¿Qué está pasando en los mercados?

Volatilidad. Lo que estamos viviendo en todos los mercados y los que nos dedicamos a este sector así como el cliente final es hay un incremento de volatilidad en las carteras muy relevante. Este incremento viene determinado por qué están haciendo los bancos centrales, que están subiendo tipos porque realmente se están consolidando las expectativas de inflación en niveles por encima del 8%-10% y eso les hace tener que actuar pero tenemos que saber que la inflación no es igual en Europa que en EEUU. En Europa está motivada por el precio de la energía, algo no controlable vía subida de tipos de interés mientras en EEUU viene por la energía y un incremento salarial que es más peligrosa pero está estrechamente vinculada con lo que haga el banco central. 

Por lo tanto, los bancos centrales hacen lo que pueden pero esto deriva en una situación que puede llevar a que la economía entre en recesión y, los distintos indicadores consolidados nos están mostrando que la recesión puede llegar y, si esto sucede, la evolución de los tipos no puede ser una subida tan definida. Habría que ver cuál es el equilibrio entre intentar enfriar demasiado el mercado o intentar que no se enfríe demasiado la economía. Esta situación incrementa la volatilidad y se une al conflicto de Rusia y Ucrania. La gente se centra en cómo afecta este conflicto al tema de la materias primas pero también hay más conflictos que se están desarrollando de una forma silenciosa y que afectan, como lo que está ocurriendo en el mar de China. En un entorno como el actual, en la parte más tradicional de las carteras, como es la renta fija, la volatilidad se dispara y ya no muestra la descorrelación tradicional con los mercados de acciones. Esto hace que los inversores vayan a la renta variable que también tiene caídas significativas. La incertidumbre es lo que marca el paso a la hora de poder gestionar las carteras. 
3.27
¿Qué oportunidades deja en este escenario la renta variable? 

A pesar de las correcciones existen oportunidades en este mercado. Si miramos las típicas acciones de crecimiento o los principales índices, como el MSCI All Countries o el MSCI World, llevan este año una corrección significativa. Pero sí existe una oportunidad en empresas de más calidad, las más estables, con crecimiento de beneficios y negocios estables que suelen ser las tradicionalmente “aburridas” pero de primer orden mundial que dan una rentabilidad por dividendo atractiva, suelen dar una rentabilidad más baja que la del mercado. Si la valoración considera que es una inversión, pueden dar cierta tranquilidad a la cartera porque al final son compañías cuyo modelo de negocio está basado en productos que tienen cierta inelasticidad que permite pasar a los clientes finales el coste de la inflación sin que se resienta la demanda.  Un ejemplo: por mucho que estemos en crisis la gente tendrá que seguir usando gel de baño. Esas empresas que son de primer orden mundial que están dentro de los índices mundiales son las que tienen unas perspectivas de crecimiento de beneficios más estables, robustas y que son las que menos decepcionan a los analistas. 

¿Gestionáis en Nordea algún fondo de estas características?

Sí. Tenemos el Nordea global Stable Equity Fund que es un fondo lanzado en 2006 y la gestión corre a cargo del Muti Asset Team de Nordea que es un equipo de profesionales con un componente cuantitativo muy robusto, de hecho tenemos varios doctores en matemáticas dentro del equipo, y que han desarrollado una estrategia basada en este tipo de compañías y en la estabilidad de cinco factores clave: precio, beneficio, dividendo, EBITDA y cash Flow. Si tienes estos factores estables y robustos puedes obtener una rentabilidad mucho más estable en momentos de incertidumbre, puedes predecir mejor el beneficio de estas compañías y esto redunda en un atractivo y menor volatilidad que el MSCI World. De hecho, el objetivo es batir a este índice con 2/3 de la volatilidad en un ciclo de inversión completo. Y lo cumplimos. 
Esta estrategia adicionalmente posee unas características muy atractivas porque se sale de lo que se suele hacer en el mercado. Normalmente, el inversor en momentos de volatilidad en el mercado busca fondos de baja volatilidad, nuestro fondo tiene baja volatilidad pero no es una estrategia per se de baja volatilidad porque normalmente compran lo que es menos volátil, que es lo que más ha subido, o compañías con alta rentabilidad por dividendo, algunas de las cuales suelen esconder problemas en su modelo de negocio y dan una alta rentabilidad por dividendo para atraer nuevos inversores. Y no es lo que buscamos. Además, hay fondos de baja beta pero que compran compañías cuyo modelo de negocio está desligado del ciclo económico y son bastante impredecibles. El fondo de Nordea dará baja volatilidad y beta muy baja pero con unas valoraciones muy atractivas. 

¿Qué tipo de rentabilidades puede esperar ver un cliente? 

La cartera tendrá un sesgo a empresas de alta calidad, puede tener un sesgo hacia el value y puede fluctuar de estar positivo o negativo en la parte de crecimiento. Una cartera muy robusta si se producen las rotaciones de growh a value y al revés. Al mismo tiempo es una cartera que se va a parecer a la del MSCI World tanto por composición de países pero sectorialmente es diferente. El fondo sobrepondera sanidad, luego tecnología y consumos de servicios. una cartera con ciertas connotaciones para poder aprovechar los momentos de rebote de mercado y defensiva. En momentos de correcciones continuadas de mercado siempre se ha comportado mejor que el MSCI World. Este años, si el MSCI World lleva un -10%, el fondo acumula una penalización del -2%¡. 

¿Qué retos tendrán que enfrentar las bolsas hasta finales de año? 

En primer lugar, la geopolítica. Hace tiempo que desplazó a la macro clásica y los mercado se alimentan de expectativas, les gusta poder predecir los flujos de caja de las empresas y se ven muy afectados por cómo pueda evolucionar la geopolítica y en este momento hay mucha incertidumbre. Necesitamos que se reduzca el ruido de la geopolítica para poder volver a los fundamentales. Además, nos enfrentamos a una potencial recesión en la que lógicamente se reducirán los márgenes de las compañías porque la gente consumirá menos pues tendrán que pagar una factura energética más alta con alimentos más altos. Las empresas tienen un reto muy importante en seguir manteniendo las perspectivas de beneficios. Y, por último, la volatilidad. Para la gente que quiera mantener una volatilidad baja no sólo en las carteras de renta variable sino las mixtas verán como la volatilidad afecta a la construcción de la cartera. Por eso Nordea Global Stable Equity Fund es una idea muy consistente con baja volatilidad y rentabilidad consistente. 

Estrategias de Inversión