Estamos de acuerdo en que, en algunos casos, cuando los datos del sector manufacturero son peores de lo esperado pueden reflejar una mala situación general. Sin embargo, a nuestro entender, no necesariamente es así, ya que las condiciones en el vasto sector de los servicios pueden diferir. A juicio de Fisher Investments España, es recomendable que los inversores sopesen la influencia respectiva del sector manufacturero y el de los servicios en la producción económica, ya que puede ayudarles a ganar perspectiva a la hora de analizar los datos económicos.

A nuestro modo de ver, la atención que recibe la industria manufacturera se debe, en parte, a su importancia histórica en Europa. Consideremos, por ejemplo, el legado de Alemania como potencia industrial. La revolución industrial de mediados del siglo XIX dio lugar al surgimiento de fábricas en todo el país, ya que la construcción de ferrocarriles, el procesamiento de metales y la minería impulsaron el sector manufacturero alemán durante más de un siglo (i). Sin embargo, al examinar las publicaciones financieras, Fisher Investments España concluye que Alemania sigue manteniendo esta reputación, ya que es bien conocida por sus industrias automotrices y químicas. El Reino Unido y Francia también tienen una sólida herencia manufacturera, ya que, tras la Segunda Guerra Mundial, las fábricas de ambos países bullían de actividad (por no mencionar que muchos académicos han postulado que Gran Bretaña es donde comenzó la Revolución Industrial). Los análisis históricos llevados a cabo por Fisher Investments España sugieren que, dado que el sector manufacturero era esencial para varios países europeos —ya que les permitía equipar sus ejércitos—, sus Gobiernos estaban interesados en recopilar datos sobre la capacidad de producción y la productividad. Por tanto, el legado del sector como columna vertebral de la economía europea es probablemente la razón por la que muchos observan tan detenidamente los indicadores de producción industrial, en nuestra opinión.

La producción industrial también es relativamente fácil de medir, ya que las fábricas pueden contabilizar los volúmenes de producción en claras unidades físicas. La producción de servicios, por el contrario, suele ser intangible. Por ejemplo, podría ser difícil cuantificar la producción de un profesor de matemáticas, una enfermera o un gerente de productos de software: los institutos de estadística todavía están tratando de encontrar la forma de registrar datos del sector de los servicios (ii). En opinión de Fisher Investments España, esta es otra de las razones por las que los datos del sector de los servicios no reciben tanta atención.

No obstante, según los números, el sector de los servicios abarca actualmente una parte mucho mayor de la producción económica europea. Si bien los volúmenes de fabricación registrados en las mayores economías desarrolladas del mundo —por ejemplo, el número total de automóviles producidos o de órdenes de fabricación realizadas— han aumentado en gran medida junto con el producto interno bruto (PIB, una medición gubernamental que refleja la producción económica de un país) desde la Segunda Guerra Mundial, su participación en la producción económica ha disminuido al mismo tiempo (iii). Consideremos el Reino Unido. En 1960, la participación del sector manufacturo en el PIB del Reino Unido alcanzó un máximo del 36% (iv). Sin embargo, en 2021 (los últimos datos disponibles) era solo del 9% (v). En Francia, el sector también representó alrededor del 9 % del PIB de 2021 frente a aproximadamente un 23 % en 1960 (vi). Lo mismo ocurre en Alemania. En el momento de la reunificación, en 1991, representaba el 25 % del PIB. En 2021 constituía el 19% (vii).

Este fenómeno no se limita a Europa. Por ejemplo, en Estados Unidos, también conocido por sus proezas en el sector fabril tras la Segunda Guerra Mundial, la producción manufacturera alcanzó un máximo del 28 % del PIB en 1953 (viii). En 2021, solo era de alrededor del 37% (ix). La participación de la producción manufacturera en el PIB de Japón pasó de alrededor del 37 % en 1970 al 20 % en 2020 (x). Los análisis de la historia económica llevados a cabo por Fisher Investments España sugieren que el desplazamiento generalizado hacia el sector de los servicios probablemente se deba a los grandes avances tecnológicos registrados a mediados del siglo XX. Según los estudios realizados por Fisher Investments España, a medida que la fabricación se automatizó, los empleos se trasladaron del sector manufacturero a otros sectores no manufactureros, como el comercio minorista, la tecnología, la medicina, la educación o las finanzas. Ahora, los servicios dominan varias de las economías más grandes de Europa. Por nombrar algunas: el Reino Unido es un centro mundial de servicios financieros, Francia y Alemania son líderes en innovación en materia de tecnología médica, e Italia y España cuentan con un sector turístico muy animado.

