluso precios de seis cifras (en USD) debido a su rareza y a las expectativas de poder generar mayores beneficios con ellos en el futuro1. ¿Qué ha sido de ellos en la actualidad? La mayoría de los Beanie Babies se venden por menos de lo que cuesta un bocadillo2. Aunque este es solo un ejemplo de un artículo de colección, la popularidad de los artistas, los vinos y las antigüedades también puede variar.

Además, pensamos que este tipo de activos alternativos no aportan más estabilidad que los valores que cotizan en bolsa. Es cierto que los precios de estos activos no suben ni bajan en las bolsas, lo que les confiere una aparente estabilidad. Pero esto se debe a que no tienen liquidez, es decir, son difíciles de vender. Por lo tanto, los inversores no pueden obtener un precio de mercado tan fácilmente como en el caso de una empresa que cotiza en bolsa, pero eso no significa que no exista un precio. Por ejemplo, el valor de la vivienda de un inversor no se puede conocer a menos que reciba ofertas en tiempo real. Como ocurre con cualquier activo, la oferta y la demanda (es decir, la disposición del comprador para pagar) determinan el valor de una vivienda. Esos precios fluctúan, independientemente de si el propietario conozca o no el valor exacto de su inmueble, por lo que, en nuestra opinión, cualquier percepción de estabilidad es una ilusión. Fisher Investments España cree que los mismos principios se aplican al arte y a otros artículos de colección.

Por último, la teoría de que los objetos tangibles no pueden desaparecer como los valores que cotizan en bolsa, en nuestra opinión, es fácilmente refutable: los objetos físicos pueden perderse, destruirse o ser robados. Para ilustrar lo anterior, tomemos como ejemplo un trágico evento que ocurrió en el Reino Unido el año pasado, cuando un ladrón robó a un hombre de 72 años su colección de sellos, valorada en 5.606 euros, mientras paseaba3

En opinión de Fisher Investments España, los activos alternativos no financieros pueden llevar a los inversores a correr riesgos excepcionales. Por ejemplo, la falta de liquidez reduce las posibilidades de determinar los precios. Mientras que los mercados bursátiles proporcionan precios de forma constante y generalizada, hemos constatado que los activos alternativos no financieros están relegados a mercados mucho más pequeños y menos transparentes. A nuestro juicio, esto aumenta la probabilidad de que un comprador pague de más o un vendedor acepte demasiado poco (en comparación con lo que podría haber recibido de otro comprador), especialmente si este último necesita liquidez con urgencia. Imaginemos la siguiente situación hipotética negativa: alguien necesita dinero en efectivo para cubrir un gasto imprevisto en su vida, pero tiene dificultades para encontrar un comprador o incluso no consigue vender su activo. 

Además, la falta de transparencia vinculada a la iliquidez, en combinación con la protección y la supervisión legal relativamente mínimas del inversor (si es que cuenta con alguna), provoca que el inversor sea más susceptible al fraude. Veamos otro ejemplo: tras comprar varios barriles de whisky entre 2020 y 2022, un inversor británico descubrió que las valoraciones de su distribuidor eran demasiado elevadas, lo que le llevó a pagar de más. Además, el inversor descubrió que no había recibido la prueba de propiedad de los barriles, lo que supuso otro problema y costes imprevistos4

También hemos comprobado que la tenencia de este tipo de activos puede acarrear costes adicionales no asociados a los valores que cotizan en bolsa. La propiedad de obras de arte, por ejemplo, puede requerir diversos gastos, entre ellos, seguros, mantenimiento y costes de almacenamiento5. El whisky, por su parte, presenta complejidades fiscales, como las normas de tributación específicas para el whisky de barril frente al embotellado6. Aunque Fisher Investments España no está intrínsecamente a favor o en contra de la tenencia de activos alternativos no financieros, creemos conveniente que los inversores conozcan sus riesgos y lleven a cabo un proceso de diligencia debida antes de comprar.


«What Beanie Babies Taught a Generation About the Horrors of Boom and Bust», Elle Hunt, The Guardian, 19/6/2019.

 2 «25 Most Valuable Beanie Babies 2023: Real Prices Revealed», 90s Toys, 19/2/2023.

 3 «London: Prized Stamp Collection Worth £5,000 Stolen From Pensioner in Enfield», Siba Jackson, Sky News, 27/1/2022.

«Why I Got the Hell Out of the Whisky Investment Craze», Charlotte Gifford, The Telegraph, 15/2/2023. Consultado a través de MSN.

«How Art Expenses Stack Up», Tara Loader-Wilkinson, The Wall Street Journal, 20/9/2010. Consultado a través de Internet Archive.

6 «Biggest Risks When Investing in Whisky and How to Avoid Them…», equipo de redacción, MacInnes Whisky, 13/12/2021.

Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,  (“Fisher Investments España”). Fisher Investments Ireland Limited es una sociedad de responsabilidad limitada constituida en Irlanda que opera bajo la denominación de Fisher Investments Europe («»Fisher Investments Europe»»). Fisher Investments Ireland Limited y su nombre comercial, Fisher Investments Europe, están inscritos en el Registro Mercantil de Irlanda con los números 623847 y 629724. Fisher Investments Europe está regulada por el Banco Central de Irlanda. El domicilio social de Fisher Investments Europe es 2 George’s Dock, 1st Floor, Dublin 1, D01 H2T6 Ireland. Fisher Investments Europe externaliza parcialmente diversos aspectos de las funciones cotidianas de asesoramiento de inversión, gestión de carteras y operaciones bursátiles a sus filiales. 

El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments Europe y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No se garantiza que Fisher Investments Europe siga sosteniendo estas opiniones, las cuales pueden cambiar en cualquier momento a la luz de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información que figura en el presente documento no pretende ser una recomendación o un pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en el presente documento.

Estrategias de Inversión