Justo ayer nos despertábamos con la noticia por parte de Bershire Hathaway Inc. sobre la compra del 5% de participación pasiva en cada una de las cinco de las principales compañías de trading (negociación de valores) japonesas. Curiosamente esta adquisición se da tras conocer que el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, dimitiera el sábado 29 de agosto, tras un empeoramiento de una enfermedad intestinal. Son ahora el ministro portavoz del gobierno de Japón, dos exministros de exteriores y defensa los candidatos a sustituirle.

Las compañías japonesas listadas en las que el nonagenario ha invertido a lo largo de este último año de manera regular a través de la bolsa de Tokio son Itochu, Marubeni, Mitsubishi, Mitsui y Sumitomo. Y según el comunicado, Berkshire Hathaway podría incrementar su participación hasta un máximo del 9,9% en cualquiera de ellas.

La compañía de Buffet mantiene un total de 625,5 mil millones de bonos denominados en yenes, con vencimientos entre 2023 y 2060, y de acuerdo con la visión Paul Brain, director de renta fija de Newton y gestor de la cartera BNY Mellon Global Dynamic Bond,” no deberíamos esperar ningún cambio significativo en el mercado japonés de bonos, ya que el mercado está controlado (y probablemente siga estándolo a futuro) por el Banco de Japón y el Tesoro”. Lo que si comenta este experto es que hay posibilidad que el yen se vea afectado por la incertidumbre política.

Buffet es uno de los ciudadanos más ricos del planeta y lo consiguió a través de la paciencia, de enfoque y de mirar a las compañías a través de un telescopio, y ello le ha permitido generar millones de dólares para los inversores:

Generalmente Buffet  invierte en oportunidades en las que puede estimar el valor futuro, lo que explica que en su cartera no haya empresas de redes sociales ni criptomonedas. Apuesta por negocios con flujos de caja constantes y que general altos rendimientos con bajo riesgo, dando tiempo (largo plazo que siempre se recomienda a los inversores) a que esos negocios se ciñan a su tejido empresarial. Tal es el caso de See’s Candy Shops, incluida en su cartera en 1972, y que ha generado un ROI (retorno sobre inversión) de más del 160% anual. La compañía no dejo de hacer aquello que sabía hacer para crecer a mayor velocidad, enviando el  exceso de los flujos de caja a la matriz para su reinversión.

Entre las participaciones más destacadas de Bershire Hathaway se encontraban al cierre del segundo trimestre de 2020 son: Liberty Sirius (33,5%), Davita (30,2%), Kraft Heinz (26,6%) American Express (18,2%, Moody’s Corp. (13,1%), Bank of America (11,9%), Verisign (11,2%), Liberty Global PLC A (10,8%) y Axalta Coating Syst. 10,2%), el resto de las participaciones son menores al 10%.

Nuevo buscador de valores alcistas en bolsa

El departamento de análisis de Estrategias de Inversión ha desarrollado unos potentes indicadores para invertir en las acciones más alcistas en bolsa.

Pero a pesar del éxito que han mostrado varios gestores value en retrospectiva, hay quienes opinan que la inversión value está muerta, lo que implica que invertir como Warren Buffet es algo pasado de moda. ¿Pero, realmente es ese el caso o es que estamos en una situación como en la de 1999?

En aquel entonces, las dot.com era todo lo que valía la pena. Era la economía de crecimiento, o el nuevo mundo, la revolución, y muchos opinaron que la inversión value estaba muerta, como ahora, pero un año más tarde vieron que esto no era asi…. ¿Será que nos encontramos en un nuevo dot.com? Los inversores están nuevamente persiguiendo el crecimiento a cualquier precio . . .

Según Kenneth French y la Universidad de Dartmouth, en los últimos 90 años las acciones value han superado las acciones de crecimiento en un promedio del 4,44% anual y sólo ha habido ocho periodos de 10 años en los últimos 90 periodos de diez años donde las acciones value tuvieron un rendimiento inferior a las de crecimiento, siendo dos de ellos durante la Gran Depresión y la década de 1990, que posteriormente condujo al colapso tecnológico de 2001, y otro es el de 2014 a 2019.

Y como diría la película, bienvenido Mr. Marshall o mejor aún, Happy Birthday Mr. Buffet!