Por estas razones, Fisher Investments España recomienda a los inversores que tengan en cuenta que el sector manufacturero no determina por sí solo la dirección general de la economía. Los datos de los sectores manufacturero e industrial proporcionan una visión limitada de las tendencias económicas, en nuestra opinión. A nuestro juicio, los inversores que son conscientes de ello tienen ventaja a la hora de comprender las tendencias económicas generales, especialmente cuando las noticias financieras sugieren lo contrario. En opinión de Fisher Investments España, a la hora de tomar decisiones sobre la cartera, es fundamental tener un buen conocimiento de la realidad económica Por ejemplo, algunos de los analistas financieros que seguimos han citado la debilidad de los índices de gestores de compras (PMI) del sector manufacturero —los cuales han mostrado una contracción desde mediados de 2022 hasta mayo de 2023— como prueba de una recesión en la eurozona (xi). Aunque el PIB de la eurozona se contrajo en el cuarto trimestre de 2022 y el primer trimestre de 2023 —cumpliéndose así una de las definiciones populares del término recesión—, creemos que, en una recesión económica, es inexacto considerar la totalidad del bloque monetario, dado que 16 de los 22 países de la eurozona crecieron en los últimos dos trimestres (xii). Uno de los factores que más contribuyó a ese crecimiento, según nuestros análisis, fue la expansión de los servicios resilientes.

Fisher Investments España no infravalora la importancia del sector manufacturero ni de su papel en la economía mundial. Pero en nuestra opinión, las tendencias del sector de los servicios aportan a los inversores más información sobre la situación económica de las economías desarrolladas. Por tanto, a la hora de examinar los datos económicos como parte de las decisiones de inversión futuras, es importante recordar que el papel que el sector manufacturero desempeña en Europa y en todo el mundo es limitado. El principal impulsor de las economías son los servicios, y probablemente seguirán siéndolo en el futuro próximo.

Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,  (“Fisher Investments España”). Fisher Investments Ireland Limited es una sociedad de responsabilidad limitada constituida en Irlanda que opera bajo la denominación de Fisher Investments Europe («»Fisher Investments Europe»»). Fisher Investments Ireland Limited y su nombre comercial, Fisher Investments Europe, están inscritos en el Registro Mercantil de Irlanda con los números 623847 y 629724. Fisher Investments Europe está regulada por el Banco Central de Irlanda. El domicilio social de Fisher Investments Europe es 2 George’s Dock, 1st Floor, Dublin 1, D01 H2T6 Ireland. Fisher Investments Europe externaliza parcialmente diversos aspectos de las funciones cotidianas de asesoramiento de inversión, gestión de carteras y operaciones bursátiles a sus filiales.

El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments Europe y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No se garantiza que Fisher Investments Europe siga sosteniendo estas opiniones, las cuales pueden cambiar en cualquier momento a la luz de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información que figura en el presente documento no pretende ser una recomendación o un pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en el presente documento

i From Old Regime to Industrial State: A History of German Industrialization From the Eighteenth Century to World War I». Richard H. Tilly, Michael Kopsidis y Simone A. Wegge. Reseña de la Economic History Association, consultada en septiembre de 2022.

ii «How Government Statistics Adjust for Potential Biases from Quality Change and New Goods in an Age of Digital Technologies: A View from the Trenches». Erica L. Groshen, Brian C. Moyer, Ana M. Aizcorbe, Ralph Bradley y David M. Friedman, Journal of Economic Perspectives, primavera de 2017. Consultado a través de Google Books.

iii Fuente: Destatis, la Oficina Nacional de Estadística y Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos, a 24/5/2023. PIB y valor añadido bruto del sector manufacturero de Alemania, el Reino Unido y Estados Unidos, de 1970 a 2021. El PIB es una medición gubernamental que refleja la producción económica.

iv Fuente: Banco Mundial, a 24/5/2023. Valor añadido bruto del sector manufacturero del Reino Unido como porcentaje del PIB, 1960.

v Fuente: Banco Mundial, a 24/5/2023. Valor añadido bruto del sector manufacturero del Reino Unido como porcentaje del PIB, 2021.

vi Fuente: Banco Mundial, a 24/5/2023. Valor añadido bruto del sector manufacturero de Francia como porcentaje del PIB, 1960.

vii Fuente: Banco Mundial, a 24/5/2023. Valor añadido bruto del sector manufacturero de Alemania como porcentaje del PIB, 1991-2021.

viii Fuente: Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos (US Bureau of Economic Analysis), a 24/5/2023. PIB y valor añadido bruto del sector manufacturero de Estados Unidos, 1947-2021.

x Fuente: Ministerio de Tierras, Infraestructura, Transporte y Turismo y Banco Mundial, a 24/5/2023. Valor añadido bruto del sector manufacturero de Japón como porcentaje del PIB, 1970-2020.

xi Fuente: FactSet, a 13/6/2023. PMI del sector manufacturero de la eurozona compilado por S&P, de julio de 2022 a mayo de 2023. Los PMI mundiales se elaboran a partir de encuestas mensuales a empresas. Las lecturas por encima de 50 indican que la mayor parte de las empresas encuestadas prevén una expansión, mientras que las lecturas por debajo de 50 indican una contracción.

xii Fuente: Eurostat, a 9/6/2023.

Estrategias de Inversión